Noticias del Mundo

Un año después del golpe, Total y Chevron abandonan Myanmar

MYANMAR – Se han escuchado las demandas urgentes de las ONG. El gigante francés TotalEnergies y el gigante estadounidense Chevron anunciaron su retiro de Myanmar el viernes 21 de enero como socios en el campo de gas de Yadana.

El país sigue sumido en el caos casi un año después del golpe de estado del 1 de febrero de 2021 que derrocó a Aung San Suu Kyi y puso fin a un interludio a favor de la democracia de una década.

Fue en este contexto que las dos empresas recibieron la orden de abandonar el país bajo la presión de las ONG de derechos humanos. En particular, se acusa a Total Energies de pagar cientos de millones de dólares a las fuerzas armadas del país en forma de un mecanismo de optimización de impuestos.

«El continuo deterioro de Myanmar en términos de derechos humanos (…) nos ha llevado a reevaluar la situación», explicó el grupo francés en un comunicado de prensa. Pero frente a la sangrienta represión de las protestas y las advertencias de los expertos, las empresas extranjeras que abandonan Myanmar siguen siendo raras a pesar de los llamados de estas ONG.

Chevron sigue los pasos de TotalEnergies: «Hemos reevaluado nuestro interés en el proyecto de gas de Yadana para una transición planificada y ordenada que conduzca a una salida del país», dijo Cameron VanAst, vocero de la major estadounidense Say.

Artículo Recomendado:  Dos días de cobertura de noticias rusas: una realidad alternativa de guerra

Según el grupo, que cuenta con más de 200 empleados solo en el sector del gas del país desde 1992, la retirada de la empresa de transporte y yacimiento petrolífero de Yadana MGTC «no ha supuesto ninguna compensación económica para TotalEnergies».

Richard Horsey, del International Crisis Group, dijo a la AFP que la decisión «refleja lo tóxico que se ha vuelto Myanmar como clima de inversión». Pero advirtió que la falta de compensación financiera para el grupo francés significaba que «otros socios, incluido el régimen, recibirían beneficios financieros en forma de una mayor participación en el proyecto».

Retiro efectivo en 6 meses

TotalEnergies es socio (31,24 %) y operador del campo petrolífero de Yadana, junto con Chevron (28,26 %), PTTEP (25,5 %), una subsidiaria de la Corporación Nacional de Energía de Tailandia y el estado militar MOGE (15 %). ).

Según la empresa francesa, el retiro se hará efectivo dentro de seis meses, y los intereses y operaciones de TotalEnergies en el campo se distribuirán entre los socios restantes.

El «gobierno en la sombra» formado en respuesta al golpe lo felicitó por «enviar un fuerte mensaje a los militares». «Recortar los ingresos económicos de la junta es crucial para destruir el régimen. Otras empresas deben seguir el ejemplo de Total», declaró su ministra para la mujer y la juventud, Naw Susanna Hla Hla Soe.

Algunas empresas extranjeras raras ya han hecho las maletas, incluido el grupo de telecomunicaciones noruego Telenor, la tabacalera británica BAT y el productor francés de energía renovable Voltalia. Otros, como EDF, han suspendido sus actividades o sus pedidos (H&M, Benetton).

Human Rights Watch celebra la decisión

El grupo francés pagó a las autoridades de Myanmar unos 176 millones de dólares en 2020 en forma de impuestos y «derechos de producción». Human Rights Watch dijo que los proyectos de gas natural son la principal fuente de ingresos de divisas del país, generando más de mil millones de dólares al año.

La ONG acogió con satisfacción la decisión de TotalEnergies y agregó que los gobiernos extranjeros «ya no tendrían una excusa para retrasar la imposición de sanciones específicas a las entidades de gas y petróleo del país».

«La decisión popular de Total refleja la importancia de evitar la complicidad en las atrocidades de la junta militar de Myanmar.
El siguiente paso es garantizar que los ingresos del gas no continúen financiando estas atrocidades».

En un comunicado, PTTEP dijo que había tomado nota de la decisión de Total y que otorgaba gran importancia a «la seguridad energética de Tailandia y Myanmar». Hasta la fecha, TotalEnergies ha afirmado que «privar a los birmanos y tailandeses de electricidad» es imposible, incluso prometiendo financiar ONG de derechos humanos con los impuestos pagados.

ver también Correo Huffington: En Myanmar, el Año Nuevo budista se convierte en un día contra la junta militar

Artículo Recomendado:  Corea del Norte dispara múltiples lanzacohetes

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba