Noticias del Mundo

Midiendo el alcance de la represión transnacional china –

Tabla de Contenido

La represión china durante el último cuarto de siglo se ha extendido por todo el mundo. En un nuevo informe del Proyecto Uigur de Derechos Humanos y la Sociedad Oxus para Asuntos de Asia Central: «No más lugar para correr: la opresión transnacional china de los uigures»– Bradley Jardine, Edward Lemon y Natalie Hall catalogan los esfuerzos de Beijing para detener a uigures en el extranjero y deportarlos a la custodia china. Desde 1997 hasta marzo de 2021, encontraron 1.546 casos de detención y deportación de uigures en 28 países a instancias de las autoridades chinas.

Hablando con Natalie Hall, una de las autoras del informe, explicó el alcance de la represión transnacional por parte de China y el abuso de Beijing de los sistemas judiciales nacionales e internacionales. Hall, investigador de la Oxus Society, también sitúa los esfuerzos chinos en el contexto del “autoritarismo global”.

El conjunto de datos incluye 1.546 casos de detención y deportación entre 1997 y marzo de 2021, y el informe describe esto como «solo la punta del iceberg de la represión transnacional de China». ¿Cuáles son algunas de las razones por las que es difícil medir el alcance total de este problema?

Es difícil medir el alcance total de la represión transnacional china, ya que estos casos a menudo no se denuncian o no se denuncian. Los estados a menudo trabajan para mantener en secreto estas detenciones y entregas, lo que nos lleva a los investigadores a preguntarnos cuántos casos se han mantenido en secreto con éxito. ¿Cuántas personas han desaparecido sin dejar rastro?

Aprendimos tanto como aprendimos del trabajo incansable de periodistas locales y ONG que intentan sacar a la luz estas historias: nombres, detalles biográficos y, en algunos casos, resultados de uigures que han sido devueltos a Xinjiang y encarcelados. Pero aún queda mucho por hacer.

¿Te gusta este articulo? Haga clic aquí para suscribirse al acceso completo. Solo $ 5 al mes.

Artículo Recomendado:  Ucrania afirma haber tenido éxito en "feroces combates" en la zona de Dniéper controlada por Rusia

Beijing a menudo explota los sistemas legales nacionales e internacionales para intentar devolver a los uigures a la custodia china. ¿Cómo podrían los países prevenir esta perversión de la justicia?

Primero, tratando las afirmaciones de China de que los uigures son terroristas con escepticismo y reconociendo oficialmente que los uigures están en riesgo. El reconocimiento oficial del gobierno de que los uigures son un grupo de riesgo podría afectar el resultado de las sentencias judiciales que de otro modo conducirían a la detención y deportación.

En segundo lugar, los estados democráticos podrían crear facciones dentro de las organizaciones internacionales y trabajar juntos para proteger su integridad de los actores que los utilizarían como instrumentos de represión transnacional.

En tercer lugar, los estados democráticos podrían intentar compensar la excesiva influencia económica de China en muchos de estos países. Mientras China siga siendo el socio económico dominante para muchos de los países que facilitan esta represión transnacional, es más probable que estos gobiernos continúen deteniendo, deportando y enviando a los uigures.

¿Cómo ha afectado la tecnología al crecimiento de la represión transnacional?

La tecnología ha facilitado la propagación y el alcance de la represión transnacional en todo el mundo. La tecnología y las redes sociales han permitido al gobierno chino hostigar, perseguir e intimidar a los uigures que viven en el extranjero, lo que hace casi imposible que los uigures que de otra manera hubieran escapado de la órbita de China sean completamente libres.

Bradley Jardine y yo estamos trabajando en un próximo informe que se centrará en los casos de Nivel 1, o intimidación y acoso en el extranjero, que analizará específicamente y con mayor detalle el tema de la tecnología y la represión transnacional.

China no es el primer país en participar en la represión transnacional, ni es el único país que persigue a personas en terceros países. ¿Cree que otros estados aprenderán de los esfuerzos de Beijing?

Si bien es probable que otros países aprendan de los esfuerzos de Beijing, Beijing no fue el primer país en participar en la represión transnacional. Los regímenes autoritarios de todo el mundo han buscado durante mucho tiempo controlar a sus comunidades de la diáspora en el extranjero. Sin embargo, otros países ya han comenzado a aprender y adoptar las herramientas de China para la represión transnacional, que combinan esfuerzos sin precedentes para intimidar y acosar a las comunidades extranjeras de la diáspora con la detención y, en algunos casos, la repatriación de miembros de esas comunidades a Xinjiang. China ha perfeccionado estas herramientas y, a medida que otros estados observan y participan en su represión transnacional, están aprendiendo. Vimos un ejemplo de esto en Egipto, donde la policía secreta china trabajó en estrecha colaboración con sus homólogos egipcios para localizar y detener a uigures durante los arrestos y deportaciones en julio de 2017. Además, los servicios de seguridad y los guardias nacionales de China están capacitando a sus colegas en regiones como Asia Central; los gobiernos regionales están aprendiendo específicamente de los esfuerzos de Beijing.

¿Qué es el «autoritarismo global» y cómo se relaciona la represión transnacional de China con esta tendencia más amplia?

¿Te gusta este articulo? Haga clic aquí para suscribirse al acceso completo. Solo $ 5 al mes.

El «autoritarismo global» es cuando los regímenes autocráticos tratan de cooperar entre sí y de apropiarse o reutilizar las instituciones internacionales para protegerse de las consecuencias de sus acciones. Este tipo de autoritarismo está destinado a contrarrestar los valores e instituciones liberales y democráticos liderados por Occidente que se consideraban comunes en el mundo posterior a la Guerra Fría. Últimamente ha habido una mayor conciencia de los componentes transnacionales de este autoritarismo, incluida la represión y la corrupción transnacionales que se extienden mucho más allá de las fronteras nacionales y las esferas ideológicas. La opresión transnacional de China es un ejemplo de este autoritarismo global, ya que China busca someter a los países, las leyes y normas internacionales y las instituciones internacionales a su voluntad para enjuiciar a los uigures en el extranjero que la persiguen.

¿Qué es lo que más le sorprendió al investigar este informe?

Creo que la escala y el alcance de la represión transnacional de China me sorprendieron. No esperaba que nuestros datos terminasen abarcando 28 países y que encontráramos tantos casos como tenemos. También me sorprendió lo descaradamente que la represión transnacional de China ha alentado a otros estados a participar tanto en la detención como en la entrega de uigures. Egipto, por ejemplo, detuvo a más de 200 estudiantes en solo unos días en 2017, una parte significativa de la población de El Cairo. En otro caso, los uigures fueron detenidos en Turquía, se les entregaron documentos tayikos falsificados y fueron trasladados a la fuerza a Tayikistán, donde luego fueron trasladados de regreso a Xinjiang. China ha promovido estas acciones tanto directa como indirectamente, y me sorprendió cuántos de estos gobiernos respondieron a esta presión china y aparentemente lo hicieron sin preocupación.

.

Artículo Recomendado:  China debería invertir en transformación ecológica, no en oleoducto de crudo de África Oriental

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba