Noticias del Mundo

A los surcoreanos ahora les gusta más China que Japón

SEÚL – La lista de temas electorales que determinarán la carrera presidencial de Corea del Sur el próximo año es larga. El alza de los precios de la vivienda, la pandemia, Corea del Norte y la desigualdad de género son un comienzo. Pero también ha aparecido una adición poco probable en las últimas semanas: China.

La decisión de Corea del Sur de que el ejército estadounidense despliegue un poderoso sistema de radar antimisiles en su terreno en 2017 ha sido ampliamente criticada por China. Y el mes pasado, Yoon Seok-youl, un candidato presidencial, instó al país a no quejarse a menos que quisiera eliminar sus propios sistemas de radar cerca de la península de Corea.

Las élites políticas aquí suelen tener cuidado de no enojar a China, el mayor socio comercial del país. Pero la retórica abierta de Yoon reflejó un nuevo fenómeno: una creciente antipatía por Beijing entre los surcoreanos, especialmente entre los votantes jóvenes que están ansiosos por ganarse a los políticos conservadores.

El sentimiento anti-chino ha crecido tanto este año que China ha reemplazado a Japón, los antiguos gobernantes coloniales, como el país peor calificado de Corea del Sur, según una encuesta conjunta de la encuestadora Hankook Research y la revista de noticias coreana SisaIN. En la misma encuesta, los surcoreanos dijeron que favorecen a Estados Unidos seis a uno sobre China.

Más del 58 por ciento de los 1.000 encuestados dijo que China estaba «cerca de lo malo», mientras que sólo el 4,5 por ciento dijo que estaba «cerca de lo bueno».

Las opiniones negativas sobre China también se han profundizado en otros países avanzados, pero entre las 14 naciones encuestadas por el Centro de Investigación Pew el año pasado, Corea del Sur fue la única donde los jóvenes se sintieron más negativos sobre China que las generaciones anteriores.

«Hasta ahora, el odio a Japón ha sido una parte tan importante de la identidad nacional coreana que tenemos un dicho común: sabes que eres un verdadero coreano si odias a Japón sin ninguna razón en particular», dijo Jeong Han-wool, analista ejecutivo senior. en Hankook Research. “En nuestra encuesta, a las personas mayores de 40 años todavía no les gustaba más Japón que China. Pero aquellos en sus 20 y 30 años, la generación que Corea del Sur liderará en las próximas décadas, inclinó la balanza contra China «.

Artículo Recomendado:  Los economistas dicen que las medidas de contención de Covid tendrán un impacto limitado en la recuperación económica del Reino Unido.

Corea del Sur elige a su próximo presidente en marzo, y los observadores están observando de cerca cómo los jóvenes votan sobre la política del país hacia Beijing.

Los conservadores en Corea del Sur han descrito todo menos el apoyo total de la alianza con Washington como «pro-norcoreano» y «pro-chino». Los progresistas generalmente apoyan la reconciliación con Corea del Norte y exigen «autonomía» diplomática entre Estados Unidos y China. Los surcoreanos más jóvenes han votado tradicionalmente de forma progresiva, pero los millennials están rompiendo ese patrón y potencialmente se están convirtiendo en votantes indecisos.

«Estamos frustrados de ver a nuestro gobierno actuar sin coraje mientras que Beijing se comporta como un tirano», dijo Chang Jae-min, un votante de Seúl de 29 años. «Pero tampoco queremos demasiada tensión con China o Corea del Norte».

Durante décadas, Corea del Sur se ha beneficiado de una alianza militar con Estados Unidos, al tiempo que amplía las relaciones comerciales con China para estimular el crecimiento económico. Pero ese equilibrio se ha vuelto cada vez más difícil de mantener a medida que se deterioran las relaciones entre Washington y Beijing.

Los rivales conservadores del presidente Moon Jae-in, como Yoon, se han quejado de que las políticas ambiguas de Corea del Sur hacia Estados Unidos y China han convertido al país en el «eslabón más débil» de la coalición de democracias liderada por Estados Unidos que se oponen a la agresión china. laboral.

«No podemos permanecer ambiguos», dijo Yoon al diario surcoreano JoongAng Ilbo el mes pasado durante una entrevista en la que hizo sus comentarios críticos sobre China.

La oposición conservadora ha acusado durante mucho tiempo al Sr. Moon de ser «pro-China». Su administración ha afirmado que Corea del Sur, al igual que otros aliados estadounidenses, incluidos los de Europa, debe evitar alienarse de ambas potencias. Si bien los surcoreanos apoyan de manera abrumadora la alianza de Washington, el comercio del país con China es casi tan grande como el comercio con Estados Unidos, Japón y la Unión Europea juntos.

«No podemos elegir qué lado tomar», dijo el ministro de Relaciones Exteriores, Chung Eui-yong.

Sin embargo, cuando el Sr. Moon se reunió con el presidente Biden en Washington en mayo, los dos líderes enfatizaron la importancia de mantener «la paz y la estabilidad en el Estrecho de Taiwán» y prometieron hacer de su alianza «un punto de inflexión. orden global ”. Muchos analistas vieron la declaración como una señal de que Corea del Sur se está alineando más estrechamente con Washington, a riesgo de irritar a China, a la que Taiwán ha llamado la línea roja.

La oposición conservadora más grande, el Partido del Poder Popular, ya ha comenzado a utilizar el sentimiento anti-China de los votantes jóvenes para asegurar victorias electorales.

En abril, los votantes jóvenes ayudaron a asegurar victorias abrumadoras para el partido en las elecciones a la alcaldía en las dos ciudades más grandes de Corea del Sur. El mes pasado, el joven líder del partido Lee Jun-seok, de 36 años, dijo que sus millennials surcoreanos estaban luchando contra la «crueldad» china en lugares como Hong Kong y Xinjiang, donde China ha sido acusada de genocidio.

Los coreanos mayores, aunque a menudo son anticomunistas, tienden a respetar la cultura china que ha influido en la península de Corea durante milenios. También vieron al país como un gigante benévolo, cuyo rápido crecimiento económico ha sido una bendición para los exportadores surcoreanos. Los surcoreanos más jóvenes tienden a no compartir esta perspectiva.

La mayoría de ellos crecieron orgullosos de sus propios logros económicos y culturales. Y a medida que la política exterior de China se volvió más segura bajo el presidente Xi Jinping, comenzaron a ver el autoritarismo del país como una amenaza para la sociedad libre. También criticaron el manejo del coronavirus por parte de China, su expansionismo en el Mar de China Meridional y la contaminación por partículas finas de China que cubre regularmente Seúl.

«Crecieron en un ambiente liberal que las generaciones anteriores construyeron a través del sudor y la sangre, por lo que sienten una antipatía inherente por los países no liberales», dijo Ahn Byong-jin, politólogo de la Universidad Kyung Hee en Seúl. «Defiende a los políticos que critican a China».

En ninguna parte el dilema de Corea del Sur entre Washington y Beijing ha empeorado más dramáticamente que con el uso del radar antimisiles estadounidense, conocido como Terminal High Altitude Area Defense o THAAD.

Cuando los funcionarios surcoreanos aceptaron la operación, la llamaron una necesidad de defenderse de Corea del Norte. China lo vio como parte de una amenaza constante de la presencia militar estadounidense en la región y tomó represalias reduciendo el turismo a Corea del Sur y boicoteando los automóviles, teléfonos inteligentes, centros comerciales y programas de televisión del país.

Ha Nam-suk, profesor de política y economía chinas en la Universidad de Seúl, ha observado el efecto de la creciente hostilidad hacia Beijing dentro y fuera del campus en los últimos años, ya que las universidades surcoreanas, que luchan con la falta de fondos, aceptaron a más estudiantes chinos.

Estudiantes surcoreanos y chinos discutieron sobre si apoyar a los jóvenes manifestantes a favor de la democracia en Hong Kong, dijo. También tuvieron una discusión en línea sobre k-pop y kimchi. En marzo, muchos jóvenes surcoreanos obligaron a una estación de televisión a cancelar una serie dramática después de que mostrara a un viejo rey coreano comiendo albóndigas chinas.

«Mientras observaban lo que estaba haciendo China en lugares como Hong Kong», dijo Ha, «los coreanos comenzaron a preguntarse cómo sería vivir bajo una mayor esfera de influencia de China».

Artículo Recomendado:  Hombre arrestado luego de disparos en el aeropuerto de Canberra

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba