Noticias del Mundo

Científicos encuentran criaturas antiguas vivas en el permafrost después de 24.000 años

Los rotíferos son microscópicos Organismos multicelulares que habitan en agua dulce. Ya se sabe que resisten la congelación (incluso en nitrógeno líquido), la ebullición, la deshidratación y la radiación, y el grupo ha existido sin sexo durante millones de años. El rotífero bdellooide, modesto pero notablemente robusto, ha vuelto a sorprender a los investigadores: un estudio reciente desenterró suelo de permafrost siberiano de 24.000 años de antigüedad y encontró rotíferos vivos (o al menos revivibles) allí. La supervivencia de 24.000 años en un congelador es un nuevo récord para la especie.

Los rotíferos no son los únicos organismos vivos que emergen del permafrost o del hielo. Los mismos investigadores detrás de este último descubrimiento habían encontrado previamente lombrices intestinales viables de alrededor de 40.000 años en el permafrost de la región. Los musgos, semillas, virus y bacterias ancestrales han mostrado una longevidad impresionante en el hielo, lo que genera preocupaciones legítimas sobre la posibilidad de que se liberen patógenos potencialmente dañinos a medida que se derriten los glaciares y el permafrost.

Sin embargo, dado que los bdelloides generalmente solo representan una amenaza para las bacterias, las algas y los detritos, no hay necesidad de preocuparse por este descubrimiento en particular. Pero, como actores clave en la parte inferior de la cadena alimentaria, los rotíferos recién surgidos sugieren que quizás deberíamos pensar en cómo especies que no se han visto durante milenios podrían reintegrarse a los ecosistemas modernos.

El laboratorio de criología del suelo en Pushchino, Rusia, ha estado excavando el permafrost siberiano en busca de organismos antiguos durante aproximadamente una década. El grupo estimó las edades de los organismos encontrados mediante la datación por radiocarbono de las muestras de suelo circundantes (la evidencia ha demostrado que no hay movimiento vertical a través de capas de permafrost). Por ejemplo, el año pasado los investigadores informaron de un «zoológico congelado» de 35 protistas viables (organismos que contienen núcleos que no son ni animales, plantas ni hongos) que calcularon que tenían entre cientos y decenas de miles de años.

Artículo Recomendado:  Se aprueba la prohibición de armas de asalto en Illinois después del tiroteo masivo en Highland Park

En su descubrimiento más reciente, los investigadores de criología encontraron los bloques vivos después de cultivar las muestras de suelo durante aproximadamente un mes. Entre las clases de rotíferos, los bdelloides tienen la capacidad bastante inusual de reproducirse partenogenéticamente, es decir, mediante clonación, por lo que los especímenes originales ya habían comenzado. Aunque los clones dificultaron la identificación del padre anciano, esto facilitó mucho más el estudio de las propiedades y el comportamiento de la cepa no congelada.

En cualquiera de los estudios de permafrost anteriores, siempre existe la preocupación por la contaminación de la muestra por organismos modernos. Además de utilizar técnicas diseñadas para evitar que esto suceda, el equipo también abordó este problema examinando el ADN presente en las muestras de suelo y confirmando que la contaminación era muy poco probable. El análisis filogenético también mostró que la especie no coincidía con ningún rotífero moderno conocido, aunque hay una especie estrechamente relacionada en Bélgica.

Por supuesto, el equipo estaba interesado en comprender mejor el proceso de congelación y comprender cómo estos rotíferos sobrevivieron durante tanto tiempo. En un primer paso, los investigadores luego congelaron una selección de rotíferos clonados durante una semana a -15 ° C y grabaron videos del resurgimiento de las ruedas.

Los investigadores encontraron que no todos los clones sobrevivieron. Sorprendentemente, los clones generalmente no eran mucho más tolerantes a las heladas que los rotíferos contemporáneos de Islandia, Alaska, Europa, América del Norte e incluso los trópicos asiáticos y africanos. Eran un poco más tolerantes a las heladas que sus parientes genéticos más cercanos, pero la diferencia fue marginal.

Artículo Recomendado:  Ronald Acuña Jr. fue sacado del campo después de una lesión en la pierna.

Los investigadores encontraron que los rotíferos podían sobrevivir a un proceso de congelación relativamente lento (alrededor de 45 minutos). Esto es digno de mención porque los cristales de hielo se formaron gradualmente en las células de los animales, un desarrollo que generalmente es catastrófico para los organismos vivos. De hecho, los mecanismos de protección tienen una gran demanda por parte de todos en el campo de la criopreservación, lo que hace que este último hallazgo sea particularmente atractivo desde esta perspectiva.

Si bien no están del todo en este negocio, los autores planean experimentos adicionales para comprender mejor la criptobiosis, el estado del metabolismo casi completamente detenido que permitió que los rotíferos sobrevivieran. En cuanto a la investigación sobre la criopreservación de organismos más grandes, los autores creen que cuanto más complejo se vuelve el organismo en cuestión, más difícil se vuelve. Sin embargo, los rotíferos han sido hasta ahora una de las especies criopreservadas más complicadas, con órganos como el cerebro y los intestinos.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba