Economía

¿Dirigir? ¿Qué impuestos?

Según la fundación tributaria, el siguiente diagrama muestra que desde 1980 la proporción de contribuyentes que no pagan impuesto sobre la renta ha sido la misma todos los años.

Esta tabla de no contribuyentes que declaran impuestos aparece en un excelente artículo de Garrett Watson. Pero el autor también destaca los datos del Tax Policy Center basados ​​en impuestos Unidades, que también es interesante. Watson escribe esto:

El Centro de Política Tributaria (TPC) publicó estimaciones de la proporción de hogares no sujetos al impuesto sobre la renta federal y encontró que alrededor del 60,6 por ciento de los hogares no pagaron impuestos sobre la renta en 2020, frente al 43,6 por ciento de los hogares en 2019. se debió a factores relacionados con la pandemia, pero la creciente proporción de hogares que no pagan impuesto sobre la renta debe tenerse en cuenta al evaluar la progresividad del sistema de impuesto sobre la renta federal y los aumentos de impuestos propuestos para los asalariados de altos ingresos.

Eso significa en 2020 Todo el mundo de los ingresos por impuestos sobre la renta se recaudaron sólo en el 40 por ciento de los hogares estadounidenses. Es por diseño y se realiza mediante la exclusión de los hogares mediante una combinación de exenciones personales, la deducción estándar, montos cero y créditos fiscales. Dado que aproximadamente el 50 por ciento de los ingresos federales proviene de los impuestos sobre la renta de las personas físicas, significa que algunos hogares pagan una gran parte de todos los impuestos federales.

El TPC estima que la proporción de hogares que no pagan impuesto sobre la renta disminuirá a partir del próximo año. Sin embargo, esas proyecciones no se mantendrán si el presidente Biden extiende muchos de los créditos fiscales que ha planeado o hace permanentes.

Artículo Recomendado:  Mitos que enseñamos a nuestros hijos

Con ese fin, el artículo tiene una buena discusión sobre el impacto en la proporción de hogares que no pagan impuestos cuando reciben créditos tributarios permanentes o extendidos, como el Crédito Tributario por Hijos Extendido (CTC), el Crédito Tributario por Ingresos (EITC), el Crédito por Hijos y Dependientes. Crédito fiscal (CDCTC)), el crédito fiscal para primas otorgado originalmente por la Ley de Cuidado de Salud a Bajo Precio (ACA) y otros. Incluye esto:

TPC también descubrió que la expansión de estos préstamos más generosos aumentaría el número de hogares que no pagan impuestos sobre la renta del 42% al 45% en 2022. En particular, “el mayor aumento porcentual se produciría en hogares con un ingreso anual entre aproximadamente $ 100,000 y $ 180,000. «La proporción de hogares que no pagan impuesto sobre la renta en este grupo de ingresos aumentaría de alrededor del 4,5 por ciento según la ley actual al 10,5 por ciento si se extendieran los créditos APRA».

En otras palabras, la proporción de hogares sin impuesto sobre la renta continuaría creciendo más allá de los hogares de menores ingresos.

Cuando miro los datos de TPC subyacentes, noto una cosa más interesante. Además, está aumentando la proporción de hogares que no pagan impuestos sobre la renta ni sobre los salarios. Para que conste, para la mayoría de las personas, el impuesto sobre la nómina es el impuesto federal más grande (no es sorprendente considerando cuántos están exentos del pago del impuesto sobre la renta), por lo que esta tendencia es interesante. La proporción de hogares que no pagan impuesto sobre la renta y Aquellos que no pagan impuestos salariales aumentaron del 14,8 por ciento en 2011 al 20,5 por ciento en 2020. La proporción fue del 16,8 por ciento en 2019, por lo que los factores relacionados con la pandemia también juegan un papel aquí.

Artículo Recomendado:  La miseria de los aranceles estadounidenses a la madera (y otros)

Aún así, todos deberíamos estar preocupados por estas tendencias. Pero para aquellos de nosotros que queremos que el gobierno se reduzca significativamente, debería asustarnos. Es fácil querer más gasto y un gobierno más grande cuando no tiene que pagar por ello. Esta es una de las muchas cosas que encuentro problemáticas con el gasto público pagado con la tarjeta de crédito del Tío Sam. Transfiere el costo de los programas de hoy a las generaciones futuras. Dado que el multiplicador del gasto es inferior a 1 en la mayoría de los casos, el perjuicio se agrava, todo este gasto también reduce la actividad económica privada.

Algunas de estas exenciones fiscales crean serias barreras para trabajar, casarse o permanecer casado, malas noticias, si no un fenómeno nuevo. Además, estos créditos fiscales hacen que el código fiscal sea muy complicado. El año pasado hice un artículo en el. escrito New York Times pasando por este tema tras el «escándalo» del presidente Donald Trump. Parte de las escisiones con las que luchó la gente fueron proyectos corporativos, pero también hay muchos en el lado individual.

Veronique de Rugy es investigadora senior en el Mercatus Center y columnista sindicada en Creators.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba