España

Sexta ola: Los trazadores de coronavirus en España están en un punto de inflexión: «Todos los días, tenemos 12.000 contactos a los que llamar» | | Sociedad

Esta Aumentan los casos de coronavirus en España Una vez más, el sistema de rastreo de contactos del país se ha llevado a un punto crítico. Los rastreadores están abrumados y la línea de ayuda está luchando para hacer frente a la gran cantidad de llamadas. “Cuando termine el turno, todavía tenemos 12.000 llamadas para estar en contacto cercano”, dijo un rastreador de contactos catalán que pidió no ser identificado.

Esto significa que se debe reservar a 12,000 personas para una prueba de diagnóstico y se les debe decir que deben Permanecer aislado Y evite el contacto con grupos de alto riesgo. Sin embargo, debido a la falta de tiempo o recursos, no se realizó la llamada. Al mismo tiempo, el virus continúa propagándose.

En la región noroeste de Cataluña, el sistema de atención primaria de salud está desbordado y los gobiernos locales se ven obligados a tomar medidas adicionales. A partir del jueves, todos los contactos cercanos en el área, independientemente de si han sido completamente vacunados, deben estar en cuarentena durante 10 días.No serán probados a menos que Síntomas del coronavirus.

«Cuando el número de casos aumenta tanto, hay que hacer ajustes y asegurarse de que el sistema pueda hacer lo más importante: el seguimiento es llegar a los grupos vulnerables del sistema, como hogares de ancianos, mujeres embarazadas … Esta es la foco de seguimiento «, dijo el lunes Catalo Carme Cabeza, ministra de Salud Pública de Nigeria. El distrito también anunció planes para imponer un toque de queda de 12 am a 6 am, restringir las reuniones sociales y restringir la industria hotelera. Hacer una oferta para frenar la propagación.

Artículo Recomendado:  España se suma al plan de la UE para enviar tanques Leopard a Ucrania

En tan solo un mes, la incidencia del coronavirus en España se ha triplicado. El lunes, hubo 609 casos por cada 100.000 habitantes, un aumento de 400.000 con respecto a la cantidad de infecciones registradas hace cuatro semanas. Según datos del Instituto de Salud Carlos III en España, cada caso positivo identificó una media de dos contactos cercanos, lo que significa que se debe monitorizar una media de 800.000 contactos cercanos.

Sin embargo, los rastreadores que trabajaban en los centros de atención primaria de salud, las oficinas de salud pública y los centros de llamadas especiales establecidos durante la pandemia no pudieron mantenerse al día con la carga de trabajo.

“Todos los días tenemos 12.000 contactos que quieren llamar. No saben qué hacer. Están esperando que les digamos cuál es el acuerdo”, dijo el rastreador catalán.

Según la Generalitat de Catalunya, hay 1.045 seguidores en el sector sanitario -este número se elevará a 1.400- y 1.136 en los centros de atención primaria, y estos profesionales pueden hacerlo en menos de 24 años. siete de cada diez contactos cercanos.

En la región de Aragón, la localización la realiza el centro de atención primaria, hay 18 enfermeras y 19 asistentes sociales, así como 20 rastreadores militares, que se encargan de vigilar los contactos cercanos. Actualmente, la región está monitoreando a más de 12.000 personas, casi tres veces el número de hace tres semanas, pero todavía muy por debajo del pico de 24.300 registrado hace un año.

Haga cola para las pruebas de PCR fuera del centro médico cerca de Madrid en Marasania. Foto: RSS | video: coche eléctrico

Las autoridades de la Comunidad Foral de Navarra también admitieron que la situación estaba «tensa» por el aumento de casos. A pesar de que hay 140 rastreadores de contactos adicionales en el área. Según un portavoz del gobierno de Navarra, la región también está considerando herramientas digitales que permitan autoinforme de contactos cercanos.

En las Islas Baleares, el número de llamadas relacionadas con Covid pasó de 1.300 antes de la sexta ola a 2.000, y las autoridades locales también cambiaron el acuerdo de cuarentena. Ahora, a los niños en contacto cercano se les hace una prueba de antígeno en lugar de PCR.

El principal problema es que el número de casos pequeños es tan alto que el sistema no puede hacer frente al nivel de atención, seguimiento y burocracia.

Mario Fontán, portavoz de la Asociación Española de Epidemiología

Los teléfonos de Canarias también suenan sin parar, las islas recibieron 25.835 llamadas relacionadas con Covid en los primeros 15 días de diciembre. Esto es más que todas las llamadas recibidas durante noviembre. En el País Vasco, que cuenta con 850 rastreadores de contactos, los gobiernos locales también cambiarán sus protocolos de rastreo. Según este cambio, a las personas que den positivo en la prueba se les pedirá que proporcionen una lista de contactos cercanos. Estas personas recibirán un mensaje de texto y concertarán una cita para la prueba, sin necesidad de esperar una llamada de la red de seguimiento.

El colapso de la red de rastreo de contactos también es acertado Centro de atención primariaEn los últimos días, la gente ha visto un gran número de personas esperando para hacerse la prueba fuera del centro médico, y el aumento de la demanda ha dificultado las citas.

Una residente de Moralzarzal en el área de Madrid fue fichada para hacerse la prueba después de que su hijo dio positivo. Ella dijo que cuando fue al centro de atención primaria de salud, “50 personas frente a mí y en la calle estaban esperando la prueba”. Otro Madrid dijo el residente. Aunque era un contacto cercano, ni siquiera podía hacer una cita para la prueba. «Me pidieron un tiempo de espera y luego colgaron mi llamada. Hice 15 llamadas», dijo.

José Polo, presidente de la Asociación Española de Médicos de Atención Primaria, dijo que el centro médico estaba simplemente abrumado. «La gente piensa que no contestamos el teléfono, pero fue porque estábamos hablando o viendo a un médico en otra línea», dijo.

En respuesta a la alta demanda de pruebas, Lorenzo Amenteros, médico de un centro médico de Lugo y presidente de la Asociación Española de Médicos de Familia, sugirió establecer «ubicaciones específicas para las pruebas fuera del centro médico».

Mario Fontán, portavoz de la Asociación Española de Epidemiología, especuló: “El principal problema es que el número de casos pequeños es tan alto que el sistema no puede hacer frente al nivel de atención, vigilancia y burocracia”.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba