Noticias del Mundo

¿Es el presidente de Corea del Sur, Yoon, realmente ‘duro con China’? –

La elección del presidente Yoon Suk-yeol generó expectativas entre los observadores de Corea y los encargados de formular políticas en Washington sobre el futuro de las relaciones entre Corea del Sur y Estados Unidos. Tales predicciones generaron perspectivas de que Yoon “apoyaría más activamente la estrategia del Indo-Pacífico del presidente Biden” y “adoptaría una postura política menos deferente hacia Beijing”.

Durante su campaña, Yoon enfatizó la necesidad de claridad estratégica en la política exterior de Corea del Sur, cuyo objetivo era demarcar claramente a Corea del Sur como un aliado de EE. UU. sin permitir que la presión china limitara la alianza entre Corea del Sur y EE. UU. Por lo tanto, la asistencia de Yoon a la cumbre de la OTAN en julio parecía indicar que Yoon estaba cumpliendo sus promesas y que las expectativas generalizadas de claridad estratégica surcoreana se estaban haciendo realidad. Muchos vieron esta cumbre como un momento crucial en el que los objetivos de política exterior de Corea del Sur se alinearían aún más con los de Estados Unidos y otros países miembros de la OTAN.

Sin embargo, el resultado de la cumbre demostró que la política exterior de Corea del Sur no solo sigue desconfiando de China, sino que también está restringida activamente por Beijing. Tanto la retórica como los acuerdos políticos de Yoon operaron dentro de los límites de lo que es aceptable para China.

Durante la cumbre, la asociación de Corea del Sur con la OTAN se vio notablemente frenada de dos maneras: una cooperación trilateral limitada entre Japón, Corea del Sur y EE. UU. y la vaga retórica de Yoon, que evitó mencionar a China por su nombre. Yoon tuvo la oportunidad de ampliar su política exterior para alinearse con Estados Unidos y avanzar hacia la claridad estratégica. En cambio, el progreso limitado debería llevar a los expertos a reexaminar qué significa la claridad estratégica para la administración Yoon y la alianza Corea del Sur-EE. UU.

Artículo Recomendado:  Rusia dice que planea una 'alternativa' nacional a la Corte Europea de Derechos

Mientras la campaña de Yoon prometía mejorar las relaciones con Japón, los desarrollos en la cooperación trilateral entre Japón, Corea del Sur y EE. UU. fueron vistos como una fuerte evidencia de cómo la cumbre de la OTAN alineó la política de Corea del Sur con la de sus socios occidentales. Reparar las relaciones entre Japón y Corea del Sur permitiría a Estados Unidos trabajar en conjunto con sus dos socios más cercanos en cuestiones de seguridad del Indo-Pacífico y orientar al gobierno de Corea del Sur hacia el desafío de China.

¿Disfrutas de este artículo? Haga clic aquí para suscribirse y obtener acceso completo. Solo $5 al mes.

Específicamente, la decisión de reanudar los ejercicios militares trilaterales podría interpretarse como el rechazo de Yoon a los «tres noes» de la administración Moon. Esta fue una lista de promesas hechas para calmar a China después de los despliegues de THAAD, que incluían la promesa de que Corea del Sur no buscaría una alianza trilateral formal con Estados Unidos y Japón. El movimiento hacia la cooperación de defensa trilateral hace que parezca que Yoon está realmente dispuesto a fortalecer las asociaciones sin hacer concesiones a China.

Sin embargo, la reanudación de los ejercicios militares trilaterales es la continuación de una política preexistente más que un cambio marcado que redefinió la alianza entre Corea del Sur y Estados Unidos. Antes de que la administración Moon los cancelara en 2017, los ejercicios militares eran una parte central de la cooperación trilateral. La cooperación continúa enfocándose en la amenaza nuclear de Corea del Norte como lo ha hecho antes, sin mencionar a China en la declaración trilateral. De hecho, este es un paso atrás de la mención del Estrecho de Taiwán como un área de seguridad clave durante la reunión de Ministros de Defensa Trilateral del 11 de junio. Continuar con este punto en la cumbre de la OTAN habría ampliado el alcance de los problemas de seguridad compartidos para incluir a China.

Artículo Recomendado:  Al menos 20 muertos en enfrentamientos en Somalilandia

Con la atención de EE. UU. y Japón dirigida directamente a China, la cumbre de la OTAN parecía ser el foro apropiado para que Corea del Sur reconociera a China como un desafío de seguridad compartido. Se puede esperar la continuación de la política anterior y la falta de consenso sobre China, ya que es temprano en la administración de Yoon, pero deberían recordarle a la nueva administración y a los observadores de Corea la dificultad de buscar una claridad estratégica.

La forma en que China restringe la política de Corea del Sur tiene matices, pero se puede extrapolar de las discusiones bilaterales de los dos países. El ministro de Relaciones Exteriores de Corea del Sur, Park Jin, viajó a China del 8 al 10 de agosto, en particular, mientras China realizaba simulacros con fuego real en el estrecho de Taiwán, que han sido duramente criticados por EE. UU. y sus aliados, Japón y Australia. Park no mencionó las maniobras militares de China en el Estrecho de Taiwán, y el Ministerio de Relaciones Exteriores de Corea del Sur no ha emitido una declaración formal sobre la situación del Estrecho de Taiwán.

Durante las conversaciones de Park con el ministro de Relaciones Exteriores de China, Wang Yi, ambos afirmaron la importancia de la cooperación bilateral. Park destacó el importante papel que jugó China en la política y la paz de Corea del Norte en la península. También sugirió “consultas” sobre formas de “promover la comunicación y la cooperación a nivel regional y global”. Los comentarios generales pueden leerse como gestos diplomáticos, pero también son un signo de una continua ambigüedad estratégica.

Sin una comprensión detallada de lo que significa «confianza mutua» y «cooperación de beneficio mutuo» en la relación entre China y Corea del Sur, la posición agresiva de la nueva administración se vuelve confusa mientras que Seúl no logra delinear claramente cómo podría ser la futura cooperación bilateral. Además, los comentarios de que China es una parte importante de los asuntos de Corea del Norte, especialmente justo después de la cumbre de la OTAN, deberían plantear dudas sobre si Seúl estaba tratando de asegurarle a China que la asistencia de Yoon a la cumbre de la OTAN no estaba dirigida a China.

Desde llamar a Estados Unidos el “único aliado” hasta incluso decir que “a la mayoría de los surcoreanos, especialmente a los jóvenes, no les gusta China”, Yoon pareció decidido a apoyar la claridad estratégica en la campaña electoral. Sin embargo, su retórica durante la cumbre de la OTAN fue mucho más mansa, lo que no pasó desapercibido para los observadores. Su discurso en la cumbre mencionó el desafío de una “nueva estructura de competencias y conflictos” y las amenazas a los “valores universales”. La omisión de China como parte responsable de esas amenazas es significativa en comparación con las posiciones de EE. UU. y la OTAN. Por primera vez, el Concepto Estratégico de la OTAN de 2022 identificó a China como un desafío central para sus “intereses, seguridad y valores”. Una vez más, Yoon se abstuvo intencionalmente de señalar a China por su nombre, en contraste con Australia y Japón, y alineó sus objetivos con los de Estados Unidos.

Dado el entusiasmo inicial por un presidente conservador y duro con China, el progreso ha sido mucho más lento y más pasivo de lo que muchos esperaban. Como las acciones de Yoon son menos sólidas en comparación con sus promesas de campaña, los observadores de Washington y Corea deberían considerar las restricciones que limitan el avance de Corea del Sur hacia la claridad estratégica.

Artículo Recomendado:  Omicron podría impulsar un pico global con un impacto serio: actualizaciones de COVID

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba