Noticias del Mundo

Los tunecinos votan la propuesta para dar más poder al presidente

Los tunecinos votarán el lunes a favor de una nueva constitución controvertida presentada por el presidente Kais Saied que, según los críticos, formalizará su toma del poder y revertirá los logros democráticos obtenidos con tanto esfuerzo en la nación del norte de África.

El referéndum del lunes marca un año desde el día en que Saied congeló el parlamento de Túnez y destituyó a su gobierno, una medida ridiculizada por los críticos como “un golpe” pero celebrada por los tunecinos que se habían exasperado con las élites políticas del país y años de estancamiento económico. En el año transcurrido desde entonces, Saied se ha dado a sí mismo el poder de gobernar por decreto y ha despedido a decenas de jueces, decisiones que han provocado una serie de protestas.

La nueva constitución otorga al cargo de presidente todos los poderes ejecutivos y elimina controles y equilibrios clave. El poder del poder judicial y del parlamento de Túnez se reduciría considerablemente. Los críticos advierten que la nueva estructura política de Saied podría allanar el camino hacia una nueva autocracia en el país que se rebeló contra el ex dictador autocrático Zine El Abidine Ben Ali en 2011 y dio inicio a las protestas a favor de la democracia de la Primavera Árabe.

Túnez es la única nación que emerge con una democracia de esas protestas. Saied dice que los cambios son necesarios para eliminar la corrupción y “retornar a la nación al camino revolucionario”. Después de emitir su voto en Túnez el lunes por la mañana, Saied le dijo a Associated Press que el referéndum era un llamado a los tunecinos de todas partes “a participar en la historia, a crear una nueva historia”. Saied rechazó los temores de que la constitución reviviera una dictadura y dijo que los ciudadanos podían protestar y expresarse libremente.

Artículo Recomendado:  OMS: Los casos de covid-19 aumentan en casi todo el mundo

“No hay dictadura, como dije en el documento explicativo sobre derechos y libertades: esta constitución protege (tales libertades), y la revolución la defiende un pueblo que se enfrenta a quienes la socavan”.

Los manifestantes sostienen hogazas de pan mientras protestan en oposición a un referéndum sobre una nueva constitución convocada por el presidente Kais Saied, en Túnez, el 18 de junio de 2022. (REUTERS/Jihed Abidellaoui/File Photo)

La participación fue visiblemente baja cuando se abrieron las urnas en Túnez el lunes, como atestiguó la AP. Muchos observadores esperan una baja participación electoral, lo que subraya el desencanto de los tunecinos con la política y sus luchas diarias para hacer frente a la creciente inflación que ha alcanzado el 8,1%. Oficialmente, sin embargo, las autoridades informan altas cifras de participación. El presidente de la Alta Autoridad Independiente para las Elecciones (ISIE), Farouk Bouaskar, dijo que el 6,32% de los votos se habían emitido a las 9:30 a.m. en comparación con el 1,6% a la misma hora en las elecciones de 2019.

A pesar del calor abrasador, un puñado de votantes de edad avanzada se presentó para emitir su voto. Una votante, Fatma, que no quiso dar su nombre completo, dijo: “Esperé esta oportunidad de votar durante mucho tiempo. Espero que traiga algo bueno para el pueblo tunecino y el país”.

La gente emitió sus votos en un colegio electoral durante un referéndum sobre una nueva constitución en Túnez, el 25 de julio de 2022. (REUTERS/Zoubeir Souissi)

La redacción y organización del referéndum del lunes se ha visto empañada por la controversia. Sadok Belaid, un profesor de derecho constitucional que Saied contrató para encabezar el comité que redactó la nueva constitución, denunció el resultado, que fue revisado exhaustivamente por el presidente, y dijo que “contiene riesgos y deficiencias considerables” que podrían allanar el camino para “un vergonzoso régimen dictatorial”. Saied ha instado a los tunecinos a respaldar la propuesta, a pesar de que las normas electorales exigen que permanezca neutral.

Artículo Recomendado:  El fallo de la corte de la relación familiar de la India plantea un desafío a la definición de matrimonio de Singapur: Ministro

La votación será supervisada por la Alta Autoridad Electoral Independiente, cuyos miembros designó. Saied, exprofesor de derecho constitucional, se postuló para la presidencia con una plataforma populista anticorrupción en 2019 y ganó con más del 70 % de los votos en la segunda vuelta.

Los partidarios de Saied creen que la nueva constitución pondrá fin a años de estancamiento político. Fatma Ben Salah, activista de la sociedad civil a favor de Saied, dice que es «anormal» que la constitución de 2014 otorgue más poder al primer ministro que a un presidente elegido por una gran mayoría. Ben Salah dice que Túnez se volvió ingobernable debido a años de conflicto entre las tres ramas del gobierno, lo que acentuó la crisis económica y social que azota al país cuya tasa de desempleo supera el 16%. El exministro Hatem El Euchi cree que la unificación del poder ejecutivo podría garantizar la estabilidad, reactivar la economía y la inversión y crear puestos de trabajo. Pero para el magistrado tunecino Ahmed Souab, la constitución representa un “grave peligro para la democracia” porque no garantiza un claro equilibrio de poderes y otorga más prerrogativas a Saied que las que tenían los anteriores caudillos tunecinos.

Numerosos grupos de la sociedad civil han rechazado la nueva constitución. El grupo no gubernamental tunecino Al Bawsala dice que la nueva constitución conduciría a una monopolización del poder que amenazaría los derechos y libertades de todos los ciudadanos.

“(Esto) no proporciona ningún mecanismo de control, incluso en el caso de una flagrante violación de la constitución por parte del presidente”, dijo a The Associated Press Haythem Benzid, oficial de comunicaciones de Al Bawsala. Benzid cree que Saied se basa en el descontento generalizado causado por la mala gestión de los asuntos públicos en la década posterior a la revolución de Túnez.

La constitución propuesta ha dividido a la oposición de Túnez. Solo un partido, Afek Tounes, ha dicho que votará en contra de la propuesta. La mayoría de los partidos políticos, incluido el influyente partido islamista Ennahdha de Túnez, dicen que planean boicotear el referéndum del lunes para no legitimar el proceso.

“Nos negamos a ir al funeral de la democracia”, dijo el líder del Partido Republicano, Issam Chebbi, y agregó que considera “el poder personal absoluto” que Saied quiere otorgarse a sí mismo “peor que el de Ben Ali”. La activista tunecina Henda Fellah tuiteó el domingo que había decidido boicotear la votación, diciendo que el texto está construido sobre una base defectuosa y que sus violaciones de la ley electoral eran “innumerables”. “Esta sería la primera vez que no voy a votar desde 2011”, dijo Fellah.

Saied eludió una pregunta de AP sobre si una baja participación arrojaría dudas sobre la validez del referéndum. Bouaskar, el presidente de ISIE, dijo que el proceso de votación estaba siendo monitoreado por 5.678 observadores, incluidos 124 extranjeros. Se espera que los resultados preliminares se anuncien el miércoles, con un resultado final el 28 de agosto.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba