Economía

Cómo ver la última tendencia monetaria poco ortodoxa en Turquía

El autor es el presidente del Queen’s College de la Universidad de Cambridge y asesor de Allianz y Gramercy.

Turquía intentó desafiar la lógica económica interna y externa a través de repetidos recortes de tasas de interés, y esta semana eligió un nuevo conjunto de medidas poco ortodoxas para estabilizar su moneda.

Si las autoridades tienen más éxito esta vez se reduce a una simple pregunta: si los hogares y las empresas turcas verán este «disyuntor» como un puente hacia medidas más completas para abordar los posibles impulsores de la inestabilidad económica y financiera o, por el contrario, como un destino que rápidamente demostró ser inherentemente inestable?

Para el lunes por la tarde, es difícil expresar con palabras lo caótico que se ha vuelto el mercado de divisas turco. El tipo de cambio de la lira al dólar estadounidense ha caído a más de 18 liras turcas y se ha depreciado a la mitad en solo dos meses.

La tasa de devaluación se está acelerando, aunque el banco central está interviniendo, también lo hace la naturaleza caótica de las transacciones, lo que agota aún más sus reservas internacionales.

Todo esto también ha llevado a una tasa de inflación superior al 20%, que es solo cuestión de tiempo. Cada vez más personas optan por proteger sus ahorros convirtiendo sus depósitos en liras en dólares estadounidenses y otras monedas fuertes (lo que los economistas llaman «dolarización»).

La razón directa de todo esto es que la tasa de interés de política interna se ha reducido en 5 puntos porcentuales desde septiembre, cuando las condiciones internas y externas exigieron una subida de tipos. La inflación ha aumentado, las monedas están bajo presión y las condiciones de la política monetaria global han comenzado a endurecerse, especialmente en el mundo emergente.

Artículo Recomendado:  Ver fotos del Lexus LX600 Ultra Luxury 2022

Existe una necesidad urgente de un disyuntor, y las autoridades eligieron esta semana un conjunto complejo de medidas, que se pueden describir mejor como un mecanismo de equilibrio de tasas de interés para garantizar que el valor real de los depósitos en liras se mantenga cuando se miden en moneda fuerte.

Además de reducir la motivación para una mayor dolarización, este enfoque parece haber generado tres beneficios secundarios para las autoridades turcas. En primer lugar, evita el impacto de subidas de tipos de interés parciales e implícitas en otras economías. En segundo lugar, dado que la garantía es aplicable a depósitos de 3 a 12 meses, se recomienda ampliar la duración media de dichos depósitos. En tercer lugar, ayuda a aliviar las fuertes y crecientes presiones inflacionarias.

Todo esto es antes del anuncio y, según la mayoría de los indicadores económicos, la moneda se encuentra en la zona de «rebasamiento».

Estas ventajas van acompañadas de considerables riesgos. Este mecanismo coloca a la cuenta fiscal / banco central frente a una enorme carga financiera a menos que se tomen otras medidas para controlar la inflación y limitar la presión renovada sobre la moneda para mantenerla alejada de la dolarización. Si este mecanismo falla, dañará aún más la credibilidad de los tomadores de decisiones, lo que dificultará que el próximo conjunto de medidas se aplique rápidamente, incluso si son completas y adecuadas.

Todavía hay un gran número de depositantes de liras turcas que decidirán el resultado en unas pocas semanas. Si creen en las respuestas políticas y no están demasiado preocupados por posibles daños colaterales, alentarán a otros a comprar su propia moneda y la extranjera. El gobierno puede ayudar en este proceso mostrando de manera creíble que las últimas medidas no son un fin en sí mismas, sino un puente hacia una política más integral.

Esto incluirá una clara subida de tipos de interés por parte del banco central, que todavía es necesaria en este momento, pero ya no es suficiente. Turquía también necesita buscar otro apoyo interno, como endurecer la política fiscal, y quizás apoyo externo, como llegar a un acuerdo sobre el programa del FMI para proporcionar financiamiento y verificación externa.

Todo esto requiere, al mismo tiempo, evitar la comprensible tentación de los controles de capital, que socavarían el modelo de crecimiento abierto históricamente poderoso y aún influyente que aprovecha muchas de las «ventajas competitivas» de Turquía tanto económica como financieramente.

Mediante una serie de nuevas medidas poco ortodoxas, Turquía se ha ganado la estabilidad artificial. A menos que los ciudadanos turcos estén convencidos de que su crisis monetaria realmente ha pasado, es poco probable que esto se traduzca en una estabilidad real.

Esto sucede solo cuando el gobierno cambia rápidamente a un enfoque de política más integral, y sí, más ortodoxo. De no hacerlo, se debilitarán aún más los poderosos atributos económicos del país. Después de todo, existen límites para las constantes violaciones de las leyes económicas y financieras.

Artículo Recomendado:  Inflación y precios relativos

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba