España

Gobierno español estudia más cambios al código penal que podrían beneficiar al líder independentista catalán

Apenas una semana después de proponer la derogación de las leyes contra la sedición, el Gobierno de España estudiará cambios en las leyes sobre malversación de fondos públicos. Las medidas tienen como objetivo aplacar a los partidos independentistas en Cataluña cuyos miembros han sido acusados ​​y, en algunos casos, condenados por ambos delitos después de que la región intentara separarse unilateralmente de España en 2017.

El primer ministro socialista, Pedro Sánchez, explicó en una entrevista con el diario español La Vanguardia durante el fin de semana que los cambios que él y su socio menor de coalición, Unidas Podemos, propusieron a la antigua ley contra la sedición tenían la intención de estar «a la par con el resto de Europa». Agregó que otros partidos son «libres de presentar enmiendas a la ley», lo que sugiere que los cambios en la forma en que se define la apropiación indebida de fondos públicos serían bienvenidos.

El lunes, el ministro de la Presidencia, Félix Bolaños, confirmó que se realizaría un estudio «intensivo» del crimen si algún grupo parlamentario propusiera una enmienda, mientras los cambios de sedición avanzaban en el Congreso.

El Partido Republicano de izquierdas catalán (ERC) es uno de los partidos que quiere ver un cambio, que distinguiría entre el mal uso de los fondos públicos para beneficio personal o por otros motivos.

En teoría, esto significaría penas de prisión más leves para los líderes independentistas catalanes que podrían argumentar que los fondos públicos que malversaron se gastaron en el referéndum ilegítimo de independencia de Cataluña en 2017. No para beneficio personal.

El gobierno central carece de mayoría en el Congreso y depende de partidos más pequeños como el ERC para aprobar la legislación. ERC, que ostenta el poder en la Generalitat de Cataluña, también es minoritario. Ha exigido un cambio en la malversación de fondos públicos a cambio de un acuerdo con el PSOE para que se aprueben los próximos presupuestos autonómicos.

Artículo Recomendado:  Anne Sacoolas comparece en un tribunal británico por la muerte de Harry Dunn

Entre los líderes independientes condenados por el Tribunal Supremo por sedición y malversación de caudales públicos se encontraba el presidente de ERC, Oriol Junqueras. Él y sus colegas cumplieron condena en prisión, pero luego fueron indultados por el gobierno y liberados de prisión como parte de los esfuerzos de Sánchez por encontrar una solución política para el movimiento independentista.

Además de ser encarcelado, a Junqueras también se le prohibió ejercer cargos públicos durante 13 años. Cualquier cambio eventual en los cargos de sedición o malversación de fondos reduciría retroactivamente no solo su sentencia, sino también la cantidad de tiempo que estuvo excluido de la vida política.

Mientras tanto, algunas figuras del movimiento independentista catalán aún no han visto el interior de la corte. El más famoso de ellos es Carles Puigdemont, quien se desempeñó como presidente del Gobierno regional de Cataluña durante el referéndum de 2017 y la posterior declaración unilateral de independencia.

Puigdemont huyó de España cuando el gobierno central tomó el control de Cataluña y desde entonces ha vivido en un exilio autoimpuesto en Bélgica. Si el gobierno hubiera hecho estos cambios a la ley, teóricamente podría haber enfrentado una sentencia más leve que sus colegas si hubieran terminado en juicio.

La propuesta del gobierno para la ley de sedición es eliminarla por completo del código penal español. La ley, que data de la década de 1800, se define como una persona que «actúa abierta y agitadamente, por la fuerza o fuera de los canales legales, para impedir la aplicación de la ley o la conducta de cualquier autoridad, corporación oficial o funcionario público». para desempeñar sus funciones conforme a la ley, o Ejecución de decisiones administrativas o judiciales. Conlleva una pena máxima de 15 años de prisión.

En cambio, el gobierno ha introducido un delito de «perturbación grave del orden público», punible con hasta cinco años de prisión.

Sin embargo, los cambios a las leyes sobre apropiación indebida de fondos pueden no ser tan sencillos. Hay preocupaciones -incluso entre Unidas Podemos y ERC- de que los políticos condenados en casos de corrupción puedan beneficiarse de las enmiendas.

Gabriel Rufián, portavoz de ERC en el parlamento, dijo este martes que la solución debe ser «quirúrgica» y solo se aplicaría a la malversación de fondos «relacionada con la sedición».

Por su parte, Alberto Núñez Feijóo, líder del principal opositor Partido Popular (PP), se comprometió la semana pasada a votar como presidente del Gobierno en las elecciones generales del próximo año para derogar la reforma de la ley de sedición.

«Proponemos mantener el delito de sedición en el código penal e introducir un nuevo delito de referéndum ilegal», dijo el lunes en una conferencia de prensa.

Mientras tanto, el líder del ultraderechista Vox reaccionó a la noticia pidiendo al BJP que presentara una moción de censura al presidente del Gobierno en el parlamento y prometiendo el apoyo de su partido. «Apoyaré cualquier iniciativa que ayude a sacar a Pedro Sánchez de La Moncloa» [prime ministerial palace] Y convocó a elecciones anticipadas”, dijo el lunes en rueda de prensa el líder del tercer bloque más numeroso en el Congreso.

Lee mas:

El Gobierno catalán en crisis tras la retirada del apoyo de los partidos independentistas

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba