España

Capitán gallego de un pesquero de camino a España tras casi un año en Yemen

El capitán de un barco pesquero fue liberado después de casi un año en prisión en Yemen

La liberación de Pablo Costas, de 54 años, se acordó tras «intensos esfuerzos diplomáticos», en los que intervino personalmente el canciller español, José Manuel Albaren, dijo el domingo (29 de agosto) el portavoz del sindicato de trabajadores españoles.

Según el hermano del prisionero, Víctor, el marinero y su tripulación se encuentran en un hotel en el puerto de Al Mukallah, el puerto yemení en el Golfo de Adén.

Aunque le han devuelto el pasaporte, actualmente no hay fecha para su regreso a Galicia.

Manolo Comaño, vocero del sindicato de trabajadores, dijo al programa de televisión Dias de Verano que estaban esperando que se procesaran los boletos de avión.

Dijo que «lidiarán con las dificultades que plantea un país en guerra como Yemen y las restricciones a los viajes aéreos».

Están a la espera de procesar los billetes de avión y el «pronóstico inicial» es que se puede desplegar un «convoy de seguridad» para viajar desde Al Mukallah al aeropuerto, a unos 270 km de distancia.

Allí voló a El Cairo (Egipto) y luego a Madrid.

El barquero pesquero de Pontevedra fue arrestado junto con 31 hombres en su bote en el puerto de Al Mukallah después de que Australia presentara cargos de pesca ilegal en septiembre de 2020.

La tripulación y el barco fueron detenidos en el estado árabe, que ha estado en guerra civil desde 2014.

Además de este embrollo legal, los marineros fueron abandonados por el actual propietario del barco, un somalí que tomó posesión del barco en el mar.

Tras meses de trámite, se suspendió la pena de prisión de tres meses de Costas y el marinero gallego solicitó a los consulados españoles su repatriación en mayo.

Según el diario español El País, el capitán alegó que la tripulación no había sido acusada, pero más de diez meses después de su llegada, las autoridades no habían permitido que ninguno de los pescadores abandonara el puerto.

El hermano advirtió que Costas y su tripulación llevaban seis días sin comida y que su única comida “bebía agua hervida de una letrina con azúcar y té”.

También advirtió que cuatro tripulantes presentaban «vómitos, desmayos y otros síntomas».

La esposa de Costas solicitó la intervención del Defensor del Pueblo.

Se organizó una masiva manifestación en su ciudad natal de Bueu (Pontevedra) para exigir su regreso.

SIGUE LEYENDO

Artículo Recomendado:  Resultados de la lotería irlandesa, más 1 y más 2, números ganadores de la lotería del miércoles 4 de agosto de 2021

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba