Cultura

Secretos de las profundidades: a medida que los embalses se secan en toda España, se descubren ruinas antiguas perdidas hace mucho tiempo

Los tesoros arqueológicos de toda España están emergiendo de las profundidades debido a que una sequía prolongada ha llevado los niveles de los embalses a sus niveles más bajos en décadas.

Una severa sequía en España este verano ha sido catastrófica para los agricultores y obligó a las áreas urbanas a restringir el agua, pero hay un lado positivo sorprendente para aquellos a quienes les gusta buscar sitios históricos.

Desde fuertes romanos en Galicia hasta Stonehenge en Extremadura e iglesias medievales en Cataluña, Olive Press observa de cerca tesoros perdidos hace mucho tiempo expuestos por la marea baja.

Un rebaño de ovejas se cobija del sol de mediodía bajo los arcos de un puente medieval extremeño, una construcción del siglo XIV que perdió agua cuando se inundó el valle en 1956 para construir el destino del embalse de Cijara.

Embalse de Cijara en Extremadura.Foto: Cordon Press

Ahora, sin embargo, sus 16 arcos mudéjares atraviesan un cuenco de polvo seco, resurgiendo después de uno de los veranos más secos de la historia.

Sus contrafuertes se elevan desde la tierra agrietada, sosteniendo un camino de 225 metros que surgió de la nada, con solo unos pocos charcos turbios después de que el embalse perdiera alrededor del 90 por ciento de su agua.

El cambio climático en la Península Ibérica ha dejado los embalses en su nivel más seco en 1.200 años, y se espera que las precipitaciones invernales disminuyan aún más, según un estudio publicado el mes pasado en la revista Nature Geoscience.

Justo en las afueras del tranquilo pueblo de Peralêda de la Mata, una pila de rocas se alza sobre una plataforma fangosa expuesta por el retroceso del agua. El yacimiento arqueológico conocido como «Stonehenge en España».

Artículo Recomendado:  Annette, reseña: Adam Driver brilla en una extraña ópera rock

Con una antigüedad de 5.000 años, un anillo de estelas de granito es todo lo que queda del Templo del Sol construido por el hombre a orillas del río Tajo en la provincia de Cacares en la Edad del Bronce.

Stonehenge 1Foto: Rubén Ortega Martín / Raíces de Peralêda

Considerado un sitio de interés para los romanos, las piedras fueron ignoradas hasta la década de 1920, cuando un sacerdote alemán visitante con un gran interés en la arqueología amateur elaboró ​​bocetos detallados y le envió el material más movible al Museo en mi ciudad natal de Munich.

Las piedras fueron tan subestimadas que muchas de ellas habían caído de posiciones verticales y yacían solitarias en el barro que, en 1963, los funcionarios del régimen de Franco pensaron poco en inundar el área para crear una gran reserva de agua.

El lugar casi olvidado fue noticia durante el inusualmente largo y caluroso verano de 2019, cuando apareció un círculo de rocas por primera vez desde que el valle se inundó. Después de atraer la atención de los medios internacionales, España tomó medidas para otorgar el estatus de protección cultural, que solo se obtuvo después de que la estela volviera a desaparecer cuando el embalse se llenó de lluvia otoñal.

Ahora están reapareciendo bajo el calentamiento global y podrían convertirse en un evento anual.

Una sequía prolongada y un calor extremo han hecho de julio el mes más cálido de España desde al menos 1961, y es probable que agosto pase a la historia.

Las cifras oficiales muestran que los embalses españoles estaban en promedio solo un 40% llenos a principios de agosto, muy por debajo del promedio de la década de alrededor del 60%.

Andauernde Hitze: Trockenheit en la región española de ExtremaduraLos embalses se han vaciado durante uno de los veranos más calurosos y secos de los que se tenga registro.Foto: Cordon Press

La ministra de Energía, Teresa Ribera, confirmó a principios de este mes: «Estamos en un año particularmente seco, un año muy difícil, y eso confirma que los escenarios de cambio climático han sido destacados».

En el Embalse de Buendía, al este de Madrid en Guadalajara, han resurgido las ruinas de una ciudad balneario popular durante el reinado de Isabel II a principios del siglo XIX por sus aguas reparadoras, aglomeradas en medio de lodo seco.

Balneario Real Sitio De La IsabelaA medida que bajaban los niveles de agua del Embalse de Buendía, emergía el balneario del Real Sitio de La Isabela.

Durante medio siglo, este elegante balneario a orillas del río Tajo fue una escapada para la burguesía madrileña adinerada, hasta que los viajes a la playa se hicieron más populares. También sufrió un destino deprimente bajo el desenfrenado programa de embalses del régimen de Franco.

Cientos de pueblos en España fueron enviados a un abrevadero y sus habitantes desalojados por la fuerza durante la construcción masiva de una red de embalses por parte de Franco.

Estos proyectos han traído no solo la pérdida de pueblos, aldeas y sitios históricos, sino también tragedias humanas, dando como resultado varias catástrofes que han resultado en muertes masivas, eventos que han sido eclipsados ​​por regímenes totalitarios.

El vandalismo, en nombre del progreso, se produjo a principios de este mes en una presa al norte de Barcelona.

Iglesia de Santa RomaLa iglesia ha emergido lentamente de las profundidades.Foto: Cordon Press

Poco a poco, el campanario de una iglesia románica del siglo IX emerge de la marea baja, y este edificio intacto fue el centro del barrio de Sant Romà de Sau antes de que se inundara en la década de 1960.

Pero el hallazgo fue más impresionante en un embalse de la provincia de Ourense en Galicia.

Aquí se pueden ver ahora íntegramente los restos arqueológicos de un enorme campamento romano. Conocido como Aquis Querquennis, el extenso sitio se utilizó como fortaleza y cuartel para las legiones romanas durante la construcción de la vía Via Nova hasta que fue abandonado alrededor del año 120 d.C.

Este importante puesto militar fue olvidado durante casi dos mil años, hasta que el arqueólogo local Florentino López Cuevillas redescubrió el sitio en la década de 1920 y comenzó las excavaciones.

Pero en 1949, el valle cercano a Os Baños en la provincia de Ourense fue designado como uno de los primeros sitios para el proyecto del embalse, y el área se inundó para formar el embalse de As Conchas.

Por lo tanto, dependiendo del nivel del agua en diferentes épocas del año, generalmente solo se ve una parte del sitio con un área total de 2,5 hectáreas.

Lea también:

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba