Cultura

Estas críticas a «The Dig» ilustran un problema fundamental en el cine

CINE – Veintiún años. Esta es la cantidad de años que separan a la actriz británica Carey Mulligan del personaje que interpreta en el último largometraje de Simon Stone, «The Dig», estrenado este viernes 29 de enero en Netflix.

Adaptada de la novela homónima de John Preston, la película cuenta la historia de una mujer rica y viuda, interpretada por la actriz de 35 años, que contrata a un arqueólogo para que excave una tumba en su propiedad. Juntos descubren un viejo barco y su tesoro, dos tesoros que el Museo Británico tiene toda la intención de adquirir.

Esta historia está inspirada en una historia real, la de Edith Pretty. Tenía 56 años en 1939, año del preciado descubrimiento arqueológico. De acuerdo con la Correo diario, el papel se imaginó originalmente para Nicole Kidman. Las cosas se hicieron de otra manera y es Carey Mulligan quien se las juega.

El cineasta ha justificado en el pasado esta decisión explicando al micrófono de la BBC que la novela ya se desvía “de la verdad en muchos puntos y no pretende ser absolutamente exacta”. Según él, la posibilidad de alejarse del rigor histórico “ya estaba ahí”.

8% de los roles

Entre los espectadores, esta elección no es unánime. Desde que llegó a la plataforma de streaming, algunos han dicho que están decepcionados con «esta oportunidad perdida de elegir una actriz adecuada para la edad de Edith Pretty», como escribe la joven a continuación.

La misma historia para este otro usuario. “Ya es bastante difícil para las mujeres mayores encontrar papeles decentes”, escribe. Netflix, ¿te perdiste un truco?

Agrega: “Me gustaría saber cuántas mujeres hay entre los directores de casting. Contamos con ellos para acabar con este tipo de casting que discrimina a las personas mayores.

“¿Alguna vez van a permitir que mujeres mayores de 40 años aparezcan en la pantalla?” pregunta la actriz británica Beatie Edney, vista en la serie “Highlander”.

Al igual que la actriz de 58 años, lo que denuncian estas personas es la práctica ausencia de mujeres mayores de 50 años en la ficción, especialmente en el cine. Al igual que Carrey Mulligan en “The Dig”, Angelina Jolie interpretó el papel de la madre del héroe en “Alexander” de Oliver Stone. Solo tenía un año de diferencia con su intérprete en la vida real, Colin Farrell.

Una observación compartida por un colectivo francés acertadamente bautizado como “Túnel de la actriz de 50 años”. En enero denunció el imaginario colectivo según el cual el público solo quiere ver mujeres jóvenes en la pantalla, mientras que el glamour de los hombres no tendría fecha de caducidad.

Los números hablan por si mismos. Solo el 8% de los roles se otorgaron a mujeres mayores de 50 años. Es el doble que para los hombres del mismo grupo de edad, en todas las películas francesas de 2019. En proporción, también están mucho menos presentes en la pantalla que en la sociedad.

La doble pena

Estas actrices son víctimas de una “doble pena: sexismo y discriminación por edad”: ambas están menos presentes en la pantalla como mujeres, y debido a su edad, lamenta el colectivo, de la asociación “Actores y actrices francesas asociadas”.

A pesar de los discursos, manifiestos y foros y ciertas películas, como “Deux” de Filippo Meneghetti, las cosas no mejoran mucho. La aparición de nuevos directores también podría haber cambiado la situación. Por desgracia, las películas dirigidas por mujeres incluso tienden a ofrecer menos espacio a las actrices mayores.

Mientras tanto, “las actrices están siendo descartadas con la edad”, confirma Nathalie Chéron, directora de la asociación de directores de casting, que busca luchar contra un sistema “perverso” que genera precariedad y presión psicológica. Algunas actrices intentan luchar con la cirugía estética, sin garantía de ser retenidas. Mientras que los hombres “pueden trabajar aunque cojan barriga y papada”, se indigna.

Las pocas estrellas que superan fácilmente los 50 años, como Catherine Deneuve, de 77, que sigue protagonizando seis películas en los últimos dos años, son «el árbol que esconde el bosque», según Catherine Piffaretti, la otra figura de este colectivo.

“Un problema social”

Más allá de la cuestión de la carrera de las actrices, cuya brecha salarial con los hombres aumenta con la edad según cálculos del Centro Nacional del Cine (CNC), su invisibilización a lo largo de los años es «una cuestión social», apunta. “El techo de cristal con el que se topan las mujeres en la vida civil se debe sin duda también a esa falta de representaciones en la ficción, o bien a partir de imágenes de nuestras abuelas de antaño, que ya no corresponden en absoluto a la realidad e impiden que el inconsciente colectivo construya una imagen de mujer poderosa”, según ella.

Sobre el terreno, algunos profesionales están trabajando para cambiar las cosas, como Sophie Deschamps, exlíder de la Sociedad de Autores y Compositores Dramáticos (SACD). Guionista ella misma, saluda a los autores y directores que deciden feminizar “incluso los papeles muy pequeños, para que el rodaje sea parejo. Tenemos que empezar por ahí”.

Señal de un cierto despertar, la CNC miró a su vez, y por primera vez, sobre el problema. El resultado es edificante. Al igual que Maggie Gyllenhaal, a quien le dijeron a los 37 años que era demasiado mayor para interpretar a la amante de un hombre de 55 años, las actrices comienzan a desaparecer de las pantallas no a los 50, sino a la edad de… 30 años, de los cuales la parte de actrices en las 1400 películas francesas estrenadas entre 2009 y 2018 cae drásticamente.

Ver también en El Huff Post: “Sex and the City” tendrá preparada una nueva temporada en HBO

Artículo Recomendado:  Hellfest 2022, por qué esta edición es excepcional

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba