Noticias del Mundo

Opinión | Un mensaje para el presidente Biden sobre los obispos católicos y la comunión en los Estados Unidos

La última vez que comulgué fue en El Salvador, no mucho antes de la pandemia. Como católico, me gusta explorar cómo las diferentes culturas experimentan y enriquecen la misa. Pero tenía una razón más urgente para buscar este ritual en el extranjero. Era mi única oportunidad de tomar la Eucaristía porque hace 10 años había decidido tácitamente que no podía hacerlo en conciencia bajo los auspicios de la Conferencia de Obispos Católicos de los Estados Unidos.

Si bien la Iglesia católica en el extranjero está lejos de ser infalible, a menudo doy testimonio de líderes católicos que me recuerdan por qué mi fe me ha llamado a una carrera que promueve la paz y la justicia. Pero en casa, los persistentes esfuerzos de los obispos conservadores para decidir quiénes de los fieles reciben la comunión sin practicar la confesión y la penitencia que exigen refuerzan por qué los obispos estadounidenses a menudo están solos.

Cuando los obispos se reunieron el viernes, podrían haber expresado su apoyo a los movimientos de hoy por la justicia económica y racial. Podrían haber apoyado los esfuerzos del Congreso para garantizar la dignidad de los niños, los padres, los ancianos y los trabajadores que los cuidan. En cambio, estos hombres, que se benefician de una garantía de por vida de vivienda, atención médica e ingresos, votaron por lo que podría ser un paso temprano en la limitación de la comunidad para el presidente Biden: un hombre de compasión, empatía y una fe vivida pero tranquila.

Esta no es la primera vez que los obispos han desafiado a un católico practicante que apoya la ley del aborto. El ex senador de Massachusetts John Kerry ha sido blanco de obispos conservadores, algunos de los cuales incluso criticaron al arzobispo de Boston por presidir la misa fúnebre del ex senador Ted Kennedy.

Artículo Recomendado:  Postecoglous Celtic es demasiado bueno para Dundee

He trabajado en temas de paz y justicia a nivel nacional y en el extranjero y siempre me ha impresionado el enfoque miope de los obispos estadounidenses. Pero mi experiencia con ellos durante mi breve tiempo en el Congreso me sorprendió. Como representante, los vi eligiendo la teología para promover los objetivos partidistas y prefiriendo una futura Corte Suprema a sus congregaciones que intentaban pagar la asistencia social.

En un momento en que la iglesia ha ejemplificado la responsabilidad moral por sus décadas de crimen y corrupción, opta por la agenda partidista de sus mayores donantes y la misoginia inherente a su estructura. Han optado por lo que se conoce como «catolicismo de cafetería» del que acusan a los reformadores. Sus declaraciones carecen de la claridad moral de sus hermanos salvadoreños cuando desafían, por ejemplo, el autoritarismo o el papel de la gran tecnología en la difusión del odio y la mentira o los funcionarios electos que obstaculizan los esfuerzos por humanizar nuestra economía.

Al crecer en Charlottesville, Virginia, pasé todos los domingos escuchando a los sacerdotes predicar sobre las terribles atrocidades cometidas contra civiles inocentes, incluso monjas, en América Central y la complicidad de nuestro propio gobierno. Hemos oído hablar de la pobreza extrema con un mensaje claro de que no dedicar la vida a luchar contra estas injusticias puede conducir a la condenación eterna.

Tengo un chiste sobre mi carrera en paz y justicia: que vine por culpa y me quedé por la alegría. Este llamamiento finalmente me llevó a Honduras, Sierra Leona y Afganistán, así como a las comunidades que luchan en casa. Fue solo con el tiempo que reconocí la bendición de crecer en la Diócesis de Richmond bajo el obispo Walter Sullivan con un cuadro de otros sacerdotes reformistas que buscaban protección de los conservadores que dominaban el liderazgo católico. El obispo Sullivan, con sede en la antigua capital de la Confederación, fue una fuerza inquebrantable por la justicia y la curación racial, un oponente del antisemitismo y un aliado para poner fin a las guerras sucias en América Central.

Artículo Recomendado:  Las pérdidas de tanques rusos en Ucrania alcanzan los 1.000: análisis de código abierto

Los líderes y ministros católicos laicos que me inspiran a menudo viven el evangelio todos los días en lugar de leerlo desde el púlpito los domingos. Cuando visito la frontera o las partes de los Apalaches devastadas por los opiáceos, veo a la hermana Beth Davies o la hermana Norma Pimentel vivir el evangelio con cada aliento. Y sí, vi al arzobispo Wilton Gregory marchar con aquellos de nosotros que estábamos llamando a Black Lives Matter y al obispo Seitz predicando por un límite humano. Como Enviado Especial de Estados Unidos a la región de los Grandes Lagos de África, apoyé a los obispos congoleños valientes que arriesgaron todo para defender los derechos humanos y persuadieron al Vaticano de promover conversaciones de paz que establecieron el marco para la primera transferencia democrática pacífica del poder del país.

Recientemente, los obispos católicos también se reunieron en El Salvador, el país donde San Óscar Romero fue asesinado por defender a los pobres y los débiles. Ha optado por adoptar una posición audaz contra los esfuerzos del presidente Nayib Bukele por consolidar el poder y la impunidad de la corrupción. También enviaron un mensaje claro al gobierno de Biden de que «hablar duro» en la frontera solo ayudará a los coyotes y las pandillas a obtener un precio más alto de los más vulnerables.

Estos son los verdaderos líderes católicos, y aquellos que espero sean los mejores ángeles a los oídos del presidente Biden.

Espero volver a la comunión cuando se reanude el viaje y ser inspirado todos los días por los clérigos católicos y sus colegas laicos cuyas creencias los inspiran a servir. Sigo perdiendo mi fe y sintiéndome culpable como lo haría cualquier católico. Rezo esta semana para que los obispos estadounidenses reflexionen sobre el mensaje del Papa Francisco de que la comunión «no es la paga de los santos, sino el pan de los pecadores». En lugar de preguntarle si cree que el presidente Biden es digno de la comunión con usted, oro para que pregunte qué debe hacer para reconstruir la autoridad moral que lo llevaría a la comunión que cada uno de nosotros podría ofrecer.

Artículo Recomendado:  Gran entretenimiento pero derrota para el Real Mallorca

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba