Noticias del Mundo

El 11 de septiembre cambió la vida en los EE. UU. Como nunca antes, dice la mayoría de los estadounidenses: encuesta

El sentimiento entre los estadounidenses de que los ataques del 11 de septiembre cambiaron la vida en los Estados Unidos ha crecido, no se ha desvanecido, a medida que se acerca el vigésimo aniversario del 11 de septiembre y se avecina una nueva amenaza para la nación.

En una encuesta de US TODAY / Suffolk University, los encuestados citan la pandemia de COVID-19 como un desafío más peligroso para el país que los ataques terroristas de 2001. Pero con un rango más amplio que nunca, 60-38%, dicen que el 11 de septiembre cambió las vidas de los estadounidenses para siempre.

Incluso aquellos que eran niños pueden recordar instantáneamente cuándo escucharon la noticia de los ataques contra Nueva York y el Pentágono y cómo se sintieron. Casi todo el mundo recuerda la conmoción y el miedo, el sentimiento de peligro nacional y unidad nacional.

La mayoría dice que aunque la unidad esté rota, el peligro permanece.

«Todavía es difícil hablar de ello», dice Angela Everhart, de 41 años, que entonces era estudiante universitaria en Ohio. Antes de ese momento, no había pensado en el terrorismo. Llamó a su madre y luego habló con su padrastro, un infante de marina. «Me hizo sentir que iba a ser el comienzo de una nueva guerra que iba a ser mucho más grande que este día».

Ella dice: «Recuerdo todo».

Casi todas las personas que tenían al menos 15 años en 2001 recuerdan ese día, encontró la encuesta. El 85 por ciento dice que tuvo un gran impacto en su generación. Casi dos tercios dicen que tuvo un gran impacto en sus propias vidas.

Dicen que los ataques cambiaron la forma de vida de los estadounidenses en 22 puntos porcentuales. Esa es una mayoría mayor que el margen de 9 puntos (54% -45%) en una encuesta de USA TODAY / Gallup en el primer aniversario en 2002 y mayor que el margen de 17 puntos (58% -41%) en el décimo aniversario. 2011.

Los que eran los más jóvenes en ese momento o ni siquiera habían nacido dicen que sintieron el cambio con más fuerza. En casi 3-1, 72% -26%, los menores de 35 años ven cambios permanentes. Para las personas mayores de 65 años o más, esta proporción fue del 52% al 46%.

La encuesta a 1.000 votantes registrados, que se realizó del 19 al 23 de agosto por teléfono fijo y móvil, tiene una tasa de error de más o menos 3,1 puntos porcentuales.

Matthew Hernandez, un estudiante de secundaria en Jacksonville, Florida, una ciudad con una importante base aérea naval, vio el impacto del 11 de septiembre de 2001 en las opciones de carrera de sus compañeros de escuela. «Muchas de las personas que conocí en la escuela se volvieron hiperpatriotas», dijo Hernández, de 34 años, director del programa de Street Poets, un grupo sin fines de lucro de Los Ángeles. Fue nombrado en la encuesta. «Yo diría que probablemente más del 50% de mi último año fue en alguna faceta de las fuerzas armadas, y mucho de eso se debió a lo que sucedió el 11 de septiembre».

A las pocas semanas de que aviones secuestrados golpearan el World Trade Center y el Pentágono, el presidente George W. Bush ordenó bombardeos contra los puestos de avanzada de Al Qaeda en Afganistán. Esta semana, cuatro presidentes después, la operación de Estados Unidos terminó con la retirada ordenada por el presidente Joe Biden, un desordenado sujetalibros para la guerra más larga en la historia de Estados Unidos.

Los ataques del 11 de septiembre provocaron las invasiones estadounidenses en Afganistán e Irak. Condujo a la creación del Departamento de Seguridad Nacional en expansión y una agencia federal para hacer cumplir controles mucho más estrictos en los aeropuertos. Incitó a algunos legisladores a argumentar que Estados Unidos debería involucrarse más en el mundo y a otros a argumentar que la nación debe retirarse a sus propias fronteras.

Para algunos, los efectos fueron personales.

«Teníamos miedo de meternos en grandes multitudes por un tiempo, (y) todavía tengo algunas preocupaciones», dijo Patricia Holliday, de 64 años, gerente de recursos humanos jubilada de Tallahassee, Florida, en una entrevista de seguimiento. «Cuando voy a algún lugar, veo cuál es mi ruta de escape o algo así. No quiero quedar atrapado en una situación».

11 de septiembre en cifras:Hechos de un día trágico en la historia de Estados Unidos

«Es como una carrera de cuatro vías»

Los ataques del 11 de septiembre fueron un evento sísmico en la historia de Estados Unidos, pero los estadounidenses lo ubican en segundo lugar en la lista de grandes desafíos que Estados Unidos enfrenta en los tiempos modernos. Primero está el COVID-19, que ha costado más de 642.000 vidas en los EE. UU. Y está fuera de control.

En la encuesta, el 35% dice que la pandemia es lo peor que le ha pasado a la nación en los últimos 20 años. 27 por ciento nombran el 11-S. Tres desafíos adicionales están asociados con un 10% cada uno: el levantamiento del 6 de enero, tiroteos masivos y cambios climáticos y meteorológicos extremos.

Everhart, una esteticista e independiente política de Canton, Ohio, luchó por decidir qué elegir.

«Cada vez que escuchas sobre un tiroteo masivo, tengo hijos, me atrae al corazón», dice. Cuando el Capitolio fue asaltado por una turba el 6 de enero, «Lo vi pasar todo y luego mis hijos llegaron a casa y es como si ni siquiera supiera cómo explicarles esto». Todavía se emociona al hablar del 11 de septiembre. «COVID también fue duro», dice.

«Es difícil; quiero decir, es como una carrera a cuatro bandas», dice Hernández, un demócrata que identificó los tiroteos masivos como el desafío más preocupante. «Esto es algo que no parece tener un punto de ruptura. Otras cosas pueden haber parecido y tendrán puntos de ruptura con el tiempo».

Hay una marcada división político-partidaria sobre este tema que se ha dado a conocer en la política estadounidense.

  • Los republicanos ocupan el primer lugar del 11 de septiembre entre los cinco desafíos que enfrentó la nación, y el 6 de enero fue citado por última vez por solo un 1%.
  • Los demócratas ocuparon el último lugar en el 11 de septiembre, con COVID-19 en primer lugar y el 6 de enero en segundo lugar, citado por un 22%.

También existe la segregación racial. Los negros, que se ven afectados de manera desproporcionada por la pandemia, tienen más probabilidades que los blancos de calificar al COVID-19 como el mayor desafío, 42% versus 34%. Mientras que los blancos ocupan el segundo lugar con el 31% de los ataques del 11 de septiembre, los negros ocupan el último lugar con el 9%.

Holliday, un demócrata, considera que COVID-19 y el cambio climático están interrelacionados y son la mayor amenaza de la nación. «Podemos sobrevivir a un tiroteo masivo», dice. «6 de enero, podemos manejar esto. Pero si no controlamos COVID y el clima, es posible que no tengamos un planeta».

El abogado y republicano Chad Bayse, de 42 años, de Rose Mount, Minnesota, dice que el 11 de septiembre tuvo el mayor impacto en Estados Unidos. «Creo que este es el evento históricamente más significativo del siglo», dice. «Ha orientado nuestra política exterior hacia esta dirección y hacia el Medio Oriente y de alguna manera dio forma a los eventos mundiales, nuestra posición en el mundo, nuestra salud financiera y nuestra posición … Obviamente influyó en mi vida. Me uní al ejército». Sirvió en la Armada de los Estados Unidos y fue desplegado en Irak.

20 años desde el 11 de septiembre: Museo lanza fondo para que la próxima generación «nunca olvide»

El terrorismo doméstico es una preocupación cada vez mayor

Algunas actitudes han cambiado en los últimos 20 años.

El terrorismo doméstico es visto por un 56 a un 38% como una amenaza mayor que el terrorismo extranjero. Hace dos décadas, la idea del terrorismo doméstico parecía tan remota que las encuestas generalmente no la pedían. Entre los menores de 35 años, el 66% cita el terrorismo doméstico como la mayor amenaza, alrededor de 15 puntos porcentuales más que sus mayores.

Entre los demócratas, el 81% ve el terrorismo interno como la mayor amenaza. Una mayoría del 53 por ciento de los republicanos ve el terrorismo extranjero como la mayor amenaza. Los independientes compartieron entre un 47% y un 47% en la pregunta.

Los negros con 6-1, 79% -13% señalan al terrorismo doméstico como la mayor amenaza. Aunque la mayoría de los blancos están de acuerdo, la brecha es menor en 53% -41%.

«Realmente, no hemos tenido una cantidad significativa de ataques extranjeros contra Estados Unidos en los últimos 20 años», dijo Leif Hassell, de 46 años, un demócrata de Little Rock, Arkansas. «Tuvimos una enorme cantidad de ataques desde Estados Unidos cada año»

Teresa Powers, de 60 años, republicana de Queen Creek, Arizona, se burla de la idea del terrorismo doméstico. «¿Dónde ha habido terrorismo interno con nuestra propia gente?» ella exige. «No, yo diría que el terrorismo extranjero es una amenaza mayor».

Muchos estadounidenses siguen preparados para nuevos ataques terroristas. La mitad de los encuestados considera que más ataques terroristas contra Estados Unidos en las próximas semanas son muy o bastante probables. Eso es menos que inmediatamente después del 11 de septiembre, pero más alto que en una encuesta de US TODAY / Gallup en 2011, en el décimo aniversario de los ataques.

La confianza estadounidense en el gobierno de los Estados Unidos para proteger a sus ciudadanos del terrorismo se ha erosionado. Un año después de los ataques de 2001, el 80% dijo que tenía mucha o bastante gran confianza en la capacidad del gobierno para hacerlo. Diez años después, el 75% adoptó este punto de vista.

Ahora los estadounidenses están muy divididos: el 51% tiene confianza y el 47% tiene poca o ninguna confianza.

“Hay ciertas cosas que recuerdas toda tu vida, sin importar la edad que tengas”, dice Ryan Haugh de Camphill, Pensilvania, quien tenía 8 años en 2001. Cuando llegó a casa de la escuela, vio a su padre llorar por primera vez. «Solo recuerdo cómo todos se reunieron después, como si se sintieran como una gran familia. Y todo pareció ser de corta duración».

Hace veinte años.

Con: Matthew Brown, Mabinty Quarshie

Artículo Recomendado:  China dice que está lista para 'aplastar' la autonomía de Taiwán y envía asesores mientras EE. UU. prepara un paquete masivo de armas

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba