Noticias del Mundo

¿Es la visita de Xi Jinping el principio del fin de la política de cero coronavirus de China? –

anunciar

A finales de esta semana, el presidente chino, Xi Jinping, comenzará su primera visita internacional desde enero de 2020. Xi realizará una visita de Estado a Kazajstán seguida de una visita de Estado a Uzbekistán, y Xi también asistirá a la cumbre de Samarcanda de la Organización de Cooperación de Shanghái (OCS).

Todos los ojos están puestos en las implicaciones geopolíticas del viaje, especialmente desde que Rusia anunció que Xi se reunirá con el presidente ruso, Vladimir Putin, al margen de la cumbre de la OCS. Será su primera reunión cara a cara desde febrero de 2022, cuando Xi y Putin anunciaron una asociación «sin restricciones» entre los dos países, semanas después de la invasión rusa de Ucrania.

Mi colega Kathryn Putts describió las implicaciones diplomáticas de la visita, incluido el importante simbolismo de la elección de Kazajistán por parte de Xi Jinping para su primera visita de Estado en dos años y medio. Pero el viaje también tiene implicaciones para la política interna de China, incluida la flexibilización de las tan esperadas medidas de «coronavirus cero».

Después de todo, la pandemia es la razón por la que Xi no ha viajado al extranjero desde que regresó de Myanmar en enero de 2020. Al principio, no estaba solo. Durante gran parte de 2020 y 2021, las cumbres presenciales se han detenido en todo el mundo. Sin embargo, con la introducción de una vacuna en 2021, cada vez más líderes mundiales están volviendo a su estilo de jet-set. Al final, Xi fue una extraña excepción.

Perfil de un diplomático

boletín semanal

norte

Conozca la historia de esta semana y desarrolle historias en toda la región de Asia Pacífico.

Recibe el boletín

La razón está indisolublemente ligada al enfoque de «tolerancia cero» de China frente al COVID-19, que implica bloqueos estrictos para eliminar, en lugar de mitigar, el impacto del virus. Este enfoque funcionó en 2020 y 2021 hasta que surgió la variante Omicron altamente contagiosa. En 2022 comenzaron a aparecer brotes con una frecuencia preocupante. China está comenzando a informar más casos que nunca (aunque todavía muy por debajo de la mayoría del mundo), y se han seguido más y más bloqueos.

Artículo Recomendado:  Ayuda para el sector del taxi de Adeje

¿Te gusta este articulo? Haga clic aquí para suscribirse y obtener acceso completo. Solo $ 5 por mes.

El cierre de dos meses en Shanghai, el centro comercial y financiero de China con una población de 25 millones, es un sombrío despertar al potencial de las políticas COVID de costo cero. El bloqueo no solo causó graves pérdidas económicas, sino que también trajo un alto precio para la gente de Shanghai. Han aumentado los informes en las redes sociales chinas sobre los residentes de Shanghai que no pueden obtener medicamentos o alimentos.

Aparte de las medidas draconianas de China en casa, ha permanecido en gran medida cerrado al mundo exterior incluso cuando otros países comenzaron a reabrir con cautela. Los estudiantes extranjeros solo se enteraron este otoño de que podrían reanudar sus estudios en China, que todavía impone una cuarentena de 10 días a los extranjeros que llegan.

anunciar

Dadas las estrictas políticas, el viaje de Xi al exterior será difícil de vender, a veces literalmente, cuando el pueblo chino esté atrapado en casa.

“Si Xi y sus funcionarios van al extranjero con frecuencia, los chinos pensarán que están disfrutando de un trato especial durante la pandemia y cuestionarán más la política de cero coronavirus”, dijo por correo electrónico Mu Chunshan, analista en Beijing.

“Por lo tanto, Xi y la mayoría de los altos funcionarios chinos no han estado en el extranjero durante más de dos años debido tanto a su propia salud y seguridad como a la política de corona cero… Cuando Xi va al extranjero es un indicador de su confianza. China y el mundo».

Como tal, la decisión de Xi de reanudar los viajes internacionales puede verse como parte de una tendencia más lenta hacia una reapertura más amplia posterior a la COVID-19, una buena noticia para muchos ciudadanos chinos. Mu señaló que China recientemente permitió la entrada de estudiantes extranjeros y acortó el período de cuarentena obligatorio para las llegadas internacionales. «Aunque China todavía se adhiere a la política de cero nuevas coronas, descubrí que a partir de julio, el gobierno chino ha comenzado a abrirse gradualmente», dijo.

Sin embargo, se siguen imponiendo bloqueos estrictos en partes del país. A partir de la semana pasada, «65 millones de chinos en 33 ciudades, incluidas siete capitales de provincia», estaban bajo algún tipo de bloqueo, según Associated Press.

En Chengdu, la capital de la provincia suroccidental de Sichuan, las autoridades hicieron cumplir estrictamente las medidas de cierre en curso incluso durante un gran terremoto que mató al menos a 93 personas en áreas remotas. «La negativa de la policía y los trabajadores de la salud a dejar salir a los ansiosos residentes de los edificios de apartamentos tras el terremoto ha alimentado la ira por el estricto cierre obligatorio de la ‘política de cero COVID’ del gobierno», informó Associated Press.

El bloqueo en Chengdu continúa, y las historias de escasez de alimentos a menudo vienen con estas restricciones de movimiento masivas. El bloqueo, que se suponía que duraría solo una semana, se ha extendido «indefinidamente».

¿Te gusta este articulo? Haga clic aquí para suscribirse y obtener acceso completo. Solo $ 5 por mes.

En la prefectura de Ili, en el oeste de Xinjiang, los residentes locales también compartieron historias desesperadas de hambruna y búsqueda de asistencia médica, con la esperanza de que sus dificultades llamaran la misma atención que el cierre en Shanghái. “Hemos estado encerrados en nuestras casas durante más de 40 días. Nos falta todo, especialmente comida”, dijo un residente a The Washington Post. Agregó que la puerta de su apartamento estaba cerrada con llave desde el exterior y solo se abría para la prueba obligatoria de COVID-19.

En Xinjiang, el confinamiento por la COVID-19 ha coincidido con abusos más amplios contra los derechos humanos, en particular contra los uigures étnicos. Un informe reciente publicado por la Oficina de Derechos Humanos de la ONU encontró que «[t]El alcance de la detención arbitraria y discriminatoria de uigures y miembros de otros grupos predominantemente musulmanes… en [the] Las restricciones y denegaciones de los derechos fundamentales en general… pueden constituir crímenes internacionales, especialmente crímenes contra la humanidad. «

Las autoridades chinas son extremadamente sensibles a las críticas a Xinjiang y han tomado medidas particularmente duras contra los informes de la región de Yili. Esto incluye amenazar con la cárcel a cualquiera que publique sobre su situación en las redes sociales. Al menos cuatro personas fueron arrestadas por «difundir rumores en línea» y «perturbar el orden de las medidas contra la epidemia», informó China Digital Times.

anunciar

En cambio, las autoridades están tratando de crear una realidad alternativa mediante la reproducción de imágenes de la belleza natural de Ili. Una publicación destacada y traducida por Manya Koetse de What’s on Weibo captura la dinámica:

Esto realmente sucedió durante Ili [the Mandarin name for Ili] Durante la epidemia, los lugareños hicieron mucho para que el mundo exterior supiera sobre nuestra situación aquí. Te lo ruego, míranos, ayúdanos en este pueblo fronterizo, estamos encerrados, no tenemos suficientes suministros y hemos abierto atracciones turísticas, ¡ayúdanos, ayúdanos, ayuda a la gente de Yili!

La desesperación de aquellos atrapados en el bloqueo en curso está muy lejos de las señales esperanzadoras que han enviado las incursiones de Xi Jinping en el extranjero.

La mayoría de los analistas chinos creen que no veremos un cambio real en la política de cero coronavirus de China hasta después del 20º Congreso Nacional del partido a mediados de octubre. La gestión de la pandemia se ha convertido en un tema político, y los funcionarios chinos y los medios estatales han vinculado repetidamente la política con el propio Xi, haciéndola sagrada e incuestionable. Después de la conferencia, se espera ampliamente que Xi Jinping reciba un tercer mandato como secretario general del Partido Comunista de China, y puede haber más espacio para el cambio.

«Sin embargo, no creo que todavía sea posible que China renuncie [its] Al igual que Occidente, es una política de cero coronavirus», dijo Mu, analista de China.

Artículo Recomendado:  Resultados de la lotería irlandesa, más 1 y más 2, números del sorteo de lotería para el sábado 7 de agosto de 2021

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba