Noticias del Mundo

Emmanuel Macron se pierde en el clima

Política – 2021 es un año especial para el clima. Al igual que los siete años anteriores, este año es uno de los más cálidos a nivel mundial. También pasará a la historia como un año en el que el gobierno francés fue doblemente condenado por la inacción climática.

La situación sin precedentes de este quinquenio, con la aceleración de la crisis climática por un lado y la crisis sanitaria sin precedentes por otro, podría haber sido una doble oportunidad para repensar la vida social y el futuro. Francia Desafortunadamente, Emmanuel Macron se perdió esta realidad.

¿Cómo ignoró Emmanuel Macron un tema tan central durante su mandato de cinco años cuando el cambio climático es la principal preocupación de los franceses y representa la mayor amenaza para los ciudadanos?

pintura verde y sombrero tonto

A lo largo de su mandato, el presidente de la república lo ha tomado de vez en cuando sobre la crisis climática. Por un lado, ha hecho varias declaraciones ambiciosas a nivel internacional, incluida su famosa «Make Our Planet Great Again» e incluso presumió un título algo usurpado de «Campeón de la Tierra» en 2018. En Francia, lanzó la inédita iniciativa de democracia y el Pacto Ciudadano por el Clima y se comprometió a aceptar propuestas «sin filtrar» de un sorteo de 150 ciudadanos.

Por desgracia, hay mucho menos rosa en realidad, o verde en este caso.

Primero, Francia ha sido condenada dos veces por los tribunales por inacción climática y por no cumplir con sus compromisos en los juicios de Grande-Synthe y Century, una novedad en nuestro país. En lugar de adoptar políticas audaces para lograr cambios importantes en áreas clave (transporte, renovación de edificios, agricultura), Emmanuel Macron prefiere medidas, que por supuesto son necesarias pero tienen simbolismo, como renunciar a Notre Dame o Europacity. En cuanto a las propuestas de la Asamblea Ciudadana, han sido diluidas, desintegradas e incluso simplemente abandonadas, a pesar de la determinación inquebrantable de la sociedad civil de promulgar una gran ley climática.

Emmanuel Macron ha actuado como donante del curso climático en el escenario internacional, trasladando la responsabilidad a otras economías importantes. Como si Francia fuera el mejor alumno de la clase.

El establecimiento de la Alta Comisión del Clima es un verdadero paso adelante en este mandato de cinco años. Durante casi tres años, se ha sentido repetidamente conmovido por la falta de ambición en las políticas implementadas por el gobierno. Desafortunadamente, estas recomendaciones rara vez se implementan, lo que ilustra las limitaciones que enfrenta la agencia.

Justicia social: la gran olvidada

Pero el mayor fracaso de este mandato de cinco años seguirá siendo la negativa de Emmanuel Macron a escuchar la necesidad de combinar la transformación ecológica y la justicia social. El movimiento de los chalecos amarillos, sin embargo, le ofrece una excelente oportunidad para abordar las preocupaciones de los más inestables que no se oponen a la transición ecológica sino que reclaman un reparto justo y equitativo de los esfuerzos para combatir el cambio climático.

De 1990 a 2015, el 10 % más rico de la población mundial representó el 52 % de las emisiones acumuladas de dióxido de carbono, mientras que el 1 % más rico emitió el doble que la mitad más pobre de la población mundial. Esta realidad también se refleja en Francia, donde la desigualdad se ha disparado durante la pandemia. La justicia climática no puede separarse de la justicia social.

Las imágenes muestran el desprecio del gobierno por los representantes ciudadanos. Así como su incomprensión de los problemas sociales y ambientales, y el alcance del cambio social implementado para enfrentar la crisis climática.

Los intereses privados, ante el medio ambiente

Mientras que las grandes empresas francesas nos encaminan a un calentamiento de 3,5 °C, lejos del objetivo de 1,5 °C del Acuerdo de París, Emmanuel Macron rechaza cualquier restricción dirigida al sector privado. Todo el quinquenio se caracteriza por una creencia absoluta en la autorregulación y el voluntarismo de los actores privados, al tiempo que se atribuye la responsabilidad final a las acciones individuales. Como si los ciudadanos no vivieran en un país, el sistema a veces los encierra en opciones contaminantes.

La crisis sanitaria podría ser un punto de inflexión que permita repensar el sistema actual. No sucedió.

El plan de restauración aborda la protección de los intereses privados sin tener en cuenta las preocupaciones ambientales. La crisis sanitaria podría ser un punto de inflexión que permita repensar el sistema actual. No sucedió. La asistencia pública a las grandes corporaciones —el apoyo a los empleados es bienvenido— no va acompañada de ninguna contrapartida ambiental.

En el otro extremo de la cadena, donde el futuro de los trabajadores depende de la descarbonización de sectores enteros de la economía, se están quedando atrás. ¿Cómo explicar a estos millones de franceses el cambio necesario e inevitable en su profesión, que afectará su vida cotidiana y no es una prioridad para el gobierno? Retrasar la transición significa hacer que los empleados paguen.

Emmanuel Macron ha logrado su objetivo de recaudar 5.000 millones de euros al año para 2020 para ayudar a los países más pobres a luchar contra el cambio climático. Pero rechazó un aumento ambicioso en el crédito francés para 2025, incluso cuando el país más rico colectivamente no cumplió la promesa que hizo hace 13 años de alcanzar los 100.000 millones de dólares al año para 2020.

Si bien saludó el fin de la extracción y producción de hidrocarburos en nuestra tierra, Francia prevé seguir financiando proyectos de gas en el extranjero hasta 2035, siempre que estén equipados con tecnología de captura y almacenamiento de dióxido de carbono. La fecha no coincide con los objetivos del Acuerdo de París y desmiente sus propias declaraciones sobre el tema.

Acciones en los últimos cinco años

Lo peor de todo es que Emmanuel Macron se hace pasar por el escenario internacional como donante de un curso sobre el clima, echando la culpa a otras economías importantes como si Francia fuera el mejor estudiante de la clase.

De 2017 a 2022, el cambio climático se ha convertido en una de las principales preocupaciones de mujeres y hombres en Francia. Al Presidente de la República le faltó el tema durante los cinco años de su mandato.

Como resultado, el estado ha sido condenado por los tribunales por inacción climática y tiene hasta el 31 de diciembre de 2022 para reparar el daño ecológico causado por las emisiones excesivas de gases de efecto invernadero. Por ahora, Emmanuel Macron se opone a callar solo para responder. Ante la emergencia climática y social, el próximo presidente tendrá mucho que hacer para subir el listón.

ver también Huffington Post: El calentamiento global no es nada nuevo, y estas cinco animaciones lo demuestran

Artículo Recomendado:  La policía rusa arresta a periodistas que protestan contra la represión de los "agentes extranjeros"

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba