España

Covid-19: Las estadísticas oficiales apuntan a que la sexta ola de coronavirus en España empieza a frenar | Sociedad

El sexta ola del coronavirus en españa está comenzando a mostrar los primeros síntomas de desaceleración Después de un crecimiento explosivo durante la temporada navideña, los últimos datos del Ministerio de Salud central muestran un aumento más gradual, lo que sugiere que un pico puede ser inminente.

La semana pasada se establecieron nuevos récords para la pandemia: hubo 179.125 contagios oficiales reportados en un solo díay si las infecciones continúan creciendo, aunque a una escala más lenta, este número podría aumentar aún más, pero la incidencia acumulada ya no está aumentando tan bruscamente.

Según el último informe del ministerio, difundido el viernes, la incidencia acumulada en 14 días se sitúa actualmente en 3.196 casos por cada 100.000 habitantes, habiendo subido 36 puntos desde el jueves.Sin embargo, esta tendencia se basa en datos incompletos: hay retrasos en las notificaciones tener en cuenta, así como el hecho de que muchas personas están usando kits de antígenos caseros para confirmar sus infecciones, casos que muchas veces no se incluyen en las estadísticas oficiales, lo que significa que los datos del ministerio solo muestran la punta del iceberg en términos de lo que realmente está sucediendo.

La ralentización de las cifras oficiales, sin embargo, es evidente, durante la última semana de diciembre y la primera de enero la incidencia de 14 días estuvo creciendo más del 90% semanalmente, mientras que este pasado viernes la cifra fue del 17 %. El aumento de 29 puntos observado el jueves y el aumento de 36 puntos del viernes contrastan con los picos que superaron los 100 puntos desde el 22 de diciembre, con un máximo de 267 puntos en un solo día el 29 de diciembre. .

¿Ofrecen estos datos una imagen real de lo que está pasando en España?, claramente están dando una instantánea incompleta y tardía, lo que no está claro es hasta qué punto, tardía porque puede pasar más de una semana entre el inicio de los síntomas y la prueba de coronavirussuponiendo que se lleve a cabo una y, como se mencionó, las pruebas en el hogar significan que muchos casos no se incluyen en las estadísticas.

Es muy difícil saber qué parte de la reducción de casos es una posible caída real en la transmisión y qué parte es una caída en la detección.

Epidemiólogo Salvador Peiró

Es más, actualmente no hay criterios claros sobre cómo afrontar estos resultados: algunas regiones, como Galicia, Navarra, Cataluña y Aragón, notifican los resultados de la primera equipación al Ministerio de Sanidad, pero otras, como Murcia, Andalucía, Madrid , Baleares, Castilla y León y Valencia, exigen un test adicional para confirmarlos, el País Vasco, que informaba estos resultados, dejó de hacerlo la semana pasada.

Artículo Recomendado:  Nuevo proyecto costero para Costa Rojas en El Sauzal

Las consecuencias de esto son estadísticas poco fiables que varían mucho de una región a otra, con una incidencia acumulada, por ejemplo, de 6.594 casos por cada 100.000 habitantes en los últimos 14 días en Navarra, frente a 1.419 en Andalucía. a casos reales y el de subregistro sigue siendo un misterio.En lugares como Aragón, aproximadamente la mitad de los casos notificados corresponden a pruebas domiciliarias, muchas de las cuales pasan desapercibidas en regiones donde se requiere confirmación PCR.

“Es muy difícil saber qué parte de la (todavía cuestionable) reducción de casos es una posible caída real de transmisión y qué parte es una caída de detección”, explica Salvador Peiró, epidemiólogo y jefe de investigación de la fundación de investigación Fisabio en Valencia: “Sospecho que en algunos lugares como Navarra, que hacen muchos test y está mostrando unos niveles de transmisión espectaculares, si bajan los casos notificados es por una caída de la transmisión (debe haber cada vez menos gente susceptible, ya sea por a tener una infección o debido a la tercera dosis En otros lugares, el componente de reducir las pruebas es probablemente más importante «.

Navarra, de hecho, ha comenzado a mostrar un claro descenso en su incidencia acumulada de 14 días: de 659 puntos.De continuar esta tendencia, parecería que la sexta ola ha tocado techo en una región que se adelantaba a otras en cuanto a contagios No es el único en caer, y podría allanar el camino a otros que aún no lo han hecho.

La ralentización reflejada en las estadísticas es el paso previo a alcanzar un pico en la incidencia acumulada, algo que la mayoría de los expertos consultados por EL PAÍS pronosticaban para mediados de este mes, mientras que la mayoría de las olas en España hasta el momento presentaban claras subidas. y caídas, no siempre fue la regla, la segunda ola, por ejemplo, mostró una caída de casos desde finales de septiembre de 2020, cuando alcanzó una incidencia acumulada de 294 casos, luego cayó a 207 el 7 de octubre, y de allí, volvió a subir para llegar a principios de noviembre a 529. Como muestra este ejemplo, las caídas no tienen por qué ser definitivas.

Esto también se ha visto en algunos países que parecían alcanzar un pico pero luego volvieron a subir, como sucedió, por ejemplo, en Alemania y los Países Bajos, que están viendo un aumento de casos ahora después de una caída que se registró al comienzo de la En estos casos, sin embargo, una variedad de factores podrían estar en juego: cuando se estaban recuperando de su ola anterior de la variante delta, el cepa omicron más contagiosa llegó provocando un nuevo pico.

Esto también sucedió en Sudáfrica, el primer país donde se propagó omicron, provocando un fuerte pico y luego una caída igualmente rápida.Las autoridades sanitarias esperan que suceda lo mismo en España una vez que se alcance el pico.

Esto lleva dos años y se está poniendo muy duro a nivel profesional, es una situación muy difícil otra vez

La doctora de la UCI Isabel Jiménez, del Hospital Universitario de Navarra

Aunque los contagios detectados empiezan a descender, en estos momentos se siguen notificando un número enorme de casos, muchos más que los vistos en oleadas anteriores, cuando la incidencia acumulada nunca superaba el millar.La gran diferencia ahora es la niveles sin precedentes de vacunacióncon más del 90% de la población mayor de 12 años totalmente protegida, lo que evita que los hospitales se saturen por completo.

Unidades de Cuidados Intensivos (UCI) en España están, sin embargo, prácticamente llenos en este momento. Antes de la pandemia, había 4.447 camas de UCI, y el viernes había más de 5.300 pacientes de UCI en tratamiento. de los cuales 2.224 tienen Covid-19según el informe del ministerio.

La presión varía de una región a otra, pero ahora mismo el País Vasco, Navarra, Aragón y Cataluña están bajo una presión muy alta, lo que provoca la suspensión de cirugías no urgentes.

La doctora de la UCI Isabel Jiménez, del Hospital Universitario de Navarra, añade que al alto número de pacientes se le suma la baja del personal por Covid-19: “En general estamos muy cansados ​​-explica-, muy cansados ​​de la situación porque esto ha estado sucediendo durante dos años y esto se está poniendo muy difícil a nivel profesional, y hay mucho personal enfermoEs una situación muy difícil de nuevo”.

Nadie puede cubrir a este personal de la UCI. “Nos reemplazamos, porque no hay otra opción”, explica. “El problema de las UCI es que somos especialistas en una minoría”.

Si bien la situación en muchos Los hospitales españoles siguen tensosy el número de pacientes supera a los vistos en la cuarta y quinta oleada, en términos generales están lejos de los peores momentos de la pandemia.En la tercera oleada, en enero de 2021, se duplicó el número de pacientes en UCI en España.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba