Cultura

Los Costa Blanca Studios de España, que compiten con Hollywood, reabrirán este verano

Un importante estudio de cine y televisión en Alicante, que fue cerrado por la fuerza por la Unión Europea en 2012 por financiación pública ilegal, reabrirá este verano.

La Ciudad de la Luz abrió sus puertas en 2005 y fue el hogar de unas 60 películas antes de que se viera obligada a cerrar hace una década.

El gobierno valenciano invirtió 274 millones de euros de fondos públicos para construir el complejo, que entonces lideraba el Partido Popular,

En el acto de inauguración, el presidente de Valencia, Eduardo Zaplana, calificó la zona como «el mayor centro audiovisual de Europa».

Los elogios de los cineastas por la calidad de la instalación fueron de hecho igualados por los ingresos, ya que el sitio perdió al menos 84 millones de euros durante seis años.

Pinewood Studios, en las afueras de Londres, se quejó por primera vez ante la UE por los subsidios en 2007, y desde entonces otros estudios importantes han hecho lo mismo.

El presidente valenciano, Ximo Puig, visitó este martes la Ciudad de la Luz para anunciar que el complejo retomará su funcionamiento original a partir del 1 de julio.

XIMO PUIG (Foto Prensa Algodón)

Una orden anterior de la UE significaba que la instalación tenía prohibido albergar producciones de cine y televisión hasta 2027.

Pugh dijo que espera comenzar a filmar en el set a finales de año.

Reveló que se ha elaborado un plan estratégico y que la emisora ​​Euronews también podría abrir una oficina en Ciudad de la Luz y ocupar las instalaciones de los estudios.

Desde su cierre en 2012, el edificio de oficinas se ha utilizado como parte del distrito digital de Alicante, albergando startups y empresas tecnológicas.

En 2020, cuando comenzó la pandemia de Covid-19, el sitio se convirtió en un importante centro logístico para el suministro de equipos médicos de protección personal.

Ahora se utiliza como centro para la distribución de ayuda humanitaria a Ucrania.

La sentencia original de 2012 pedía la venta del estudio para recuperar la subvención de 274 millones de euros, lo que en la práctica significaba que la Generalitat valenciana se pagaría a sí misma.

A pesar de una serie de partes interesadas de alto perfil interesadas en comprar parte o la totalidad de la instalación, no sucedió nada, con dos subastas fallidas que no lograron acercarse al precio de reserva.

leer más:

Artículo Recomendado:  La serie 'Oussekine' en Disney+ nos recuerda que este caso no es noticia

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba