Noticias del Mundo

Más allá de Corea del Norte –

Puntos de inflamación | la seguridad | Este de Asia

La situación nuclear en el este de Asia es más diferenciada que las acciones de una sola nación.

Desde el final de la Guerra Fría, los esfuerzos para contener la proliferación de armas nucleares se han centrado en los estados del Medio Oriente. El trabajo en esta región ha tenido un gran éxito, incluso frente a las recientes dificultades con la participación de Estados Unidos en el Plan de Acción Integral Conjunto (JCPOA). Si bien estas victorias diplomáticas son ciertamente importantes, los defensores de la no proliferación no deberían estar celebrando todavía. En cambio, la mirada de la comunidad internacional debe volverse hacia el este de Asia para garantizar que no proliferen las armas nucleares.

Es fácil mirar a Corea del Norte y ver analogías obvias con dictaduras armadas con armas de destrucción masiva en otras partes del mundo. Pero la situación nuclear en el este de Asia es más diferenciada que las acciones de una sola nación. De hecho, gran parte del trabajo debe realizarse con estados democráticos, en particular Corea del Sur y Japón, que están sintiendo la presión sostenida de los rivales regionales.

Corea del Sur, por ejemplo, ha tomado medidas para expandir su oferta de tecnología de armas, con pruebas recientes de misiles balísticos lanzados por submarinos que muestran un compromiso con la autodefensa. Si bien no hay evidencia de que esto conduzca directamente al desarrollo nuclear, una mayor presión de Corea del Norte (junto con una creciente renuencia a depender de la ayuda militar estadounidense) podría hacer que las armas nucleares parezcan la mejor opción.

Hay muchos obstáculos en otras partes de la región. El suministro de plutonio japonés, en particular, sigue siendo motivo de preocupación. Aunque se ha visto sometido a una presión diplomática significativa de Estados Unidos y otros países en los últimos años, la facilidad con la que el material podría utilizarse con fines ofensivos debería preocupar a los interesados ​​en la no proliferación. El Japón debe estar convencido de que los procesos de generación de energía nuclear no deben mezclarse con los que podrían utilizarse para guerras. Estados Unidos, en particular, puede poner fin a su cooperación con Japón en la generación de energía nuclear en cualquier momento. Este paso no debe ser inmediato o incluso a corto plazo; sin embargo, después de años de promesas vacías por parte del gobierno japonés, una mayor cooperación debe basarse en una reducción demostrable de los inventarios.

Pero aparte del hecho de que Estados Unidos y otros miembros interesados ​​de la comunidad internacional no solo están trabajando para abordar estas inminentes amenazas al desarrollo nuclear, deben abordar las razones por las que estas naciones ven la necesidad de tomar medidas para perturbar el mundo global. -regímenes de proliferación.

¿Te gusta este articulo? Haga clic aquí para suscribirse al acceso completo. Solo $ 5 al mes.

Artículo Recomendado:  La UE respalda el "sueño europeo" de Ucrania mientras Rusia recorta el suministro de gas

Si bien hay varios factores, uno se destaca. En pocas palabras, las armas nucleares crean armas nucleares. Si bien el arsenal de China sigue siendo una amenaza para la seguridad de otros en la región, la abrumadora fuerza convencional del país está amortiguando los crecientes efectos de las armas nucleares. En cambio, la armada nuclear de Corea del Norte juega un papel importante tanto en términos reales como en la psique de sus vecinos del este de Asia. Las encuestas en Corea del Sur, por ejemplo, han mostrado desde hace mucho tiempo que la mayoría o la mayoría de la población está a favor del desarrollo nuclear. Con este apoyo, es solo cuestión de tiempo antes de que un partido político se ocupe del tema nuclear para llegar al poder y cumplir sus promesas. Por su parte, Japón es cada vez más el objetivo de los sobrevuelos de misiles de Corea del Norte, lo que podría conducir a una razón popular similar para la defensa nuclear.

Como muestra la propia Corea del Norte, el desarme posterior es casi imposible, incluso con una presión considerable de la comunidad internacional. Así que ahora se debe trabajar para tranquilizar a Corea del Sur, Japón y otros en la región. En consecuencia, la cooperación con Corea del Norte debería ser una prioridad, si no para pedir el desarme, al menos para tratar de poner fin a las pruebas de forma permanente.

Cualquier avance en esta área sería una victoria extraordinaria. Si bien la liberación de la tensión de las pruebas puede no parecer mucho en comparación con el objetivo final de la desnuclearización en la península de Corea, sin duda sería un golpe para su propagación. Y si estos esfuerzos no tienen éxito, se debe presionar a Corea del Sur y Japón para evitar el desarrollo nuclear. El fracaso podría significar un peligro no visto desde la Guerra Fría.

.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba