Tecnología

Cómo arreglar una lavadora: 10 problemas comunes

Diez problemas más comunes de las lavadoras, junto con las soluciones para remediar la situación

¡La lavadora! Gracias a este maravilloso electrodoméstico, ya no tenemos que golpear nuestras prendas sobre piedras ni fregarlas a mano con arena o piedra abrasiva.

Hoy en día, más del 80% de los hogares de Europa poseen una lavadora, y los ingresos en el segmento de las lavadoras ascienden a casi 70.000 millones de euros. Pero, ¿qué ocurre cuando tenemos problemas con la lavadora? En este blog, vamos a solucionar los problemas de las lavadoras.

Además de las soluciones que le damos a continuación, debe saber que clicando en electrodomésticos reparación, obtendrá los mejores accesorios al mejor precio para su lavadora y demás aparatos del hogar, como por ejemplo los repuestos Balay, que son de lo mejorcito que hay en el mercado.

10 problemas comunes de las lavadoras y sus soluciones

1. La lavadora tiene fugas

Los charcos -o algo peor- alrededor de su lavadora pueden tener diversas causas. Empecemos por la más sencilla de solucionar, que sería una conexión suelta de la manguera de agua entre la lavadora y la pared. La manguera puede aflojarse debido a las vibraciones constantes de los ciclos de la lavadora.

Si sospecha que la fuga de agua de su lavadora es el resultado de una conexión de manguera suelta, todo lo que tiene que hacer para solucionarlo es apretar la manguera.

Si ese no es el problema, las arandelas o las juntas también pueden estar desgastadas. Las arandelas se asientan sobre la manguera de llenado de agua y garantizan que no se escape el agua.

El tiempo, sin embargo, hace que la forma original de la arandela se deforme, permitiendo el paso del agua y provocando una fuga, por lo que es importante sustituir las arandelas cuando pierden su forma.

Por último, podría tratarse de una manguera de desagüe deteriorada. Con el tiempo, las mangueras sufren grietas, abrasiones y otros daños; de hecho, normalmente sólo duran unos cinco años antes de tener que cambiarlas (para alargar su vida útil, sustituye las mangueras de goma por mangueras de acero trenzado).

Para comprobar las mangueras, desconecte la lavadora de la fuente de alimentación y abra el armario o desenrosque el panel de acceso de la parte posterior. El interior de una lavadora contiene muchas mangueras internas, así que asegúrese de comprobar cada una de ellas en busca de cualquier signo de daño que pudiera estar causando la fuga.

Esté atento a indicios como depósitos de calcio u óxido. Si encuentra una manguera dañada, tendrá que sustituirla. Pero no se preocupe, en realidad es un proceso muy rápido. Sigue nuestra guía paso a paso para sustituir la manguera de una lavadora.

2. La lavadora hace ruido

Los problemas de vibración de la lavadora son frecuentes. Los ruidos fuertes pueden significar simplemente que algo está rebotando, por ejemplo, las monedas del bolsillo de un pantalón. A veces estos objetos pueden pasar por un ciclo sin problemas, pero otras veces pueden quedar atrapados en el tambor interior de su lavadora.

Normalmente, estos objetos caen en la manguera del sumidero o en el filtro, lo que facilita su extracción. Otras veces, se quedan en el tambor, traqueteando con cada ciclo.

Si los objetos están en el tambor, gírelo lentamente hasta que el objeto caiga en la manguera o el filtro, donde podrá extraerlo. Puede tardar un rato, pero al final debería poder deshacerse de la obstrucción.

Si la causa del problema no es un objeto atrapado, es posible que el tambor esté dañado o que haya un componente interno defectuoso, como el motor.

Un técnico profesional tendrá que solucionarle estos problemas; en última instancia, puede que en este momento lo mejor para usted sea simplemente comprar una lavadora nueva.

reparando una lavadora
Cómo arreglar una lavadora: 10 problemas comunes 4

3. La lavadora se mueve

No es raro que una lavadora se mueva un poco durante el ciclo de lavado. Sin embargo, si rebota con fuerza, podría haber otro problema. Lo más habitual es que la lavadora no esté nivelada con el suelo. Prueba a ajustar las patas y utiliza un nivel de burbuja para asegurarte de que la lavadora está bien colocada.

Si el problema sólo se presenta ocasionalmente, podría significar simplemente que tienes una carga desequilibrada. Cuando vibre ruidosamente, para la lavadora y ábrela para ver si hay más ropa en un lado del tambor.

Si ese es el problema, mueve la ropa e intenta repartirla de la forma más uniforme posible. No deje de consultar nuestro blog Pequeñas cargas de ropa frente a grandes cargas de ropa: ¿Qué es mejor para una lavadora?

Si el problema no es la nivelación o el tamaño de la carga, es posible que tenga varillas de suspensión defectuosas. A veces se desconectan, lo que puede hacer que la lavadora rebote. Si las varillas de suspensión están defectuosas, deben ser sustituidas por un técnico.

4. La lavadora no centrifuga

Si la lavadora no centrifuga, suele ser porque está sobrecargada con demasiada ropa. Sobrecargar el aparato puede hacer que deje de centrifugar, así que prueba a quitar algunas prendas. Si el problema no es ése, es posible que la bomba de desagüe esté obstruida.

Esto puede ocurrir cuando algo se atasca en el tubo de salida, lo que detiene el flujo de agua que entra y sale de la máquina. Consulte el apartado 7 para saber cómo eliminar obstrucciones.

Si el culpable no es una carga desequilibrada o una obstrucción, puede haber un componente interno defectuoso, como el motor o el panel de control. Para reparar estos componentes o sustituirlos, debe retirar los paneles de la lavadora para poder comprobarlos con un multímetro. Si están defectuosos, deberán ser sustituidos por un técnico.

5. La lavadora no se llena de agua

¿El bidón no se llena de agua? En primer lugar, compruebe las mangueras de agua. Puede que simplemente estén dobladas, impidiendo el flujo de agua, o puede que haya una obstrucción en el interior que sea necesario eliminar.

Si la lavadora zumba pero no se llena de agua, esto indica que está intentando tomar agua pero no puede, así que comprueba los grifos. A veces pueden obstruirse con suciedad que impide el flujo de agua a través de la manguera.

Para solucionar el problema, cierra los grifos para limpiarlos. Si el grifo de agua caliente está obstruido, primero tendrás que vaciar el depósito de agua caliente. Para ello, desconecta la manguera y abre el grifo hasta que se vacíe el depósito.

Si está recibiendo un flujo de agua a través de su manguera, pero su lavadora todavía no se llena de agua, entonces el problema podría estar en su válvula de agua.

Puede que sólo sea cuestión de limpiar el filtro. Si el filtro de la válvula de agua está limpio, entonces el problema podría deberse a la conectividad de la válvula. A menos que sea un profesional, tendrá que llamar a un técnico.

6. La puerta de la lavadora no se abre

Normalmente, la puerta de la lavadora no se abre mientras el tambor se está llenando de agua, pero ¿qué ocurre si no se abre incluso después de haberse llenado? En primer lugar, pruebe a poner la lavadora en un ciclo nuevo, que debería vaciarla y permitirle abrir la puerta. A continuación, compruebe el desagüe y el filtro para asegurarse de que no hay ninguna obstrucción (consulte el punto 7 para solucionar las obstrucciones).

También es posible que la lavadora se haya sobrecalentado, lo que puede ocurrir si lavas una carga tras otra. Cuando se sobrecalienta, es posible que el aparato siga encendido normalmente pero que el sensor de la lavadora no permita que se abra la puerta.

Afortunadamente, el sobrecalentamiento suele ser un problema que se soluciona solo. Dale tiempo a que se enfríe y vuelve a abrir la puerta.

Si el problema no es una obstrucción o un sobrecalentamiento, y su puerta no se abre aunque no haya agua en su interior, podría deberse a un interruptor de puerta defectuoso o a la placa de control. Estos elementos internos deberán ser revisados por un técnico.

7. La lavadora no desagua / La lavadora está atascada

Si su lavadora no desagua correctamente, es posible que tenga una obstrucción en el sistema de desagüe de la lavadora. Una tubería de desagüe de la lavadora obstruida suele ser el resultado de la acumulación de residuos de jabón, restos de pelusa de la secadora, objetos de los bolsillos (pañuelos, monedas, etc.) o grasa, aceites y otros materiales en la ropa.

En primer lugar, compruebe si hay residuos en el filtro. El filtro suele estar situado en la parte delantera de la lavadora y se puede extraer girándolo. Retire cualquier obstrucción que encuentre. Si el filtro está libre de obstrucciones, querrá comprobar las mangueras.

Para ello, primero tendrá que vaciar manualmente la lavadora. A continuación, retire la lavadora de la pared y desconecte la alimentación y las mangueras. Compruebe si las mangueras están obstruidas y elimine las que encuentre.

Si su lavadora sigue sin desaguar, es posible que tenga que eliminar manualmente los residuos del desagüe de la lavadora. Para ello, retire el tubo de desagüe de la unidad, situado en la parte posterior de la mayoría de las unidades de lavado. Una vez que el tubo de desagüe de su unidad se ha separado de la unidad de la lavadora, hay una manguera de desagüe adicional para separar de la tubería.

Esta manguera es típicamente donde se produce la obstrucción del desagüe de la lavadora, sirviendo como la conexión principal entre su unidad de lavado y el sistema de plomería de su casa. Una vez que haya desconectado esta manguera de desagüe de la tubería de desagüe de la lavadora, debería poder serpentear la manguera como lo haría con cualquier otro accesorio de desagüe. Más información sobre cómo serpentear el desagüe de una lavadora.

Una vez realizadas estas tareas, ponga la lavadora en un ciclo corto de lavado y aclarado. Si el bloqueo se ha eliminado correctamente, el agua saldrá por el desagüe y volverá a funcionar. Si no lo hace, el bloqueo no se ha eliminado por completo o hay un problema más grave que requerirá la intervención de un técnico (o posiblemente un nuevo electrodoméstico).

image 2
Cómo arreglar una lavadora: 10 problemas comunes 5

8. La lavadora huele mal

Las lavadoras pueden empezar a oler debido a la acumulación de bacterias y suciedad. Esto suele ocurrir cuando sólo se realizan lavados en frío. En primer lugar, pruebe a utilizar un ciclo con agua caliente. Si no es así, prueba a darle una vuelta con esta mezcla segura de ingredientes:

  • ¼ taza de bicarbonato sódico
  • ¼ taza de agua
  • 2 tazas de vinagre blanco

Pon el bicarbonato de sodio y el agua en el cajetín del detergente de la lavadora y el vinagre blanco en el tambor de la lavadora y, a continuación, pon un ciclo a temperatura alta.

Si el olor persiste, compruebe el filtro de la lavadora. El filtro del sifón de desagüe puede contener mucha acumulación de restos de tu ropa.

Consejo: Para evitar olores desagradables, saca la colada en cuanto esté lavada. Deja la puerta abierta en lugar de cerrada cuando no utilices la lavadora para que salga la humedad.

9. La lavadora estropea la ropa

¿Encuentras pequeños agujeros en tu ropa después de lavarla? Una de las cosas más fáciles que puedes hacer para evitar agujeros en la ropa durante el proceso de lavado y secado es clasificarla mejor antes de lavarla.

Eso significa no lavar nunca una prenda delicada con vaqueros pesados o prendas con cremalleras y tachuelas. Los encajes y los tejidos sedosos pueden engancharse en las cremalleras e incluso en adornos como cuentas y lentejuelas.

La lejía también puede ser el problema. Utilizar demasiada cantidad o no dejar que la lejía se mezcle bien con el agua antes de poner la ropa puede provocar agujeros.

También debe tener en cuenta la velocidad de centrifugado. Si utiliza un centrifugado final demasiado alto para el tipo de tejido que está lavando, la ropa puede quedar atrapada en los pequeños orificios y grietas del tambor de la lavadora y provocar el desgaste de las fibras.

Por último, sobrecargar la lavadora puede dañar la ropa. La sobrecarga no sólo afecta al nivel de limpieza de cada ciclo, sino que también puede hacer que las prendas se enganchen en cremalleras, adornos y botones de otras prendas. Cierre siempre las cremalleras, abotone y abroche toda la ropa antes de lavarla y ponerla del revés.

10. La lavadora no se enciende

Cuando una lavadora no se enciende o se para durante un ciclo, suele ser un problema de la fuente de alimentación. En primer lugar, compruebe el disyuntor; puede que sólo sea necesario restablecerlo. Sin embargo, si se dispara cada vez que enchufas la lavadora, es posible que tengas un problema mayor que deba solucionar un electricista.

Un fusible fundido puede ser el culpable. Sin embargo, si las luces del aparato funcionan, no se trata de un fusible. En ese caso, comprueba el enchufe. Prueba a enchufar otra cosa a la toma y comprueba si funciona; si no funciona, la avería es de la toma, no de la lavadora.

Artículo Recomendado:  En la segunda ola, los indios le hacen a Alexa de Amazon 11,500 preguntas al día relacionadas con Covid, salud y bienestar

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba