Noticias del Mundo

Kiev se prepara para la visita oficial de alto nivel de EE. UU., el ataque de Odessa mata a 8

Kiev se preparó el sábado para la primera visita en tiempo de guerra de dos altos funcionarios estadounidenses cuando Ucrania acusó a Rusia de matar a seis personas en un ataque en Odessa que casi eclipsó las esperanzas de una tregua de Pascua ortodoxa.

La visita del domingo del secretario de Estado Anthony Blinken y el secretario de Defensa Lloyd Austin llegará en un momento icónico, el día en que la guerra entra en su tercer mes, mientras continúan los intensos combates en el este del país.

Mientras tanto, la situación en la destrozada ciudad portuaria de Mariupol sigue siendo sombría. El último de muchos intentos de evacuar a los civiles fracasó el sábado, cuando una asediada unidad de combatientes ucranianos se escondió en un túnel debajo de una planta siderúrgica en expansión en lo que parecía cada vez más desesperado.

Una serie de líderes europeos viajaron a Kiev para reunirse con el presidente Volodymyr Zelensky y expresar su apoyo, pero Estados Unidos, un importante donante de finanzas y armas, aún no ha enviado a ningún funcionario de alto nivel.

Cuando AFP solicitó comentarios sobre el viaje altamente delicado de dos de los principales miembros del gabinete del presidente Joe Biden, el Departamento de Estado se negó.

Zelensky, quien anunció la visita, también emitió un nuevo llamado a una reunión con el ministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Vladimir Putin, para «terminar la guerra».

«Creo que quien haya comenzado esta guerra podrá terminarla», dijo Zelensky, y agregó que «no tenía miedo» de reunirse con los líderes rusos.

Artículo Recomendado:  Genesis planea agregar solo modelos completamente eléctricos a partir de 2025 y vehículos completamente eléctricos, incluidas las celdas de combustible, para 2030

Pero nuevamente enfatizó que Kiev abandonaría las conversaciones con Moscú si las tropas en Mariupol fueran asesinadas.

Zelensky también criticó la decisión del secretario general de la ONU, Antonio Guterres, de visitar Moscú el martes antes de dirigirse a Kiev.

«No hay justicia ni lógica en esta orden», dijo.

Unos 200 residentes se reunieron en un punto de evacuación designado en Mariupol el sábado, pero las tropas rusas los «dispersaron», dijo el funcionario de la ciudad Andryushenko en Telegram, y agregó: «La evacuación fue obstruida».

Afirmó que a otros se les dijo que abordaran un autobús con destino al área controlada por Rusia.

Mariupol, que según el Kremlin ha sido «liberada», es central en el plan de guerra de Rusia para construir un puente terrestre hacia la Crimea ocupada por Rusia, posiblemente tan lejos como Moldavia.

Ucrania dijo que cientos de soldados y civiles quedaron atrapados dentro de la planta siderúrgica de Mariupol. Kiev ha pedido repetidamente un alto el fuego para permitir que los civiles, muchos con poco o ningún acceso a alimentos o agua, sobrevivan y sean evacuados de manera segura.

Pero el sábado, Oleksiy Arestovich, asesor del presidente de Ucrania, dijo que las tropas rusas habían reanudado los ataques aéreos contra la planta.

«Nuestros defensores perseveraron a pesar de circunstancias muy difíciles e incluso hicieron contraataques», dijo.

Ocho muertos en Odessa

Más al oeste, un misil alcanzó un edificio residencial en el puerto de Odessa, en el Mar Negro, matando a ocho personas, incluido un bebé de 3 meses, e hiriendo al menos a 18, según Zelensky.

El Ministerio de Defensa ruso también dijo que apuntó a un almacén cerca de Odessa que almacena principalmente armas extranjeras, y el ataque interrumpió la relativa calma que la ciudad ha disfrutado desde que comenzó la guerra.

Moscú también acusó a las fuerzas especiales de Ucrania en Odessa de preparar «provocaciones con productos químicos tóxicos», de las que podría atribuirse a Rusia.

Las potencias occidentales han acusado en el pasado a Rusia de encubrir o desviar los ataques que sus fuerzas están planeando.

Hubo nuevos ataques durante la noche en Kharkiv, la segunda ciudad más grande del noreste de Ucrania.

«Fue una noche horrible», dijo Yelena, enrojecida y enrojecida debajo de los ojos. Los residentes allí dijeron que las huelgas en Rusia podrían ocurrir en cualquier momento, de día o de noche.

«Todo estaba temblando», recordó. «Después de dos golpes, y después de más golpes, no pudimos dormir y nos quedamos despiertos toda la noche en el pasillo».

El ejército ucraniano recuperó tres aldeas cerca de la frontera con Rusia después de «intensos combates» que dejaron dos muertos, dijo el gobernador del estado de Kharkiv, Oleg Sinegubov, en Telegram.

«Si puede, por favor evacúe»

En las cercanías de Lugansk, el gobernador Sergiy Gaiday dijo que el bombardeo fue «para todo clima» e instó a las personas cercanas a la línea del frente a «evacuar si tienen la oportunidad».

Los últimos combates se produjeron un día después de que altos funcionarios militares rusos anunciaran el inicio de «la segunda fase de la operación especial».

«Una de las tareas del ejército ruso es establecer un control total sobre el Donbass y el sur de Ucrania», dijo el general de división Rustam Minnekayev.

Las tropas rusas, que se retiraron de los alrededores de Kiev y el norte de Ucrania después de un intento frustrado de apoderarse de la capital, se han apoderado de gran parte del este y el sur de Donbass.

El objetivo, dijo Minnikayev, era «proporcionar un corredor terrestre para Crimea, que Rusia anexó en 2014», y posiblemente para Transnistria, una región prorrusa separada de Moldavia, que según el general habla ruso. La gente está «oprimida «.

«Qué podría ser peor»

Después de cambiar su enfoque estratégico al sur y este de Ucrania, las fuerzas rusas han dejado un rastro indiscriminado de destrucción alrededor de Kiev, incluso en la ciudad de Butcha.

La Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos dijo que la misión de las Naciones Unidas en Butcha registró «el asesinato ilegal de aproximadamente 50 civiles allí, incluidas ejecuciones sumarias».

Las fuerzas rusas «bombardearon y bombardearon indiscriminadamente áreas pobladas, mataron a civiles y dañaron hospitales, escuelas y otras infraestructuras civiles, actos que podrían constituir crímenes de guerra».

Tania Boikiv, de 52 años, dijo que las tropas rusas se llevaron a su esposo de su casa en Bucha, lo retuvieron durante dos semanas y luego lo golpearon hasta matarlo mientras se retiraban.

«Lo más aterrador de mi vida es que mi esposo, alguien a quien amo, se haya ido», dijo a la AFP. «No sé qué podría ser peor que esto».

También el sábado, el gobernador de la región rusa de Kursk, que limita con Ucrania, Roman Starovoit, dijo en Telegram que un puesto fronterizo ruso fue atacado con morteros ucranianos, pero que no hubo víctimas.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba