Noticias del Mundo

Rusia está logrando un punto de apoyo en el Indo-Pacífico a través de Myanmar –

A principios de este mes, el líder de la junta militar gobernante de Myanmar, el general en jefe Min Aung Hlaing, viajó a Rusia para ampliar la cooperación energética y de defensa de su régimen con Moscú. Definitivamente, la relación está desequilibrada y Moscú aún no ha estado dispuesto a aceptar públicamente el régimen de Min Aung Hlaing. Durante su visita la semana pasada, al general no se le concedió una reunión con el presidente de Rusia, Vladimir Putin, y Rusia minimizó la visita como «privada».

Sin embargo, desde el golpe de estado de febrero pasado, Rusia ha estado usando su poderío militar para expandir su influencia en Myanmar patrocinando las operaciones de la junta. Moscú tiene suministrado drones, aviones de combate y vehículos blindados al régimen militar, según un experto de las Naciones Unidas. Rusia también ha frustrado declaraciones en el Consejo de Seguridad de la ONU dirigidas a la crisis humanitaria de Myanmar. Los dos gobiernos ahora están unidos por su lucha contra las sanciones occidentales y se encuentran con un terreno común en expansión.

El apoyo de Rusia es vital para la junta de Myanmar, que está librando una guerra de desgaste contra varios rebeldes en el complejo panorama étnico del país. Hasta ahora ha matado más de 2.000 civiles, según funcionarios de la ONU. Sin embargo, frente a la guerra de guerrillas desde múltiples frentes, el ejército ha luchado establecer su control fuera de los centros provinciales.

Un flujo constante de armas desde Moscú es clave para los planes de la junta, y algunos expertos creen que ha materias primas transferidas a Rusia a cambio, para eludir las sanciones. En su última visita, Min Aung Hlaing incluso buscó apoyo en el establecimiento de la energía nuclear para reactivar su economía devastada por la guerra.

Para Rusia, la ubicación geográfica de Myanmar es una ventaja estratégica. Ubicado entre India y China, con una costa frente a la Bahía de Bengala, Myanmar tiene acceso tanto al Océano Índico como a las rutas comerciales marítimas que conducen al Mar de China Meridional.

¿Disfrutas de este artículo? Haga clic aquí para suscribirse y obtener acceso completo. Solo $5 al mes.

El relativo aislamiento de la junta de Myanmar después del golpe también la convierte en un blanco fácil para Moscú. Desde el golpe, el gobierno militar ha dependido en gran medida de China. Bajo el gobierno elegido democráticamente encabezado por Aung San Suu Kyi, Myanmar había reducido el alcance de varios proyectos chinos bajo la Iniciativa Belt and Road (BRI). Después del golpe militar, la junta revivido y acelerado varios de esos proyectos.

Sin embargo, el ejército sigue desconfiando de poner todos sus huevos en la canasta de Beijing. A diferencia de Rusia, que ha mantenido lazos militares sólo con la junta, China ha armado y comprometido con las milicias rebeldes también. Para la junta, una diversificación de los lazos acercándose a Moscú es una buena perspectiva, y Rusia ha comenzado respondiendo favorablemente.

Mientras tanto, los combatientes de la oposición se han sentido decepcionados por la falta de apoyo internacional a su causa, a pesar de las sanciones y la retórica elevada de Occidente. Las Fuerzas de Defensa del Pueblo de la oposición y otras milicias rebeldes recientemente lograron reclutar a unos 100.000 combatientes. Sin embargo, solo alrededor del 40 por ciento de ellos se dice que tienen incluso armas pequeñas. En ausencia de mucho apoyo de Occidente, los grupos de resistencia se han visto obligados a confiar en las donaciones públicas.

La buena voluntad de Estados Unidos entre las fuerzas rebeldes de Myanmar se ve agravada por su actitud contrastante hacia Ucrania. Desde el comienzo de la invasión de Rusia en febrero, EE.UU. ha invertido más de $ 7.3 mil millones en asistencia militar, incluidos, más recientemente, misiles de largo alcance y artillería que están ayudando aniquilar objetivos rusos en el sur de Ucrania.

En comparación, muchos analistas creen que una fracción de ese apoyo será suficiente para acabar con la junta en Myanmar. «Un suministro de 50 a 100 misiles tipo Stinger y unos pocos miles de rifles automáticos M4 de grado militar serían suficientes para derrocar a la junta militar». escribió un analista, Michael Martin, del Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales. Sin embargo, hasta ahora, Estados Unidos se ha mostrado reacio a entrar en la refriega.

La ausencia de Washington ha dejado a Rusia con el espacio estratégico para consolidar sus propios aliados y apoderados. Inmediatamente después de la invasión de Ucrania, la junta militar de Myanmar se encontraba entre los partidarios más vocales de Putin. “Rusia ha trabajado para consolidar su soberanía”, un portavoz del régimen había dicho en el momento. “Creo que esto es lo correcto”.

Si la junta es capaz de prevalecer en Myanmar con el apoyo de Rusia, fortalecería la posición de Putin en una región en la que ya goza de cierta buena voluntad. En el resto del Indo-Pacífico, países como India e Indonesia han mantenido estrechos vínculos con Moscú, a pesar de las sanciones occidentales.

Si la administración Biden se toma en serio el logro de sus objetivos en el Indo-Pacífico, tendría que contrarrestar la expansión sigilosa del poder de Rusia en Myanmar con más determinación. Un buen punto de partida sería comprometerse de manera más proactiva con la oposición y ayudar a satisfacer sus necesidades.

Artículo Recomendado:  En aguas de Jaffna, India pierde oferta china, pero resurge un viejo problema de red

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba