Noticias del Mundo

La policía israelí entra en un lugar sagrado tenso mientras se reanudan las visitas judías

La policía israelí ingresó el jueves a un lugar sagrado en Jerusalén para despejar a los manifestantes palestinos después de que se reanudaran las visitas judías suspendidas por una festividad musulmana.

En las últimas semanas se han producido varias rondas de enfrentamientos en el recinto de la Mezquita de Al-Aqsa, el tercer lugar más sagrado para los musulmanes, y está construida en lo alto de una colina y es el lugar más sagrado para los judíos, al que llaman el Templo. Montar. Es el núcleo emocional del conflicto palestino-israelí.

Cuando se reanudó la visita, decenas de palestinos se reunieron coreando «Dios es el más grande». Cuando la policía fue a arrestar a uno de ellos, hubo una pelea entre los dos bandos. La policía disparó balas de goma contra la plaza en expansión mientras algunos palestinos se escondían dentro de la mezquita. Más tarde se puede ver a la policía en la entrada de la mezquita barricada.

La policía dijo que respondió a docenas de personas que gritaban incitaciones y arrojaban piedras, y un oficial resultó levemente herido. Los servicios de emergencia de la Media Luna Roja Palestina dijeron que dos palestinos fueron trasladados al hospital después de ser golpeados con porras.

Las fuerzas de seguridad israelíes toman sus posiciones durante los enfrentamientos con los manifestantes palestinos en el recinto de la mezquita de Al-Aqsa en la Ciudad Vieja de Jerusalén, el viernes 15 de abril de 2022. (Foto AP/Mahmoud Illean)

A diferencia de enfrentamientos anteriores, los testigos palestinos dijeron que inicialmente no había señales de que se arrojaran piedras. Cuando la policía ingresó al edificio, algunas personas escondidas dentro de la mezquita comenzaron a arrojar piedras y otros objetos. El testigo no quiso ser identificado por razones de seguridad.

Artículo Recomendado:  Guerra ucraniano-rusa: actualizaciones sobre Kiev, Moscú y más

La Fundación Islámica, que administra el sitio, dijo que la policía había detenido a unos 50 palestinos. Dijo que unos 600 judíos visitaron el complejo. Al mediodía, la situación había vuelto a la calma.

Bajo un arreglo informal conocido como status quo, a los judíos se les permitió visitar el sitio pero no orar allí. El número de ellos que visitan con escolta policial ha aumentado en los últimos años, y muchos rezan discretamente, lo que enfurece a los palestinos y a la vecina Jordania, que es el custodio del sitio. Los palestinos han temido durante mucho tiempo los planes de Israel de eventualmente apoderarse o dividir el sitio.

Israel dijo que estaba comprometido a mantener el statu quo y acusó al grupo militante islamista Hamas de incitar a la violencia reciente.

Las visitas de judíos principalmente nacionalistas y religiosos se reanudaron el jueves después de que se suspendieran los últimos 10 días de la festividad musulmana de Ramadán y Eid al-Fitr.

El jueves también es el Día de la Independencia de Israel, y en los últimos días grupos marginales han llamado a los creyentes judíos a celebrar ondeando banderas israelíes en los lugares sagrados. Los palestinos hicieron circular ampliamente los llamados en las redes sociales y pidieron oposición a tales demostraciones.

Un grupo judío compartió un video que muestra a un grupo de turistas cantando el himno nacional israelí mientras la policía escoltaba a un niño con una bandera israelí sobre sus hombros. El video parece real.

Hussein Sheikh, un alto funcionario palestino que es el principal enlace entre la Autoridad Palestina e Israel, tuiteó a principios de esta semana que izar la bandera mostraría «desprecio» por los sentimientos palestinos y significaría «etnicidad extremista» la continuación del movimiento.

Hamas advirtió el miércoles que Israel estaba «jugando con fuego y arrastrando a la región a una escalada de la que la ocupación es totalmente responsable».

Los enfrentamientos en Al-Aqsa y sus alrededores el año pasado provocaron una guerra de 11 días entre Israel y Hamás.

El recinto está ubicado en la Ciudad Vieja, que alberga los principales recintos religiosos, dedicados a judíos, cristianos y musulmanes. La Ciudad Vieja es parte de Jerusalén Este, que Israel capturó junto con Cisjordania y Gaza en la guerra de 1967. Los palestinos quieren que los tres territorios formen su futuro estado.

Israel se ha anexado Jerusalén Este, un movimiento no reconocido por la mayoría de la comunidad internacional, y trata a toda la ciudad como su capital. Cisjordania ha estado bajo el gobierno militar israelí durante casi 55 años, y Gaza ha estado bajo un bloqueo israelí y egipcio desde que Hamas tomó el poder de manos de un ejército palestino rival en 2007. La Autoridad Palestina administra partes de Cisjordania y coopera con Israel en materia de seguridad. Tiene prohibido operar en Jerusalén Este.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba