Noticias del Mundo

La generación traumatizada de Camboya…

El futuro de los países que salen de un conflicto depende de cómo los gobiernos y sus pueblos confrontan, reconcilian y superan el pasado. Los supervivientes son partes interesadas clave en este proceso, no sólo porque son maestros y narradores del pasado, sino también porque son un barómetro del desarrollo nacional y la realización de un futuro mejor.

A finales de los años 1960 y principios de los 1970, Camboya se vio sumergida en la guerra de Vietnam, y entre 1970 y 1975 quedó desgarrada por el conflicto interno, la interferencia extranjera y, en última instancia, la destrucción de la sociedad. En abril de 1975, las fuerzas de los Jemeres Rojos ocuparon todo el país y, durante los siguientes cuatro años, el pueblo camboyano sufrió horrores indescriptibles, incluidos genocidio, crímenes contra la humanidad y violaciones inimaginables de los derechos humanos. Después de la caída del régimen, el pueblo camboyano siguió azotado por conflictos internos, exacerbados por un aislamiento internacional que exacerbó incluso la inestabilidad, el hambre y las condiciones humanas más espantosas. En total, los camboyanos han soportado casi cuatro décadas de guerra, genocidio e inhumanidad.

Se cree que unos 7 millones de camboyanos sobrevivieron a la guerra de Vietnam y unos 2 millones murieron durante el régimen genocida de los Jemeres Rojos. Esto significa que aproximadamente 5 millones de camboyanos sobrevivieron a ambos desastres.

Está bien documentado que la prevalencia de los trastornos de salud mental relacionados con el trauma es mayor en las sociedades que salen de un conflicto. Aunque la investigación en esta área sigue siendo un desafío, las encuestas realizadas entre sobrevivientes camboyanos indican que muchos tipos de trastornos de salud mental y afecciones de salud relacionadas con el trauma persisten hasta el día de hoy. Durante más de dos décadas, el Centro de Documentación de Camboya (DC-Cam) ha estado trabajando con sobrevivientes del régimen de los Jemeres Rojos para comprender mejor sus necesidades, intereses y perspectivas. Con este fin, DC-Cam llevó a cabo su propia investigación limitada.

Hasta agosto de 2022, DC-Cam ha recopilado información sobre más de 31.000 sobrevivientes de los Jemeres Rojos y ha compilado la investigación y el análisis de este trabajo en un folleto titulado «Información sobre atención médica para los sobrevivientes de los Jemeres Rojos». Los hallazgos de DC-Cam muestran que entre las condiciones de salud física y mental reportadas por los sobrevivientes, la hipertensión, las enfermedades gastrointestinales, la malaria, las enfermedades mentales y las enfermedades cardíacas fueron, en orden, las principales preocupaciones de salud y condiciones debilitantes entre los sobrevivientes. Además, el 87% de los supervivientes encuestados dijeron que todavía tienen recuerdos inquietantes del período de los Jemeres Rojos, y el 25% dijo que todavía sufren pesadillas de esa época, a pesar de que estas experiencias ocurrieron hace más de 40 años.

Si hay una lección que aprender de las luchas de los sobrevivientes camboyanos con su salud física y mental, es que el trauma de este período continúa manifestándose incluso décadas después, no sólo en la salud de los sobrevivientes, sino también en la de aquellos que nacen después del nacimiento. durante muchas generaciones. Después llegó la paz a Camboya. El trauma puede afectar las relaciones familiares y sociales, afectando a hijos y nietos, así como a redes familiares y comunitarias más amplias. Los comportamientos patológicos como la violencia doméstica y el abuso de sustancias están asociados con trastornos de salud mental relacionados con el trauma. Además, la angustia mental y los sentimientos de trauma y pérdida o vergüenza, culpa o ira pueden afectar incluso a las instituciones, incluidas aquellas aparentemente alejadas de las familias de los supervivientes y de las aldeas locales.

No hay duda de que las consecuencias de los conflictos violentos, las atrocidades y la crueldad no pueden restringirse por completo a ninguna categoría de bienestar individual o colectivo. Las sociedades que salen de un conflicto se ven afectadas por las repercusiones de estos períodos de violencia que afectan a todas las instituciones sociales y gubernamentales.

Incluso hoy, Camboya sigue luchando contra el flagelo de las minas terrestres y las municiones sin detonar de su pasado. Según la Agencia Camboyana de Acción contra las Minas y Asistencia a las Víctimas, casi 65.000 personas resultaron heridas o murieron a causa de minas terrestres o explosivos entre enero de 1979 y julio de 2021. Esta cifra incluye casi 20.000 muertes. Aunque el número de víctimas por minas terrestres y explosivos ha disminuido a lo largo de los años, en 2020, estos explosivos enterrados causaron 65 víctimas.

Además de los ejemplos más obvios del impacto de la historia violenta de Camboya en los individuos y las comunidades, hay consecuencias más sutiles que impregnan el desarrollo sociopolítico y la identidad nacional de Camboya. Por ejemplo, DC-Cam observó ejemplos sorprendentes de cómo el trauma del genocidio camboyano afectó la identidad, las relaciones personales y colectivas, la crianza de los hijos, los trabajos, las escuelas e incluso los sistemas de creencias. Pero estas observaciones son sólo a nivel superficial.

En un nivel más profundo, hay muchas narrativas sobre cómo el trauma de esta era afecta conceptos más amplios de sociedad, moralidad y gobernanza. Cómo ven los jóvenes los servicios públicos; si los sobrevivientes confían en los servicios de salud públicos o privados; cómo los servicios de salud públicos y privados se relacionan con los pacientes; y cómo se interpretan, hacen cumplir y siguen las leyes y costumbres: preguntas como éstas pueden revelar prejuicios profundamente arraigados e inconscientes que están moldeados, si no arraigados, en experiencias individuales y colectivas de sobrevivientes que han impactado a generaciones.

Además, incluso el clima sociopolítico y la cultura de gobernanza de Camboya siguen estando moldeados por las experiencias de esta época. ¿Cuáles son las responsabilidades del pueblo hacia el gobierno? ¿Cómo deberían ver los funcionarios del gobierno sus responsabilidades para con el pueblo? Estas preguntas y más no sólo están determinadas por las experiencias de esta era; De hecho, los últimos 40 años de historia de Camboya han influido enormemente en cómo el pueblo camboyano imagina su futuro individual, colectivo y nacional.

Aún así, DC-Cam se siente alentado por la estrategia del Pentágono del nuevo gobierno camboyano. DC-Cam cree que esta estrategia no solo aborda las necesidades críticas mencionadas anteriormente, sino que también es consistente con la inversión y la defensa de DC-Cam en favor del pueblo camboyano. El pueblo camboyano es la variable dominante en la estrategia y trabaja duro para lograr un futuro mejor para la nación camboyana. El pueblo de Camboya tenía que estar en la cima de la estrategia del Pentágono, y así lo hizo, y esta decisión fue importante para garantizar que el pueblo no se quedara atrás en los planes de modernización de Camboya.

Si Camboya quiere convertirse en un país desarrollado, debe modernizar sus instituciones, pero la modernización no puede convertirse en un juego de suma cero en el que el pueblo camboyano se convierta en víctima en el altar del crecimiento tecnológico, económico o industrial. De hecho, el futuro de Camboya depende de que se dé prioridad a los más pobres y marginados.

Aunque la historia de Camboya abarca siglos, Camboya se define por su pasado del siglo XX. No hay mejor manera para que un país se deshaga de su pasado y redefina su futuro que cuidar de las personas que viven en él.

Los sobrevivientes de la violenta historia de Camboya son la generación más grande de Camboya. La forma en que cuidemos a esta generación del siglo XX demostrará el compromiso de Camboya con su visión del siglo XXI.

Artículo Recomendado:  La compañía de Vermont tiene niños de la escuela que llaman quitanieves: Plowy McPlowFace

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba