Noticias del Mundo

Bajo el dominio de los talibanes, Afganistán nunca tendrá un gobierno inclusivo:

Un año después de comenzar su segundo período en el control de Afganistán, los talibanes han causado y afianzado sistemáticamente una regresión atroz de las libertades civiles y los derechos humanos, especialmente los derechos de las mujeres. Los talibanes han obstruido todos los esfuerzos por generar un gobierno y un sistema político inclusivos y representativos que garanticen la igualdad de derechos para todos, especialmente para las mujeres. También han seguido apoyando y cooperando con grupos terroristas, especialmente con al-Qaida, como lo demuestra el reciente asesinato del jefe de al-Qaida, Ayman al-Zawahiri, en una casa de seguridad en Kabul.

Todos estos patrones apuntan a un problema más profundo y fundamental. En la práctica, el orden político que prefieren los talibanes, y que se ha estado afianzando desde agosto de 2021, es incapaz de acomodar características cruciales como los derechos humanos universales, la igualdad y la justicia de género, un sistema político inclusivo y representativo y el cumplimiento del derecho internacional. No solo el orden político preferido por los talibanes y estas características son incompatibles entre sí, sino que ambos son contrarios entre sí, y uno defiende lo que el otro está en contra.

Esto pone en duda la sabiduría y el valor de continuar negociando con los talibanes y esperar un progreso significativo cuando no ha habido cambios en las circunstancias que ayudarían a producir o incluso calcular un resultado diferente al que ha ocurrido hasta ahora.

El problema aquí no es simplemente el contraste de visiones del mundo; también se trata de finales. En el caso de Afganistán, cualquier mejora de la situación actual dependerá en gran medida de cómo se organice, valide y regule el poder, y dónde se encuentre su origen, es decir, el diseño del orden político, las arquitecturas institucionales correspondientes y la resiliencia a nivel de ecosistema.

En contexto: estado actual de las cosas y precedentes que se están sentando

¿Disfrutas de este artículo? Haga clic aquí para suscribirse y obtener acceso completo. Solo $5 al mes.

Es bien sabido que la ideología y la perspectiva de los talibanes se han mantenido igual desde la década de 1990. Sin embargo, desde el 15 de agosto de 2021, el grupo ha tenido acceso a un enorme poder, con el que ha impuesto su cosmovisión a todo el pueblo de Afganistán, especialmente a las mujeres y las comunidades minoritarias. Por ejemplo, poco después de tomar el poder, los hombres de facto Las autoridades cerraron el Ministerio de Asuntos de la Mujer y lo reemplazaron por el llamado «Ministerio para la Propagación de la Virtud y la Prevención del Vicio», inspirado en el mismo ministerio de policía «moral». que cometió y ayudó a algunos de los más atroces delitos contra la mujer durante la primera etapa del grupo en el poder (1996-2001). Este ministerio fue introducido por la administración de Burhanuddīn Rabbani en 1992; después de tomar el poder en 1996, los talibanes no solo lo mantuvieron sino que lo empoderaron considerablemente.

Sólo en el último año, el grupo ha impuesto descaradamente al menos 30 restricciones radicales para las mujeres; La gravedad del impacto nocivo del régimen talibán en la vida de las mujeres y el público en general ha sido documentada en detalle por el Naciones Unidas y Amnistía Internacional, entre otros. Castigo colectivo, detención arbitraria, tortura, denegación de acceso a asistencia letrada, suspensión del debido proceso, ejecución extrajudicial sumaria, matrimonio forzado con miembros talibanesy el acaparamiento de tierras (especialmente de minorías étnicas y religiosas) se encuentran entre las varias prácticas violatorias que son una realidad diaria ahora.

Las políticas y acciones de los talibanes no solo violan los derechos, sino que privan por completo al pueblo de Afganistán de su autonomía y acción individual, produciendo así deliberadamente una situación en la que la discriminación es la política y el principio organizativo de la gobernanza. Para ilustrar, al borrar virtualmente a las mujeres y su agencia, los talibanes han convertido aproximadamente el 50 por ciento de la población del país como objetos en lugar de seres humanos. Además, al excluir a las mujeres, han privado de sus derechos a aproximadamente el 50 por ciento del país de la representación y la toma de decisiones en todos los niveles. Junto con la exclusión de las diversas comunidades étnicas y religiosas del país de las estructuras de gobierno y los procesos de toma de decisiones, los talibanes prácticamente han privado de sus derechos gran parte de la población del país.

No ha habido ninguna mejora en ninguno de estos temas a pesar de un año entero de varios países comprometidos con los talibanes. Por el contrario, la situación ha seguido deteriorándose gravemente. Sin embargo, al menos 13 Los líderes talibanes continúan disfrutando de exenciones a las sanciones de viaje a las que están sujetos, lo que les permite viajar de un país a otro y celebrar reuniones con funcionarios de alto nivel de una variedad de países como si fuera un negocio normal. En un raro ejemplo de rendición de cuentas, en junio de 2022, en respuesta a las restricciones impuestas al acceso de las niñas a la educación, la ONU revocó las exenciones de viaje otorgadas a dos miembros talibanes sancionados: Abdul Baqi Basir Awal Shah (Ministro de Educación Superior talibán de facto) y Said Ahmed Shahidkhel (viceministro de Educación talibán de facto). Pero esta es la excepción y no la regla.

Ninguna parte de este estado de cosas proporciona ni siquiera una pizca de incentivo (ya sea una zanahoria o un palo) a los talibanes para cambiar su comportamiento. Por el contrario, premia su comportamiento. Los talibanes ni siquiera se han molestado en cumplir con sus obligaciones contenidas en el Acuerdo entre Estados Unidos y los talibanes de febrero de 2020cuya última prueba es la estancia del jefe de Al Qaeda, Ayman al-Zawahiri, en el centro de Kabul.

Las consecuencias prácticas de las contradicciones normativas

La interpretación de los talibanes de términos como «inclusión» y «derechos de la mujer» es bastante diferente de la de muchos de los habitantes de Afganistán (especialmente las mujeres), así como de la comunidad internacional. Los talibanes no ven la igualdad o la agencia individual ejercitable como elementos constitutivos de estos términos, sus correspondientes experiencias o dimensiones legales. Por lo tanto, cuando reclaman respeto por la inclusión, la representación y los derechos de las mujeres en su retórica, no es del todo una contradicción con sus visiones del mundo. per se, pero sus definiciones de estos términos son considerablemente diferentes de las de otros. El desajuste de las expectativas está en parte arraigado en el problema de la semántica del discurso.

Fundamentalmente, el final del juego de los talibanes es un orden político y social que concentra estructuralmente el poder en sus manos, con el cual pueden imponer sus visiones del mundo a otros sin controles. La discriminación, la exclusión y la violencia son los únicos métodos a través de los cuales esto se logra, ya sea en el Afganistán controlado por los talibanes o en cualquier otro lugar.

Para ilustrar, los talibanes no buscan ni desean participar en el poder o en procesos para ganar poder. No solo buscan poseer todo el poder, sino también ser la fuente del mismo, a través de la cual se deriva y delega la autoridad. Es muy poco (o nada) lo que se puede lograr tratando de negociar con el grupo en estas circunstancias, porque lo que la comunidad internacional espera de ellos (como la igualdad de género y un sistema político representativo e inclusivo) es precisamente lo que logrará. evitar que retengan tal control sobre el poder. Además, incluso si por algún milagro los talibanes aceptan de alguna manera integrar estas características en su sistema político, la naturaleza misma del sistema político hará que el destino de estas características sea perpetuamente vulnerable a la destrucción.

¿Qué significa esto en términos prácticos?

¿Disfrutas de este artículo? Haga clic aquí para suscribirse y obtener acceso completo. Solo $5 al mes.

Los diversos sistemas políticos observados en Afganistán en las últimas décadas se han centrado más en la distribución del poder que en la gobernanza. per se. En el Afganistán de hoy, traducir objetivos como la igualdad de derechos para todos y la gobernanza inclusiva y representativa de una aspiración a una realidad tangible y medible con cualquier vida útil requeriría características estructurales en el orden político del país para llevar a cabo tal transformación.

Por ejemplo, Afganistán necesitaría arreglos de gobernanza y distribución de poder que impidan la concentración de poder y permitan una gobernanza orientada a las personas, donde la fuente del poder recaiga en todos los ciudadanos y exista un marco claro, que responda al contexto, para la rendición de cuentas y cómo el poder y la autoridad se concede y se retira. Además, tendría que presentar controles y equilibrios robustos e institucionalizados. Estas características, los objetivos y el respeto por todos las sensibilidades socioculturales de los individuos no son mutuamente excluyentes.

Tal transformación solo puede lograrse a través de un proceso político inclusivo y de base amplia. Sin embargo, dado que los talibanes no tomaron el poder a través de un mandato popular, ni siquiera lo buscan, y su rechazo a las elecciones, las perspectivas de tal proceso son extremadamente pobres en las circunstancias imperantes.

La otra alternativa implicaría establecer un gobierno de transición de duración limitada, llevar a cabo un proceso consultivo de base amplia para desarrollar una constitución que pueda fomentar características estructurales del sistema político que sean de interés público, seguido de elecciones libres y justas. En un escenario en el que esto suceda, la ONU sería la única entidad con el tipo de legitimidad de base amplia y la tasa de éxito necesaria para apoyar dicho proceso. En última instancia, cualquier marco que surja en el futuro debe ser uno que todos el pueblo de Afganistán delibera y determina en conjunto, no solo la élite del país.

Artículo Recomendado:  Copa del Mundo T20: Jason Roy y Tymal Mills impresionan cuando Inglaterra derrota a Bangladesh | Noticias de cricket

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba