España

Grandes sumas de dinero de empresarios locales y un alcalde en ciernes acusado de pagar los votos con billetes de 50 euros | El canario

En el primer día del esperado juicio, el 23 de junio, Francisco (Paco) González, exalcalde de Mogán entre 2003 y 2015, compareció ante el juez de instrucción Francisco Javier Ramírez. de Verger fue citado a la Ciudad de Justicia de Las Palmas de Gran Canaria como testigo.

En su declaración, González confirmó y ratificó su denuncia realizada a la Guardia Civil en 2015 cuando acusó a la CIUCA de comprar votos y responsable de buena parte del aumento desproporcionado de los votos por correo durante esos comicios, que fue exponencial por 191 ciudadanos en las encuestas de 2011. a 558 en las elecciones de 2015 y luego 1494 se registraron cuatro años después. Esos números representarían el aumento porcentual de más rápido crecimiento en el voto por correo en toda Europa, sin mencionar un número inusualmente alto para una comunidad tan pequeña.

González le dijo al juez la semana pasada que tenía nuevas imágenes de simpatizantes de CIUCA confirmando la compra y venta de votos, así como evidencia que podría involucrar a otros concejales del grupo de gobierno.

En la mañana de ese lunes 28 de junio, él y los demandantes, quienes acusaron a CIUCA de comprar votos en Mogán, remitieron nuevas grabaciones a los Juzgados de Maspalomas que podrían esclarecer algunos de los hechos investigados.

La investigación contra el actual alcalde de Mogán, Onalia Bueno, y otros concejales de la denominada Ciudadanos por el cambio (CIUCA) no se limita a comprar votos y procesar votos de manera fraudulenta en las elecciones locales de 2015 y 2019, sino que también se extiende a las acciones tomadas por los acusados ​​después de que llegaron al poder, que se cree que benefician a las personas con su causa u otros empleados.

El magistrado de instrucción Francisco Javier Ramírez de Verger mostró este lunes interés en los aumentos salariales aprobados por el oficialismo en la anterior legislatura. En este tercer día de declaraciones y testimonios, que se prolongará hasta el 12 de julio, el juez solicitó a una de las testigos, la concejala del Ayuntamiento de Mogán Isabel Santiago, de Nueva Canarias (NC), que facilite «el nombre y apellido» de Ser indicado por las personas que hayan percibido un incremento de su retribución por parte de la organización a través del llamado «complemento específico».

Santiago denunció al alcalde por aumentar las bonificaciones a los miembros de los ayuntamientos. Entre los nombres mencionados estaba el primo del alcalde, identificado con las iniciales FJB, quien también compareció ante el juez este lunes y admitió que este aumento específico de pagos se ha producido dos veces en los últimos años, la más reciente en febrero de 2019.

El consejo de la ciudad de Carolina del Norte dijo que la junta comunitaria había mantenido estos aumentos salariales durante años a pesar de los fallos judiciales que los anulaban por injusticia. Santiago también confirmó que se otorgaron beneficios laborales no solo a los familiares de los concejales, sino también a los miembros de las juntas electorales de la CIUCA que se desempeñaron en las elecciones de 2011 y 2015.

Artículo Recomendado:  Según los informes, Marcell Ozuna ha ampliado la licencia administrativa

Otro testigo que compareció ante el juez, JAR, funcionario del Ayuntamiento de Mogán, confirmó su testimonio ante el equipo policial de la Guardia Civil. Su testimonio es uno de los pilares de la investigación y confirma que el presidente de Aguas de Arguineguín, Luis Oller, es efectivamente uno de los empresarios que donó fondos al CIUCA para financiar la campaña de compra de votos.

JAR manifestó que en las semanas previas a las elecciones locales de 2015, entre abril y mayo, había viajado en su vehículo a varios lugares con uno de los investigadores del caso, Salvador Álvarez, en quien Onalia Bueno había confiado. fundado y coordinador de diversas áreas de gobierno para el ayuntamiento sur, «tres o cuatro veces». La Guardia Civil aportó pruebas de la presunta financiación por parte del empresario Luis Oller el viernes en forma de fotocopia de un cheque bancario por 2.000 euros del 22 de mayo de 2015, dos días antes de la jornada electoral. Otro testigo, DA, dijo el viernes que Álvarez le pidió esta cantidad de efectivo porque lo necesitaba “con urgencia” para las elecciones y que tenía un cheque en depósito a cambio del préstamo para devolver el efectivo.

Esta es la versión de los hechos respaldados por las declaraciones de JAR del lunes en las que aseguran que Salvador Álvarez le dijo que el propósito de la reunión era recaudar fondos para las elecciones y que veía el cheque (pero no el contenido ni el banco ni el monto) así como un fajo de dinero que la empleada de Onalia Buenos llevó consigo luego de esta visita.

El último de los testigos, que tendrá lugar el lunes en la sala 15 de la Ciudad de Justicia de Las Palmas de Gran Canaria (donde se llevarán a cabo las audiencias por la capacidad exigida por el número de abogados implicados y las medidas de seguridad contra COVID-19) , fue identificado con las iniciales JB, un ciudadano inglés que anteriormente ha dicho que no votará en las elecciones de 2015, aunque se ha mostrado más reacio a declarar como resultado. En su declaración original a la Guardia Civil, dijo que había solicitado votar por correo y que el sobre había llegado a su domicilio, que había entregado sin abrir a un mediador, y que en ese momento ni siquiera sabía de qué partido se encontraba. fue votado, pero sabía quién había nombrado a la persona en su boleta.

El voto por correo está en el centro de la sospecha que se investiga. No solo por el aumento significativo de votos por correo en la comunidad (fuerte aumento de 191 votantes en las elecciones de 2011 a 558 en las elecciones de 2015, y luego los 1.494 que se registraron cuatro años después), sino también por el relato de un testigo principal en este caso de Ramón Trujillo, conocido localmente como La perraya, quien explicó el modus operandi de la organización en su denuncia original, alegando que a cambio de 50 euros la vez, esta votación aseguraba el apoyo de los vecinos.

La orden de autorizar y justificar la búsqueda de nuevas pruebas ya advierte de la gravedad de los delitos investigados (además de las elecciones contra la administración pública – cohecho, evasión y apropiación indebida de fondos públicos) y de la existencia de un marco sólido que Surgió en la investigación del equipo la Policía Criminal de la Guardia Civil, que, en palabras del juez de instrucción Francisco Javier Ramírez de Verger, calificó pruebas de «detalles objetivos, accesibles y comprobables que indican gravemente implicación en los delitos» presuntamente cometidos por el alcalde. y otros dos consejos que se determine, junto con al menos otros ocho.

El testimonio sugiere esto El alcalde, Onalia Bueno, como líder de la organización que supuestamente logró ganar votos para la candidatura de CIUCA a cambio de pagos en efectivo o promesas de vivienda o empleo público. El actual alcalde resulta ser un sospechoso que controla hasta el más mínimo detalle de la trama. Ramón Trujillo, ostenta la doble condición de denunciante e investigador tras lamentar y confesar su implicación en el supuesto revuelo en las elecciones de 2015. La CIUCA logró derrocar al Partido Popular (PP), del que Bueno fue afiliado hasta 2007, cuando fue expulsado tras el fracaso del llamado caso La Góndola cuando investigaba una serie de supuestos casos de corrupción en la alcaldía. Hace unos meses, Trujillo afirmó haber recibido una oferta de un concejal de Mogán para retractarse de su testimonio original contra un cargo de la función pública y un pago en efectivo de 3.000 euros con el fin de rechazar la supuesta conspiración para comprar votos.

La historia comienza en el Bar Arguineguín, en la popular localidad turística de pescadores del mismo nombre, tiempo antes de las elecciones de 2015. Según Trujillo, Bueno lo contactó por teléfono y lo llamó al bar. Al encuentro también asistieron otros dos confidentes del alcalde: Mencey Navarro, actual concejal, y Salvador Álvarez, funcionario municipal que se ha convertido en una figura clave en el Ayuntamiento durante los mandatos del CIUCA y ha coordinado funciones dentro de los distintos departamentos del Ayuntamiento . En una «breve conversación», se dice que el ayuntamiento le pidió a Trujillo, que en ese momento llevaba dos meses desempleado, que lo ayudara a conseguir votos de «la gente pobre y necesitada de la ciudad». Tras las elecciones, Trujillo consiguió trabajo en el Ayuntamiento de Mogán, según orden del juez de instrucción.

En su declaración a la Guardia Civil, Trujillo, abogado de la CIUCA en las elecciones de 2015, admitió que había logrado reunir alrededor de 70 votantes en precarias circunstancias para emitir su voto a favor de este partido político, y a cambio de ellos 50 € y desveló los mecanismos. para ejecutar la compra de votos.

Trujillo dijo que él era el encargado de acompañar a los votantes a la sede del partido y que Bueno le compró una motocicleta para moverse por la comunidad y realizar el trabajo que le fue encomendado. Se refiere a Salvador Álvarez como quien le dio 2.500 euros en efectivo para comprarlo. Trujillo contó dos fases durante sus apariciones para recibir votos por correo. En la primera, los electores fueron llevados a la sede de CIUCA en la calle Miguel Marrero Rodríguez de Arguineguín, donde esperaron a que se completara su solicitud y luego colgaron los papeles o entregaron su DNI (DNI) para fotocopiar y luego devolvieron en la misma o al revés. al día siguiente para completar el mismo procedimiento. El querellante alega que estuvo Bueno, dos más de los investigados -Salvador Álvarez y Tania Alonso- y una cuarta persona a la que se le encomendó la cumplimentación «a mano» de los documentos necesarios para que los vecinos para acudir a la oficina de correos pudieran solicitar la papeletas de voto. En algunos casos, por temor a que “los atrape otro partido político”, un colaborador también los escoltó hasta la oficina.

En la segunda fase, los votantes recibieron sobres llenos de papeletas en casa y tuvieron que traerlos de regreso a la sede de CIUCA. «Era condición imperdonable que no se abriera el sobre; si se abría no se abonaba la cantidad pactada de dinero», decía la orden del juez de instrucción, aludiendo a declaraciones de Trujillo. Fue en el local del partido donde supuestamente los que pagaron su manutención recibieron el dinero prometido, ya sea del actual alcalde o de Salvador Álvarez. Según Trujillo, Bueno guardaba billetes de 20 y 50 euros en una bolsa que «parecía un acordeón».

Trujillo ha confesado entregar billetes de 50 euros a algunos votantes, aunque no era costumbre porque el presunto líder de esa organización «no confiaba» en él y temía que se quedara con el dinero. Algunos vecinos “no querían recibirlo directamente de Onalia”, por lo que en estos casos ella cedió y se lo dio a Trujillo, no sin antes “resistir”. dice que tiene «una lista escrita a mano» de las identidades de todos ellos y sus teléfonos. Cuando entregaban el sobre y pagaban, él lo «quitaba de la lista» y escribía «OK» al lado. Luego «metieron en sobres la candidatura de CIUCA, rellenaron los formularios de correo amarillo y cuando juntaron un montón los llevaron a correos», siempre fuera de la comunidad, dicen los investigadores, que aseguran tener documentos que prueben que el actual teniente de alcalde Mencey Navarro recibirá sobres de votantes sellados para las elecciones locales de 2015 y 2019.

El caso continúa esta tarde, y se espera que testigos adicionales testifiquen durante las próximas semanas antes de que los acusados ​​tomen su propia posición y expliquen su versión de los hechos.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba