Muy Interesante

La iglesia de Carolina del Norte obligó a los feligreses a trabajar «como esclavos», dicen los exmiembros

«Fue un horror», dijo un ex miembro.

Associated PressLa iglesia Word of Faith Fellowship en Sao Joaquim de Bicas, Brasil.

La iglesia Word of Faith dice en su sitio web que “los verdaderos cristianos son como Cristo”. Pero, ¿trató Cristo a sus seguidores como esclavos?

La pregunta puede parecer absurda, pero también lo es la noción de que una iglesia obligaría a los miembros a realizar trabajos no remunerados y los sometería a abuso físico.

Y, sin embargo, eso es precisamente lo que alegan los ex-miembros de Word of Faith Fellowship.

“Nos mantuvieron como esclavos”, dijo Andre Oliveira a Associated Press.

Cuando Oliveira tenía solo 18 años, se fue de Brasil a la iglesia con sede en Spindale, Carolina del Norte, tal vez anticipando ser voluntario en una comunidad comprometida con la difusión del evangelio; tal vez incluso encontrar una pareja que tuviera valores similares.

En cambio, encontró jornadas laborales de 15 horas, palizas ocasionales y presión para guardar silencio sobre lo que ocurría dentro de los muros de la iglesia evangélica.

Y la historia de Oliveira es solo una de docenas:

Según una investigación en curso de AP, que se basa en entrevistas con más de 40 ex miembros, documentos y grabaciones hechas en secreto, la iglesia ha establecido sucursales internacionales en sitios como Brasil, donde canaliza la mano de obra. Durante estas visitas, los líderes de la congregación dicen locales que pueden «mejorar sus vidas y relaciones», aprender inglés, viajar por los EE. UU. y tal vez incluso asistir a la universidad.

Aquellos que aceptan los términos, que pueden tener que hacer algún «trabajo voluntario» ocasional, luego se dirigen a los EE. UU., donde, como sucedió con Oliveira, el liderazgo de la iglesia puede confiscar su pasaporte y dinero.

A los hombres que llegan a la iglesia a menudo se les obliga a trabajar en la construcción, como arrancar paredes e instalar paneles de yeso en propiedades de un ministro de la iglesia, y las mujeres trabajan como niñeras y en la escuela de la iglesia.

Este trabajo, sin embargo, viola los términos de una visa de turista estadounidense, que tenían muchas de estas llegadas y que prohíbe a los titulares realizar trabajos por los que normalmente recibirían una compensación.

Tres exmiembros de la iglesia intentaron remediar la situación en 2014, cuando le dijeron a la entonces asistente del fiscal federal Jill Rose que los brasileños que llegaban eran obligados a trabajar sin paga.

“¿Y les pegan a los brasileños?” Rose, ahora fiscal federal en Charlotte, preguntó en la grabación secreta.

“Definitivamente”, dijo un excongregante. Los ministros “en su mayoría los traen aquí para que trabajen gratis”, dijo otro.

Rose luego se comprometió a «echarle un nuevo vistazo».

Sin embargo, meses después de que pasó la reunión, los ex feligreses dijeron que Rose nunca respondió a las repetidas solicitudes de contacto. Rose también se negó a comentar a la AP.

La iglesia, que fue fundada en 1979 por Jane Whaley, profesora de matemáticas, y su esposo Sam, vendedor de autos usados, tiene más de 2000 miembros en los EE. UU., Brasil y Ghana.

Y aunque muchos de esos miembros han venido a los EE. UU. con la esperanza de encontrar una comunidad y un propósito, en cambio han encontrado una trampa.

Los ex miembros de la iglesia no ven un final a la vista.

“Cuando eres extranjero y no tienes pasaporte, no puedes ir a ningún lado”, dijo el ex miembro de la congregación Jay Plummer, quien supervisó a algunos de los brasileños. “No puedes ir por la calle y pedir ayuda sin tu pasaporte. Y ellos lo saben.


Para conocer más charlatanes religiosos, echa un vistazo a la historia de ZZyzx, el pueblo más extraño de EE. UU.

Artículo Recomendado:  Obra maestra: El caniche secuestrado

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba