Noticias del Mundo

¿Cómo trata Pekín a los talibanes?

La autora Mercy Kuo contacta regularmente con expertos en la materia, practicantes de políticas y pensadores estratégicos de todo el mundo para conocer sus diferentes puntos de vista sobre las políticas asiáticas de Estados Unidos. Esta conversación con Claudia Chia, analista de investigación del Instituto de Estudios del Sur de Asia de la Universidad Nacional de Singapur, es la número 302 de la «Serie Perspectiva Transpacífica».

Explique la participación de China en Afganistán desde la retirada de las tropas estadounidenses.

Después de que los talibanes asumieron el control, China se convirtió en el primer país en prometer asistencia humanitaria de emergencia (por valor de 200 millones de yuanes) a Afganistán. Ante un desastre humanitario y un colapso económico, los talibanes acogieron con beneplácito la entrega oportuna de alimentos y suministros médicos por parte de Beijing. Además, China financió recientemente un proyecto de construcción para el complejo del Ministerio de Justicia, y hay informes de que empresas chinas han visitado Afganistán para explorar oportunidades mineras.

China y el gobierno talibán mantienen una comunicación directa. Las dos partes se han reunido bilateral e internacionalmente para discutir los planes de reconstrucción en Afganistán. Beijing también está manteniendo activamente varias conversaciones internacionales, multilaterales y bilaterales con los gobiernos regionales y los principales países internacionales sobre la cuestión de Afganistán. Los talibanes consideran a Beijing como un socio económico importante, y Beijing ha demostrado ser un socio confiable con su asistencia continua.

¿De qué manera China ayuda al gobierno talibán y, de ser así, cuáles son los intereses estratégicos de Beijing en Afganistán?

¿Te gusta este articulo? Haga clic aquí para suscribirse y obtener acceso completo. Solo $ 5 por mes.

Actualmente, la prestación de asistencia humanitaria y la donación de vacunas COVID-19 son la principal ayuda de China a los talibanes. En términos de CI, China se esfuerza por obtener apoyo y asistencia de la comunidad internacional para la reconstrucción de Afganistán, especialmente pidiendo a la comunidad internacional que levante las sanciones contra Afganistán y descongele los activos extranjeros en Afganistán. En consecuencia, Beijing y otros países de la región han unido fuerzas para instar a las potencias occidentales a que se pongan en contacto con los talibanes y brinden asistencia a los talibanes.

Artículo Recomendado:  ¿Cómo es la escuela secundaria en todo el mundo? Una nueva película permite a los estudiantes investigar | documental

Los intereses de Beijing en Afganistán tienen dos aspectos: garantizar la seguridad de su frontera occidental y garantizar la seguridad de sus proyectos «Belt and Road» en Asia Central y Pakistán. Beijing ve el terrorismo, el separatismo y el fundamentalismo religioso como amenazas a su seguridad nacional, e insta públicamente a los talibanes a romper los lazos con otras organizaciones terroristas, especialmente el Movimiento Islámico de Turkestán Oriental y el Estado Islámico. China también espera que los talibanes tomen medidas enérgicas contra estas fuerzas y eviten que el terrorismo y el activismo transfronterizos se extiendan a Xinjiang.

En segundo lugar, China necesita un paradigma de seguridad regional favorable para proteger sus intereses económicos. Desde 2013, China ha realizado importantes inversiones en Asia Central y Pakistán a través del Corredor Económico China-Asia Central-Asia Occidental y China-Pakistán. Estas inversiones en Afganistán han aumentado considerablemente la vulnerabilidad de Beijing a los conflictos en la región. Pekín está preocupado por los militantes que lanzan ataques contra personal y proyectos chinos. Un Afganistán estable reducirá las amenazas a la seguridad, mejorará el entorno de inversión y ayudará a China a avanzar en sus objetivos económicos.

Analizar el interés de China en el desarrollo de minas de cobre y litio afganas.

China ha expresado interés en la industria minera en Afganistán desde la década de 2000, pero las acciones pasadas han estado plagadas de dificultades. La mina de cobre Mes-Aynak, arrendada a China Metalurgical Group durante 30 años en 2008, es un ejemplo bien conocido. Debido a problemas de seguridad y preocupaciones sobre la protección de los sitios budistas antiguos en el área, el proyecto ha sido archivado. El avance del proyecto aún es incierto hoy.

Los recursos sin explotar de Afganistán son atractivos para China, y China enfrenta una creciente demanda interna de energía y productos básicos. Sin embargo, Pekín se da cuenta de que ingresar a las empresas mineras de Afganistán será un proceso largo, y que primero deben prepararse muchos aspectos, como la seguridad y la infraestructura adecuada.

Aunque los talibanes declararon recientemente que garantizarán la seguridad de los inversores chinos, las amenazas a la seguridad siguen siendo grandes porque hay otras confrontaciones y actividades radicales que amenazan los intereses de China. Como a principios de octubre, el Estado Islámico Khorasan relacionó su atentado suicida con bomba en una mezquita en Kunduz, Afganistán, como represalia por la estrecha cooperación entre los talibanes y Beijing. ISK cree que Beijing está torturando a los uigures.

Hasta que se garantice la seguridad del personal y los proyectos chinos, es poco probable que las empresas chinas estén ansiosas por iniciar operaciones en Afganistán.

¿Qué incentivos pueden ofrecer los talibanes para garantizar la inversión china?

Los talibanes deben demostrar que han cancelado el contacto con otras organizaciones terroristas. Otro incentivo es reducir el tráfico de drogas. Dado que las operaciones de los talibanes dependen de los ingresos procedentes de las drogas, esta puede resultar una prueba difícil.

¿Te gusta este articulo? Haga clic aquí para suscribirse y obtener acceso completo. Solo $ 5 por mes.

Los talibanes pueden aprender del ejemplo del despliegue de fuerzas especiales de seguridad de Pakistán para proteger a las empresas y al personal chino. Otra opción es que las empresas chinas contraten personal de seguridad de empresas privadas de seguridad chinas que ya tienen operaciones en la región. Si estas empresas de seguridad privada ingresan a Afganistán, será interesante considerar sus posibles conexiones con el gobierno chino y si su presencia simboliza algún tipo de intervención militar por parte de Beijing hasta cierto punto.

En cuanto a cuánto está dispuesto a invertir Beijing, debemos buscar la verdad a partir de los hechos. Antes de la pandemia de COVID-19, el financiamiento externo de China y las actividades de «Belt and Road» ya habían comenzado a desacelerarse. Además, cuando miramos hacia atrás en los anteriores proyectos exitosos de China en Afganistán, descubrimos que la mayoría de ellos son proyectos de infraestructura a pequeña escala y de bajo riesgo, como viviendas y tendido de líneas de fibra óptica. Debido a la inestable situación de seguridad, los proyectos más grandes y de largo plazo a menudo fracasan, lo que socava la confianza de los inversores.

Evaluar el impacto geoestratégico de la presencia de China en Afganistán y su impacto potencial en los intereses de Estados Unidos en la región.

China todavía está esperando que la comunidad internacional otorgue reconocimiento diplomático a los talibanes, y es probable que el próximo paso dependa de la reacción de la comunidad internacional. Evidentemente, China no quiere cargar sola con la carga de reconstruir Afganistán. A corto plazo, Beijing continuará brindando asistencia humanitaria, participará en proyectos de bajo riesgo y mantendrá relaciones amistosas con los talibanes.

A largo plazo, si la seguridad es estable, la expansión de China de su presencia en Afganistán a través de empresas comerciales alentará a Beijing a defender sus intereses económicos de manera más abierta. Con respecto a la dinámica del juego de poder regional, ¿China ve a Asia Central y Afganistán como países «subsidiarios» para la extracción de recursos naturales, o ve a estos países como socios de trabajo en alianzas con las potencias occidentales?

Otro desarrollo digno de atención es el eje Afganistán-China-Pakistán. Beijing ha desempeñado anteriormente un papel activo para ayudar a salvar las diferencias entre Kabul e Islamabad, mientras que Pakistán ha ayudado a promover los contactos entre Rusia y China y los talibanes. China, Pakistán, Afganistán, Rusia e Irán pueden tener una cooperación estratégica más profunda en los esfuerzos contra el terrorismo y la lucha contra el tráfico ilegal de drogas.

A medida que Estados Unidos cambie su atención a la región del Indo-Pacífico, la presencia de Estados Unidos en la región puede reducirse aún más. Solo mediante la cooperación con los países regionales para estabilizar Afganistán, la influencia de Estados Unidos será obvia.

A pesar de las diferencias en las relaciones chino-estadounidenses, ninguna de las partes quiere que Afganistán se convierta en un “semillero” de terrorismo y violencia. A medida que los países endurecen sus fronteras, la pandemia de COVID-19 limita la propagación del terrorismo y la violencia, pero cuando se abren las fronteras en la era pospandémica, pueden extenderse nuevos desafíos de seguridad y actividades radicales. Por lo tanto, el objetivo común de un Afganistán estable puede impulsar a Estados Unidos y China a unirse y cooperar en la reconstrucción, la lucha contra el terrorismo y la seguridad regional.

.

Artículo Recomendado:  Más de 50 muertos en explosión en refinería ilegal en Nigeria

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba