Muy Interesante

Mujeres reales que toman la justicia en sus propias manos

Un escuadrón de mujeres vigilantes en Xaltianguis, México. Fuente de la imagen: Katy Orlinsky

Sería un eufemismo decir que al público estadounidense le encanta la idea de la justicia por mano propia. Del Bruce Wayne con capa de obsidiana a la firma de Frank Underwood Castillo de naipes Con desdén, la cultura pop contemporánea y los paisajes de los medios están inundados con la imagen de un individuo que usa sus propias manos para lograr su visión de la justicia.

Y ese es justo el problema: ficción o no, los protagonistas de las historias populares de justicia por mano propia suelen ser hombres.

Cuando se trata de cine y televisión recientes, sólo La chica con el tatuaje de dragon y matar a bill presentan a mujeres justicieras como sus protagonistas que buscan justicia. Varias otras listas de historias con temas de justicieros mencionan a las mujeres menos del cinco por ciento del tiempo.

Sin embargo, esas cifras no reflejan exactamente la realidad. Para bien o para mal, las mujeres han actuado como vigilantes a lo largo de la historia, y en muchos casos por necesidad.

En todo el mundo, muchos países carecen de leyes adecuadas para proteger a las víctimas de la violencia doméstica y sexual, que afecta de manera desproporcionada a las mujeres. Cuatro de cada cinco víctimas del tráfico sexual son mujeres, una de cada cuatro mujeres experimenta algún tipo de agresión sexual en su vida y el cuarenta por ciento de las mujeres que son asesinadas lo experimentan a manos de sus parejas. Muchas veces estos actos quedan impunes. En algunas circunstancias, las mujeres se castigarán a sí mismas.

Artículo Recomendado:  45 hechos fabulosos sobre Rihanna

En su mayor parte, las historias de mujeres que castigan a otros han sido susurradas, no adaptadas para la pantalla grande como sus contrapartes masculinas. A continuación, exploramos algunas de las mujeres que, dejando de lado las cuestiones morales, han vivido y respirado el vigilantismo:

Diana the Bus Driver Hunter, México

Vigilantes femeninas Alice Leora Briggs

Fuente de la imagen: Alice Leora Briggs

Desde 2013, México ha visto un aumento en los movimientos de base liderados por mujeres, provocados por una batalla de décadas contra femicidios espantosos, una mayor presencia de cárteles de la droga y una aplicación de la ley ineficaz. Muchas de estas bandas de vigilantes dirigidas por mujeres han tenido éxito en la eliminación de los líderes de los cárteles de la droga de sus ciudades y en la creación de fuerzas policiales ciudadanas exclusivamente femeninas. Sin embargo, un justiciero se destaca: Diana, la Bus Driver Hunter.

Enojada por la violencia a la que habían sido sometidas las mujeres en el transporte público durante más de dos décadas, una mujer en Ciudad Juárez, también conocida como la “Ciudad del feminicidio”, decidió tomar medidas.

Hace poco más de dos años, una mujer que se hacía llamar Diana, la Cazadora de Conductores de Autobuses, se puso una peluca rubia y vengó a las 800 niñas y mujeres que habían muerto o desaparecido a manos de los conductores de autobuses de la ciudad. Diana mató a dos conductores de autobús y, justo después de hacerlo, envió por correo electrónico su razonamiento sobre los asesinatos a una fuente de noticias local, declarando:

Mujeres Vigilantes Diana La Cazadora

Fuente de la imagen: Esta vida americana

Oscar Maynez, un criminólogo que trabajó en muchos de estos casos, explicó que no se podía confiar en las autoridades locales para manejarlos, afirmando que la policía no ha hecho nada para detener los asesinatos diarios que ocurren en Juárez, cuyos homicidios de mujeres duplican la tasa de los resto del país. Dijo Maynez, “Primero [the police] negaron el problema… luego le restaron importancia y, finalmente, culparon al estilo de vida de las víctimas y a sus familias”.

En 2013, el reportero yuri herreraquien publicó la historia de Diana en Esta vida americana, intentó hablar con mujeres usuarias del transporte público en Juárez sobre el vigilante armado. Si bien muchos dudaron en hablar con él, insistiendo en que no sabían nada sobre el incidente, una joven madre comentó: «Qué bueno que alguien esté haciendo lo que muchos de nosotros deberíamos haber hecho».

Se desconoce la identidad del asesino del conductor del autobús, pero su apodo fue bien elegido. Según la mitología romana, Diana la Cazadora es la diosa de las mujeres y el parto, conocida por representar las emociones humanas básicas de ira y venganza.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba