Noticias del Mundo

Los asiático-estadounidenses se enorgullecen y se alegran del odio a AAPI

Cuando Amanda Nguyễn crecía en el sur de California, el Año Nuevo chino significaba una cuenta regresiva hasta la medianoche y una carrera hacia el templo budista.

Recuerda haber visto a familiares mayores llegar a los templos con flores de crisantemo para la buena suerte, petardos, sobres rojos llenos de dinero y, por supuesto, comida Relacionado con el Año Nuevo Lunar vietnamita.

Como adulta, todavía planea visitar el templo en el Año Nuevo chino. Pero en lugar de organizar una gran fiesta en persona la noche anterior, Nguyễn, de 30 años, planea organizar un evento virtual para compartir tradiciones familiares con otras mujeres vietnamitas y celebrar las suyas. Señaló que las mujeres enfrentan gran parte de la violencia y el acoso contra las comunidades asiáticoamericanas y de las islas del Pacífico durante la pandemia de COVID-19.

«Nuestra comunidad está pasando por un momento tan difícil y la violencia realmente duele”, dijo a USA TODAY Nguyễn, fundador del grupo de defensa de sobrevivientes de agresiones sexuales Rise. «La alegría es la forma más radical de rebelión».

Ese fue el sentimiento que muchos asiático-estadounidenses expresaron a USA TODAY antes del feriado del martes, que marcó el comienzo del Año del Tigre. Muchos dicen que mantienen la esperanza y la inspiración para crear un cambio, incluso mientras celebran con planes de seguridad en medio de la pandemia de coronavirus y el odio continuo contra los asiáticos.

¿Qué es el año nuevo chino? ¿Cómo celebró la gente cuando comenzó y se respondieron más preguntas?

Los delitos de odio contra los asiáticos aumentarán un 339 % en 2021 Rompiendo récords establecidos en Nueva York y Los Ángeles en la década de 1990, según un análisis de una docena de ciudades importantes de EE. UU. Centro de Investigación de Odio y Extremismo en la universidad estatal de california san bernardino

Más de 10,300 incidentes de odio reportados en EE. UU. desde que comenzó la pandemia Deja de odiar a la AAPIque se creó en respuesta a la creciente orientación de los estadounidenses de origen asiático y los habitantes de las islas del Pacífico.

Russell Jeung, cofundador de Stop AAPI Hate, dijo que el Año Nuevo Lunar es una oportunidad para que la comunidad asiática se movilice contra el creciente sentimiento antiasiático.

«Es una celebración de nuestra herencia y nuestra familia», dijo Jeung, sociólogo y profesor de estudios asiático-estadounidenses en la Universidad Estatal de San Francisco. “Quiero que nuestra comunidad realmente haga eso este año y honre a nuestros mayores luchando contra el racismo por el que estamos pasando”.

Los asiatico estadounidenses se enorgullecen y se alegran del odio a

Los ataques de alto perfil contra los asiático-estadounidenses, como el reciente asesinato de Michelle Go en el metro de la ciudad de Nueva York, y las experiencias personales de odio han llevado a los asiático-estadounidenses, como la doctora de Nueva York, Jaclyn, a reconsiderar los planes para celebrar de manera segura el Lunar. Año nuevo. Su apellido ha sido retenido por razones de privacidad.

La madre de Jaclyn, que tiene 60 años, fue atacada en marzo pasado cuando un extraño le dio un puñetazo en el pecho mientras compraba en Little Italy, cerca del barrio chino de Nueva York.

Jaclyn había estado en el hospital durante más de 12 horas, cuidando a pacientes con COVID-19, cuando su madre llamó con voz temblorosa.

«Me dijo que estaba tan sorprendida, fuera de lugar y que ni siquiera podía manejar lo que estaba pasando», dijo la joven de 28 años, y agregó que el hombre le dijo a su madre que la había atacado. «Recuerdo estar enojado y deseando estar a su lado».

Mamá no se atreve a salir estos días, y tiene mucho cuidado al salir. Entonces, este Año Nuevo chino, Jaclyn y sus hermanos, padres y abuelos decidieron conducir juntos hasta Chinatown para celebrar.

A pesar del trauma, Jaclyn dijo que creían que era importante celebrar el festival y sus tradiciones, a saber, china, birmana y tailandesa.

«Todos esperan con ansias que este sea el comienzo de un nuevo año, un nuevo capítulo, y tal vez las cosas mejoren después de eso», dijo.

¿A la gente todavía le importa? La tragedia de Michelle Go alimenta el trauma racial de los asiáticos

La familia de Jaclyn reza con los monjes budistas antes de disfrutar juntos de la fiesta del Año Nuevo chino.

Camille Hernandez, de 33 años, también tiene un plan de seguridad para celebrar las fiestas en el barrio chino de Los Ángeles con su esposo, sus tres hijos pequeños, su hermano y su madre de Filipinas.

Hernández ha pensado en cómo permanecerán juntos, qué harán si hay un ataque y cómo hablará con sus hijos al respecto.

“Mis hijos son multiétnicos. Somos negros, asiáticos y mexicanos”, dijo. «No hay forma de encubrirlo. Tuvimos que decir: ‘Oye, es por lo que somos… Es una pena que la gente no lo entienda, pero no nos hace inferiores'».

Aunque el Año Nuevo chino no se celebra mucho en Filipinas, Hernández dijo que quiere que sus hijos estén tan orgullosos de sus identidades y de la comunidad asiática-estadounidense colectiva como ella.

Camille Hernandez quiere que sus tres hijos estén tan orgullosos de su herencia como ella.

Como ayudar:Cómo convertirse en aliado de la comunidad AAPI

La protección contra el COVID-19 también ha cambiado los planes de vacaciones de muchos estadounidenses.La epidemia tiene Los estadounidenses de origen asiático tienen tasas más altas de hospitalizaciones y muertes que los estadounidenses de raza blancasegún los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades.

Por lo general, los hijos de Erika Moritsugu marchan con una danza del león en el desfile anual en Washington, D.C. Este año, su familia celebrará en un evento en línea en la Casa Blanca que contará con demostraciones de chefs y espectáculos culturales.

«Este es el Año del Tigre de Agua, que en el zodíaco chino significa un año lleno de aventuras y entusiasmo, pero también un momento para restaurar nuestra fuerza, valentía y vitalidad», dijo Senji. «Muchas de las cosas que me emocionan este año son el arduo trabajo que se avecina».

El 1 de mayo, Erika Moritsugu, enlace sénior de asiáticos americanos e isleños del Pacífico (AAPI), leyó una declaración del presidente Joe Biden a miembros de la comunidad sij en el Lucas Oil Stadium en el centro de Indianápolis.

El año pasado, Moritsugu fue nombrado el primer enlace de alto nivel con el presidente de las comunidades de asiáticos americanos y nativos hawaianos de las islas del Pacífico en los Estados Unidos. Ella dijo que la administración ha estado trabajando para obtener más datos agregados sobre el acceso a las vacunas, las tasas de infección y los resultados de salud en diferentes comunidades asiático-estadounidenses, y para abordar las tasas desproporcionadas para aquellos que a menudo sirven en la línea del frente y en el impacto económico de las ocupaciones públicas. .

En mayo pasado, el presidente Joe Biden emitió una acción ejecutiva condenando el racismo y la intolerancia contra los estadounidenses de origen asiático.

Jeung, de Stop AAPI Hate, agregó que tiene esperanzas sobre el progreso logrado durante el año pasado, incluidos dos estados que requieren la enseñanza de la historia asiático-estadounidense en las escuelas.

«Los asiático-estadounidenses realmente han alzado la voz. He visto el movimiento social asiático-estadounidense más grande de mi vida», dijo. «Nos hemos estado movilizando en torno a este tema para hacer cambios».

todavía tembloroso: Las muertes en el metro de Nueva York tocan los nervios asiático-estadounidenses

Vistiendo áo dài, Vivian Teresa Nguyen dijo que estaba celebrando su herencia vietnamita en voz alta y con orgullo este Año Nuevo Lunar.

El trauma que ha sufrido la comunidad ha llevado a muchos, como Vivian Teresa Nguyen, a tomar medidas y celebrar con orgullo su legado, especialmente durante el Año Nuevo chino.

«Mis padres no emigraron de Vietnam, no huyeron de la guerra, solo para que viniéramos aquí a suprimir nuestra identidad, suprimir nuestra cultura», dijo Nguyen, de 31 años. «Creo que es muy importante para nosotros continuar celebrándolo en voz alta y con mucho orgullo… mucho más fuerte que antes, solo para demostrar que estamos aquí y que tenemos derecho a estar aquí».

La entrenadora de empoderamiento de la mujer con sede en Las Vegas, Nguyen, dijo que estaba más enojada que asustada por los ataques a su comunidad en los últimos dos años. Ella usa esta energía para educar a otros a través de las redes sociales.

“Lo que estamos luchando aquí es el racismo en general, no solo centrado en Asia”, dijo.

Sonni Mun se jubiló como médico que atendía a pacientes durante la primera ola de COVID-19 en Nueva York. Incluso cuando va al hospital para ayudar a otros, le preocupa su seguridad en el metro.

Sonni Mun, de 52 años, de Nueva York, se ha ofrecido como voluntaria durante los últimos dos años para marcar la diferencia en la comunidad de AAPI y otros.

“Fui probablemente a unas 50 protestas de Black Lives Matter en el verano de 2020 porque me dolía ver lo que estaba sucediendo en otras comunidades que estaban luchando”, dijo Mun.

También salió de su retiro como doctora para trabajar como voluntaria con pacientes de COVID-19 al principio de la pandemia, aunque temía que la atacaran por tomar el metro al hospital.

«Estoy un poco asustada, pero si no participo activamente en mejorar las cosas, solo empeorará», dijo, y agregó que encontró esperanza en su hijo.

«La unidad es la respuesta»: Los afroamericanos y los asiático-estadounidenses se unen en medio del aumento de los crímenes de odio

La presentadora de noticias de St. Louis TV, Michelle Li, lanzó recientemente una fundación para amplificar las voces de varias AAPI después de que recibió un mensaje de voz racista que la llamaba «muy asiática» después de que mencionó brevemente comer albóndigas en el aire para celebrar el Año Nuevo.

Michelle Li fue presentadora de noticias de WECT a principios de la década de 2010 y fue anfitriona del Concierto de Paz del Día Mundial de la Música Daniel Pearl en la Iglesia Católica de St. Mary en Wilmington.

«Lo que me sucedió a principios de año realmente me hizo ver la belleza de que todos nosotros tengamos experiencias diferentes pero comunes como asiático-estadounidenses», dijo Lee, de 42 años. El correo de voz «es realmente un regalo porque hace que mucha gente orgulloso.»

Li, un adoptante interracial, no siempre celebra el Año Nuevo chino. Cuando era niña, no participó en la ceremonia de reverencia profunda ni comió la tradicional sopa de pastel de arroz tteokguk en el Seollal de Año Nuevo coreano.

Se volvió a conectar con su familia coreana y ahora incorpora las tradiciones coreanas a su vida adulta. Pero a veces todavía lucha por no sentirse lo suficientemente «asiática».

Ella espera celebrar el Año Nuevo Lunar con baile y comida callejera en un evento en St. Louis, y una cosa es segura:

«Tenemos que hacer albóndigas», dijo con una sonrisa.

Siga a N’dea Yancey-Bragg y Eve Chen en Twitter: @NdeaYanceyBragg y @chenwilliams

El mundo le da la cara’: El presentador de St. Louis recibe una donación de Ellen DeGeneres para promover la campaña ‘Very Asian’

Artículo Recomendado:  Presunto asesino de Abe se someterá a evaluación mental hasta noviembre

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba