Noticias del Mundo

Ucrania: cuando la guerra se vuelve viral

Justo antes de que mataran a su hija Liza el 14 de julio, Iryna Dmytrieva publicó un video de la niña de 4 años en Instagram.

El clip mostraba a la niña, que tenía síndrome de down, empujando alegremente su propio cochecito por las calles de Vinnytsia, en el suroeste de Ucrania.

Poco después, un misil ruso golpeó la ciudad, alcanzando un hospital, tiendas y edificios residenciales, y mató a Liza y al menos a otras 23 personas e hirió a más de 200, incluida su madre.

En los días siguientes, mientras las heridas críticas de Dmytrieva eran tratadas en un hospital, el video de Liza se volvió viral. A menudo, se combinó con imágenes de los medios de la carriola vacía de la niña, tirada de costado entre los escombros.

En algún momento, los medios internacionales recogieron la historia. Cuando Liza fue enterrada, publicaciones como el New York Times y la emisora ​​australiana ABC informaron sobre su funeral.

“La historia de Liza es desgarradora”, dice Yuliya Tychkivska, directora ejecutiva del grupo de expertos Aspen Institute Kyiv, “muestra la brutal realidad de la invasión rusa. Pero sin las redes sociales, nunca habría llegado al mundo”.

La muerte del niño de 4 años y cómo la noticia se difundió por todo el mundo ilustra el papel que juegan las redes sociales en la guerra en Ucrania, un conflicto que ha sido descrito como la “guerra más viral” de la historia.

Millones de reporteros de guerra de facto

Desde que las plataformas de redes sociales surgieron por primera vez a mediados de la década de 2000, han tenido un impacto en las guerras desde Siria hasta Etiopía. Pero los avances tecnológicos ahora permiten que cualquiera que tenga un teléfono inteligente sea un reportero de guerra. Y la gran cantidad de usuarios de las redes sociales hace que la situación en Ucrania sea única.

Artículo Recomendado:  Funcionarios ucranianos acusan a Rusia de apagones en el este del país

Más del 76% de todos los ucranianos usan las redes sociales para estar al tanto del curso de la guerra, según una encuesta de mayo de 2022 realizada por la ONG ucraniana Opora. Esto hace que las plataformas en línea, particularmente Telegram, YouTube y Facebook, sean las fuentes de noticias más populares del país.

Los ucranianos los utilizan como fuente de información y para documentar el costo humano de la guerra. Las redes sociales también se han convertido en un instrumento clave para que los ucranianos organicen la resistencia y recauden donaciones para las personas afectadas por los ataques. Y se utiliza para reunir apoyo internacional para su causa.

La historia de Mariia Bilenka es un buen ejemplo.

El especialista en marketing de redes sociales de 25 años había acumulado una gran cantidad de seguidores en TikTok al publicar videos sobre la positividad de la piel.

Cuando Rusia invadió Ucrania el 24 de febrero, huyó hacia el oeste y terminó en Alemania.

Luego notó una tendencia en TikTok: los ucranianos publicaban clips que mostraban una Ucrania pacífica antes de la guerra, con música del cantautor Tom Odell.

Así que revisó sus propios videos en su teléfono. Encontró imágenes del río más grande de Ucrania, una puesta de sol sobre los tejados de Kyiv y un bailarín de breakdance actuando en las calles de la capital y las convirtió en un videoclip de 15 segundos, que subió a su cuenta. Fue visto cuatro millones de veces.

“Pensé, si ya tengo esta plataforma, ¿por qué no usarla para dar a conocer cómo era la vida en Ucrania antes de la invasión?”, dice Bilenka a DW por teléfono desde Hamburgo, donde vive ahora.

Más de cuatro meses después, Bilenka recaudó dinero y publicó información sobre las ONG ucranianas que aceptan donaciones. Esta es su forma de recordarle al mundo que la guerra en Ucrania está lejos de terminar. “No quiero que la gente olvide que todos los días hay gente peleando y siendo asesinada”, dice ella.

Ella espera que cada vez que uno de sus más de 62.000 seguidores, muchos de los cuales se encuentran en los EE. UU., Francia o el Reino Unido, vea uno de esos clips, esto podría ayudar.

“Las historias personales juegan un papel increíblemente importante”, dice el investigador Tychkivska. Contenido como ese ha sido crucial tanto para captar como para mantener la atención internacional, particularmente entre audiencias no políticas.

Los funcionarios ucranianos también son muy conscientes del poder de las redes sociales y las han estado utilizando para difundir sus mensajes de resiliencia. Lo más destacado es que el presidente Volodymyr Zelenskyy, un ex actor, publica regularmente mensajes de video de desafío en Instagram, donde tiene casi 17 millones de seguidores, y otras plataformas.

Un reguero de desinformación

Pero las redes sociales son un arma de doble filo.

También se utiliza en ambos lados del conflicto para ocultar hechos y difundir desinformación para manipular la opinión pública con la intención de cambiar el curso de la guerra.

“Las redes sociales se pueden usar para bien y para mal”, dice Yevhen Fedchenko, director de la escuela de periodismo Mohyla en Kyiv y cofundador de StopFake, un organismo de control sin fines de lucro que monitorea la propaganda rusa en línea y las noticias falsas. “Y, como todo, puedes convertirlo en un arma”.

Al otro lado de las líneas de batalla, Rusia ha lanzado una campaña a gran escala en las redes sociales para justificar la invasión. Esto incluye narrativas falsas sobre la necesidad de proteger a los rusos étnicos del genocidio, la necesidad de «desnazificar» a Ucrania y afirmaciones sobre la disminución del apoyo internacional a Ucrania.

A menudo, esas narrativas están diseñadas para llegar a una audiencia específica, como la gran diáspora de Rusia o una audiencia en África o Asia, donde Moscú está ansioso por fortalecer su influencia.

Pero esto no es nuevo, según el cofundador de StopFake, Fedchenko: particularmente desde que Rusia anexó la península de Crimea en 2014, un incendio forestal de desinformación sobre la guerra se ha desatado en línea, enfatiza.

Es por eso que en los últimos años, Ucrania invirtió mucho en la expansión de las conexiones de Internet de alta velocidad en todo el país, así como en la enseñanza de la alfabetización mediática: los estudiantes y maestros reciben capacitación que los ayuda a reconocer información falsa que pretende engañarlos.

Esto le da a Ucrania una ventaja en la actual guerra de información en línea, cree Fedchenko. Está convencido de que desde que las bombas rusas comenzaron a caer sobre el país hace cinco meses, los beneficios de las redes sociales han superado los riesgos para Ucrania.

“Si no tuviéramos las redes sociales, la cobertura internacional de esta guerra sería muy diferente”, dice.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba