Muy Interesante

Una nueva supercomputadora tarda 24 horas en realizar operaciones que requirieron 25 años | Ciencia y Tecnología

La investigación actual depende en gran medida de la capacidad de llevar a cabo procesos y simulaciones computacionalmente intensivos que han estado fuera de los límites de las computadoras normales durante algún tiempo. La ciencia requiere supercomputadoras que son, de hecho, potentes infraestructuras informáticas en una red de cientos de núcleos trabajando al mismo tiempo y realizando operaciones simultáneas a una velocidad de vértigo. La Universidad de Granada (UGR), en la región de Andalucía, sur de España, lanzó este martes un nuevo supercomputadora llamada Albaicínque tiene 822 teraflops masivos de poder de procesamiento – un teraflop equivale a un billón de cálculos por segundo. Según la rectora de la universidad, Pilar Aranda, este superordenador estará a disposición de los más de 125 grupos de investigación y 500 científicos de la UGR y otras universidades públicas de Andalucía.

El nuevo superordenador, que ha requerido una inversión de más de 1,2 millones de euros (1,36 millones de dólares), va a permitir a la comunidad científica no solo reducir significativamente los tiempos de espera en la investigación, sino también ampliar campos de investigación hasta ahora desconectados -Límites a la UGR ya que requerían un tratamiento masivo de datos. “Llegaremos a sectores que antes nos hubieran sido imposibles”, dijo Aranda este martes. “Y no solo la UGR, sino otras universidades andaluzas también, como queremos ser un ejemplo de colaboración universitaria.”

Albaicínsin embargo, no es el primer superordenador que sale de la UGR, según Begoña del Pino Prieto, profesora de arquitectura y tecnología informática, la universidad hizo su primera incursión en la supercomputación hace 30 años.

Artículo Recomendado:  La extraña forma circular debajo del océano en las imágenes de Google Earth probablemente no sea extraterrestre

Por supuesto Albaicín es en realidad el tercer superordenador de la UGR, pero la tecnología ha avanzado mucho desde los primeros proyectos de la universidad, lo que ha supuesto un aumento significativo de poder de procesamiento. Albaicín es 200 veces más rápido que el primer superordenador de la UGR, lanzado en 2007, y 20 veces más rápido que el segundo, lanzado en 2013.

“Los 9.520 núcleos son capaces de reducir en solo 24 horas procesos científicos de alta complejidad que podrían haber tardado 25 años en completarse”, explica Jesús Rodríguez Puga, jefe informático de Investigación de Sistemas y Supercomputación de la UGR, en referencia a Albaicín poder de procesamiento.

El superordenador ‘Albaicín’ mostrando la potencia de cálculo de sus antecesores. Fermín Rodríguez

Blanca Biel, investigadora de física atómica molecular y nuclear de la UGR, dijo que su trabajo en nanotecnología se beneficiará enormemente de la nueva supercomputadora, explicó: “[Nanotechnology]que se basa en gran parte en simulaciones de materiales a escala atómica, requiere cálculos muy complejos que solo pueden hacerse en potentes máquinas que hasta ahora tardaban tres o cuatro semanas en realizarse, y que, con Albaicínpodrá completarse en menos de un día más o menos”.

En su intervención el martes, Begoña del Pino describió la supercomputación como “un elemento decisivo para impulsar la investigación, la innovación, el alto nivel [knowledge] transferencia y formación especializada, que son focos estratégicos para la UGR”.

Enrique Herrera, vicerrector de Investigación y Transferencia, quien es un investigador muy citado en informática, dijo que “no hay investigación de alto nivel sin infraestructura de investigación que aumente la potencia de cómputo y la resolución de procesos y simulaciones complejas”.

Artículo Recomendado:  Cómo George Washington Bush fue pionero en el noroeste del Pacífico

Herrera cree que este nuevo superordenador permitirá a la UGR asumir objetivos estratégicos como convertir Granada y la universidad en la sede de la Agencia Nacional de Regulación de España en Inteligencia artificial. Con Albaicínla universidad no solo espera ayudar a los grupos de investigación nacionales, sino también “brindar soluciones informáticas a problemas específicos de la sociedad”, dijo Herrera y agregó que la universidad también, con el tiempo, quiere extender sus servicios de supercomputación a empresas e instituciones públicas. que requiere este nivel de potencia informática.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba