Noticias del Mundo

Irán vota para determinar el próximo presidente y dirección

Entre los cuatro candidatos, el duro juez Ebrahim Raisi parece ser el favorito.

Dubai: Las elecciones presidenciales de Irán del viernes determinarán quién dirigirá el gobierno civil del país, ya que las tensiones siguen siendo altas entre la República Islámica y Occidente por su acuerdo nuclear roto con las potencias mundiales.

¿QUIÉN ESTÁ CORRIENDO?

Entre los cuatro candidatos, el jefe del poder judicial de línea dura, Ebrahim Raisi, parece ser el favorito, según encuestas relacionadas con el estado. Abdolnasser Hemmati, ex director del banco central iraní, parece representar a los moderados en la carrera. Mohsen Rezaei, ex comandante de la Guardia Revolucionaria, también se postula; y Amir Hossein Ghazizadeh, actual legislador. En los tres debates del país, parecía ser una carrera de dos hombres, con candidatos apuntando a Hemmati principalmente por criticar su pertenencia al gobierno actual del presidente Hassan Rouhani hasta hace poco.

¿QUIÉN NO ESTÁ CORRIENDO?

Rouhani, cuyo gobierno firmó el acuerdo nuclear con las potencias mundiales en 2015, está limitado a cuatro años más en el cargo. El Consejo de Guardianes, el organismo de control constitucional de Irán que aprueba candidatos, también prohibió a varios candidatos prominentes postularse este año. Entre ellos se encontraba Ali Larijani, un ex presidente parlamentario conservador que se había aliado con Rouhani en los últimos años. El ex presidente de línea dura Mahmoud Ahmadinejad también fue excluido. A pesar de su antagonismo con Occidente, sigue siendo popular por su política populista en el cargo. Si bien Larijani aceptó su bloqueo, Ahmadinejad instó a sus seguidores a no participar en la votación. Mientras tanto, las mujeres están excluidas de las carreras, al igual que quienes piden un cambio importante en el gobierno del país.

Artículo Recomendado:  Los líderes mundiales apoyan los llamados de Biden G7 para más incentivos económicos

¿LO QUE ESTÁ EN JUEGO?

El presidente iraní supervisa el brazo civil del gobierno del país. El presidente establece la política interna, que es importante ya que Irán enfrentó devastadoras sanciones estadounidenses durante años después de que el entonces presidente Donald Trump retirara unilateralmente a Estados Unidos del acuerdo nuclear de Teherán. Estos problemas económicos provocaron protestas nacionales dos veces durante el mandato de Rouhani. Irán también se ha enfrentado a una ola tras otra de nuevos casos en la pandemia de coronavirus en curso. La presidencia también establece el tono de cómo Irán interactúa con el mundo. El candidato ganador, sin embargo, estará bajo el mando del máximo líder iraní, quien tiene la última palabra en todos los asuntos estatales.

¿QUÉ PODER TIENE EL LÍDER MÁS ALTO?

En el corazón del complejo gobierno de Irán que comparte el poder que se creó después de la Revolución Islámica en 1979 se encuentra el Líder Supremo. El líder supremo también se desempeña como comandante en jefe de las fuerzas armadas y la poderosa Guardia Revolucionaria del país, una fuerza paramilitar que también tiene grandes participaciones económicas en todo Irán. Un cuerpo clerical electo de 88 miembros llamado Asamblea de Expertos nombra al líder supremo y también puede destituir a uno, aunque eso nunca sucedió. El actual líder supremo de Irán, el ayatolá Ali Khamenei, tiene 82 años. Algunos analistas sugieren que esta podría ser la última opción que está monitoreando.

¿ES IRÁN UNA DEMOCRACIA?

Irán se llama a sí mismo la República Islámica. Celebra elecciones y tiene funcionarios electos que aprueban leyes y gobiernan en nombre de su pueblo, aunque el Líder Supremo tiene la última palabra en todos los asuntos estatales. Sin embargo, el Consejo de Guardianes ha prohibido a la mayoría de los aliados y reformistas de Rouhani postularse para estas elecciones.

Quienes lideraron el Movimiento Verde en Irán después de la controvertida reelección de Ahmadinejad en 2009 también permanecen bajo arresto domiciliario. Irán no permite que los observadores internacionales monitoreen sus elecciones, que su Ministerio del Interior está monitoreando. Las fuerzas de seguridad que dependen únicamente del Líder Supremo arrestan y arrestan rutinariamente a personas con doble nacionalidad, extranjeros y personas con vínculos occidentales y llevan a cabo juicios a puerta cerrada que utilizan como peones en las negociaciones internacionales. Como jefe del poder judicial, Raisi se ve expuesto a críticas internacionales debido a estos arrestos.

final de

Artículo Recomendado:  Nuevas denominaciones anunciadas para el lanzamiento en mayo

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba