Cultura

«Elvis», «Sabores y colores», la insólita ropa interior del espectáculo que destroza a los artistas – BLOG

MÚSICA – El 21 de junio, día del festival de música, se proyectaron en preestreno dos películas con presupuestos diametralmente opuestos, pero con palabras gemelas.

El enorme “Elvis” de Baz Luhrmann (“Romeo & Juliet”, “Moulin Rouge”), una especie de fantasmagoría hinchada de la vida del Rey y “Les Goûts et les couleurs” de Michel Leclerc (“Lucha de clases”) una película francesa película independiente que relata la explotación post-mortem de las obras de un cantante imaginario inspirado en Brigitte Fontaine (para el lado del rock’n’roll) y Christophe (para la locura post-mortem).

Estos dos directores no se conocen y sin embargo nos regalan dos obras unidas por un hilo secreto: el daño que provoca la industria discográfica y el que gravita en torno al “corazón” de los artistas.

El papel de los agentes y gerentes

Descubridores y comadronas de talento, son en el mejor de los casos baluartes entre el artista y las numerosas solicitudes que no dejan de presentarse en el primer éxito encontrado. También son (y “Elvis” y en menor medida “Gustos y Colores” lo demuestran) personajes mefistofélicos que pueden detectar y aprovechar los defectos personales de los artistas (que suelen ser muchos) y jugar con ellos para mantener el control. sobre sus potros. Por su “obra” un manager recibe actualmente un % estándar del 15% de los ingresos generados por su artista. En el caso de Elvis, es el 50% de sus ingresos lo que asume el Coronel Parker en el lomo de su potro. Una decisión judicial que sentará un precedente permitirá a los herederos del Rey recuperar el control parcial de su patrimonio artístico.

Artículo Recomendado:  Un western de 1971 que celebra la intimidad masculina

La “trampa” de los avances

Al firmar su contrato, el artista recibe un anticipo: una suma de dinero pagada como anticipo de futuros recibos. De momento ningún problema: el artista recibe un soplo de aire fresco denominado en euros tras años de trabajo en el mundo de la música. Pero este mecanismo puede resultar perverso cuando los ingresos recaudados por la discográfica no alcanzan para devolver el anticipo pagado. ¡El artista se encuentra entonces en una situación delicada en la que le debe dinero a su sello! En «Sabores y colores» Daredjane muere endeudado y en «Elvis», cuando decide dejar a su agente, este último le reclamará 8 millones de dólares, el total de los muchos anticipos y gastos acumulados a lo largo de su carrera. La trampa se cerrará tras él y contribuirá a su muerte, agotado por los conciertos y el abuso de drogas y medicamentos.

Titulares de derechos

En “Les Goûts et les couleurs”, Marcia, una joven cantante apasionada, se reencuentra con su ídolo de la infancia, Daredjane, estrella de la década de 1970; la convence de grabar un disco con ella. Pero cuando muere repentinamente, Marcia ya no puede lanzar el álbum sin la aprobación del beneficiario del cantante fallecido. Se trata de su sobrino nieto, Anthony, un joven de los suburbios parisinos que odia a su tía abuela tanto como a su música. Si bien es tratada a través del prisma de la comedia romántica, la historia narrada por Michel Leclerc y en parte en la conclusión de la película «Elvis», permite levantar el velo sobre un aspecto desconocido de la gestión de los derechos artísticos. La comunidad cultural francesa recuerda el caso de Bernard-Marie Koltès, dramaturgo francés cuya obra trasluce el odio de su familia y cuya familia heredó los derechos a su muerte en 1989. En 2007, el hermano de Bernard-Marie, Koltès, pidió la suspensión de la obra. «Regreso al desierto» representada en la Comédie Française más allá de la 30ª función por desacuerdo con la directora Muriel Mayette. La comedia francesa ganó el juicio pero se hizo la pregunta. ¿Quién tendría la última palabra? El heredero moral de un dramaturgo o director.

En la película Elvis, el coronel Parker utilizará otra estratagema. La familia del “rey” se interesará muy rápidamente por medio de una empresa Elvis Enterprises en todo lo relacionado con su carrera, desde los derechos hasta los objetos derivados.

formato artístico

A través de agentes, pero igualmente sellos y distribuidores, somos testigos en ambas películas de obstáculos flagrantes a la integridad artística. En «Elvis», se le pedirá que actúe con un frac en el horario de máxima audiencia para evitar su balanceo poco ético. En «Les Goûts et les couleurs» somos testigos en directo de la transformación de una balada inspirada y hechizante en un corte de sierra musical para las pistas de baile.

La relación entre la publicidad y la música.

Si para “Elvis” su reaparición televisada está financiada por la marca de máquinas de coser Singer que querrá imponerle un simpático espectáculo navideño con duendes y bolas de nieve, en “Los gustos y los colores” asistimos a una divertida sesión entre creativos de la publicidad. agencias que deseen utilizar una canción sobre hombres titulada “the They” para promocionar una marca de trajes de baño llamada “the Islands”.

Comercial vs. Artístico

Este hilo frágil y tenso que a menudo subyace a la perdurabilidad de una carrera –sin éxito en un momento u otro, un artista a veces se ve obligado a detenerse– se ilustra de manera relevante en “los gustos y los colores”. Marcia, una joven artista sin concesiones, deberá oponerse al beneficiario de Daredjane, puro producto de la joven generación, adaptando éxitos calibrados para radio y playlists de Spotify.

Saqueo cultural

“El artista es un copiador y el genio un ladrón”: esta asimilación acelerada de las tendencias musicales propias de la música Pop y Rock está perfectamente encarnada en “Elvis”. Entendemos cómo desde los coros de gospel de la “Iglesia Negra” hasta su admiración por BB King y el blues, lleva a ofrecer una versión que puede ser escuchada por igual por públicos, blancos, negros, hombres y mujeres.

En conclusión, no importa cuán grande o pequeña sea la industria discográfica, no puede impedir que los artistas reales encuentren y mantengan su audiencia antes o después de su muerte. ¡La música siempre gana al final!

Ver también en El Huff Post: El tráiler de la muy esperada película biográfica de Elvis de Baz Luhrmann promete brillo y rock ‘n roll

Artículo Recomendado:  Sex and the City tendrá preparada una nueva temporada en HBO

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba