Muy Interesante

Monje budista momificado japonés

Sokushinbutsu, una tradición japonesa que se remonta al siglo XI, es el proceso mediante el cual los monjes budistas se momifican lentamente antes de morir, a lo largo de varios años.

Entre 1081 y 1903, unos 20 monjes Shingon vivos se momificaron con éxito en un intento de convertirse en «Budas encarnados».

Con una dieta estricta procedente de las cercanas montañas Dewa de Japón, los monjes trabajaron para deshidratar el cuerpo de adentro hacia afuera, eliminando grasa, músculos y agua del cuerpo, antes de ser enterrados en una caja de pino para pasar sus últimos días meditando. Tierra.

Momificación en todo el mundo

Barry Silver/Flickr

Si bien este evento puede parecer especial para los monjes japoneses, muchas culturas tienen prácticas de momificación. Esto se debe a que, como escribe Ken Jeremiah en Living Buddha: The Self-Mummy Monks of Yamagata, Japan, muchas religiones alrededor del mundo creen que los cadáveres inmortales tienen habilidades especiales para conectarse con fuerzas más allá del reino físico.

Aunque no es la única secta religiosa que practica la momificación, los monjes japoneses Shingon de Yamagata son una de las sectas más famosas que practica rituales de momificación, ya que varios de sus practicantes se han momificado con éxito mientras aún estaban vivos.

Artículo Recomendado:  El fabricante de Grand Theft Auto compra FarmVille por 12.700 millones de dólares

Los monjes que buscan la salvación de la humanidad y se embarcan en el camino hacia la iluminación creen que este acto de imitación sacrificial del monje Kukai del siglo IX les permitirá entrar en el Cielo Tushita, donde vivirán y serán bendecidos durante 1,6 millones de años. Capacidad de proteger a los humanos en la Tierra.

Al necesitar un cuerpo físico que acompañara a su yo espiritual, los dioses Tushita se embarcaron en un viaje atractivo y doloroso, momificándose de adentro hacia afuera para evitar la descomposición después de la muerte. El proceso tomó al menos tres años, con métodos perfeccionados a lo largo de siglos y adaptados a un clima húmedo típicamente inadecuado para la momificación.

Cómo convertirte en momia

Monje auto momificado

Wikimedia Commons

Para comenzar el proceso de automomificación, los monjes adoptaban una dieta conocida como «mokujikigyō» o «comer árboles». Los practicantes buscan alimento en los bosques cercanos y sobreviven únicamente con raíces de árboles, nueces y bayas, cortezas y agujas de pino. Una fuente también informó que se encontraron rocas de río en el abdomen de la momia.

Esta dieta extrema tiene dos propósitos.

Primero, comienza la preparación biológica del cuerpo para la momificación, ya que elimina la grasa y el músculo del cuerpo. También previene la degradación futura al privar a las bacterias naturales del cuerpo de nutrientes vitales y humedad.

En un nivel más espiritual, la búsqueda prolongada y solitaria de comida puede tener un efecto de «endurecimiento» en la moral de un monje, restringiéndolo y fomentando la contemplación.

Esta dieta suele durar 1.000 días, pero algunos monjes repiten el curso dos o tres veces para prepararse para la siguiente etapa del Buda Sujin. Para comenzar el proceso de embalsamamiento, los monjes pueden agregar un té elaborado con laca (la savia del árbol de zumaque chino), ya que esto hace que sus cuerpos post mortem sean tóxicos para los insectos invasores.

En ese momento, los monjes solo bebían una pequeña cantidad de agua salada y continuaban con sus prácticas de meditación. Cuando se acerca la muerte, los creyentes descansan en una pequeña y estrecha caja de pino, que otros creyentes bajan al suelo, a unos tres metros sobre la superficie de la tierra.

Los monjes utilizaron una vara de bambú como vía respiratoria, cubrieron el ataúd con carbón y dejaron una pequeña campana para el monje enterrado, que hacía sonar para notificar a los demás que todavía estaba vivo. Durante días, los monjes enterrados meditan y tocan las campanas en completa oscuridad.

Cuando el timbre cesó, el monje en la superficie pensó que el monje bajo tierra estaba muerto. Procederían a sellar la tumba y dejarían allí el cuerpo durante 1.000 días.

Monje budista rezando

Cultura Shingon/Flickr

Después de exhumar el ataúd, los seguidores inspeccionan el cuerpo en busca de signos de descomposición. Si el cuerpo está intacto, los monjes creen que el difunto ha llegado a los dioses y a Buda, por lo que visten el cuerpo con sotanas y las colocan en los templos para adorarlo. Los monjes daban entierros modestos a quienes mostraban signos de descomposición.

Sokushinbutsu: Prácticas al final de la vida

En 1081, el primer intento de crear un «Buda especial» fracasó. Desde entonces, más de cien monjes más han intentado alcanzar la salvación mediante la automomificación, pero sólo unas dos docenas han logrado su misión.

El gobierno Meiji criminalizó el «sokushinbutsu» en 1877, considerando la práctica anacrónica y depravada, y hoy en día ya nadie la practica.

El último monje que murió como resultado del Buda Especial murió ilegalmente, muchos años después, en 1903.

Su nombre era Bukkai, y en 1961 investigadores de la Universidad de Tohoku desenterraron sus restos, que ahora yacen en Kannonji, un templo budista del siglo VII en el suroeste de Japón. De las 16 deidades y budas especiales existentes en Japón, la mayoría se encuentran en el área de Yudeno en la prefectura de Yamagata.

Para obtener perspectivas más globales sobre la muerte, consulte estos rituales funerarios inusuales de todo el mundo. Luego, eche un vistazo a los extraños rituales de apareamiento humanos que desafiarán sus nociones de romance.

Artículo Recomendado:  El escritor japonés Haruki Murakami gana el Premio Literario Princesa de Asturias

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba