Noticias del Mundo

Restablecimiento de las ambiciones de poder medio –

Tabla de Contenido

En los últimos años, los académicos han debatido la aparente falta de liderazgo diplomático de las “potencias intermedias” como Australia y Corea del Sur en el escenario internacional. Sin embargo, tal pesimismo debe reconsiderarse a la luz de las nuevas administraciones tanto en Canberra como en Seúl. Vale la pena evaluar si y cómo dos de las potencias intermedias más prominentes del Indo-Pacífico podrían una vez más perseguir un arte de gobernar creativo y ambicioso.

Los primeros indicios apuntan a oportunidades que los gobiernos del primer ministro australiano Anthony Albanese y el presidente coreano Yoon Suk Yeol podrían capitalizar para repensar la alineación de sus respectivos países con las grandes potencias, fortalecer sus roles en acuerdos e instituciones regionales y renovar su activismo global.

¿Más apoyo para los EE.UU.?

Al igual que varios de sus homólogos regionales, Australia y Corea del Sur han enfrentado dificultades al tratar de navegar por sus alianzas de seguridad con los Estados Unidos y la interdependencia económica con China. Ambos países podrían aprovechar la apertura que les brindan sus nuevos liderazgos para resetear o reforzar sus relaciones con las grandes potencias.

El viaje de mayo del presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, a Seúl generó grandes expectativas sobre el tipo de papel que Washington quiere que Corea del Sur desempeñe en el futuro. Estados Unidos está buscando una Corea del Sur más proactiva que contribuya con su ventaja económica, militar y tecnológica a una agenda de equilibrio regional frente a China. Sin embargo, aunque se espera que Seúl reconsidere su «ambigüedad estratégica» y se alinee más estrechamente con los EE. UU. bajo Yoon, la nueva administración hasta ahora ha sido cautelosa acerca de expandir la misión de la alianza para tratar también con China.

¿Disfrutas de este artículo? Haga clic aquí para suscribirse y obtener acceso completo. Solo $5 al mes.

Mientras tanto, Albanese ha prometido mantener el rumbo en términos de la estrecha alianza de Australia con Estados Unidos. Se espera continuidad política en la mayoría de los temas de las relaciones entre Australia y EE. UU., como las iniciativas de postura de fuerza mejorada, una cooperación tecnológica más profunda y la implementación de la asociación AUKUS. El nuevo gobierno laborista también se ha esforzado por enfatizar que no ofrecerá ninguna concesión, sino que participará en “mucho menos… golpes de pecho” en sus relaciones con China.

Por lo tanto, sería fácil suponer que Australia y Corea del Sur simplemente continuarán siguiendo los contornos generales de sus respectivas estrategias hacia las grandes potencias. Sin embargo, las posibles sorpresas estratégicas podrían desencadenar muy rápidamente nuevas posturas de alineación por parte de Albanese y Yoon. Para Australia, si una presidencia reelegida de Donald Trump abandonara la asociación AUKUS, obligaría a una reevaluación profunda de las opciones políticas estratégicas actuales de Australia. Para Corea del Sur, una nueva disputa con China podría obligar a Yoon a tomar una línea dura a la luz de sus críticas al manejo de la crisis THAAD de 2016-17 por parte de la administración anterior.

Artículo Recomendado:  El ejército de Taiwán prueba nuevas capacidades para disuadir la amenaza de China

¿Papel mejorado en los arreglos e instituciones regionales?

El surgimiento de agrupaciones como Quad y AUKUS, así como las iniciativas económicas lideradas por China y varios acuerdos ASEAN-plus, han creado un panorama institucional regional más concurrido. Como potencias intermedias que individualmente no pueden influir en la toma de decisiones pero que colectivamente podrían tener un impacto significativo, tanto Canberra como Seúl sin duda buscarán una mayor participación en las diversas plataformas que amplificarían sus voces y roles en la región.

En contraste con la ambivalencia del gobierno surcoreano anterior hacia los acuerdos exclusivos liderados por EE. UU., Yoon ha redoblado la importancia de cooperar con socios de ideas afines y planea lanzar su propia Estrategia Indo-Pacífico. Es posible que Seúl no esté listo para unirse formalmente al Quad, pero la puerta permanece abierta para su participación en algunos de sus grupos de trabajo. El entusiasmo de la administración Yoon por enmendar las relaciones bilaterales con Tokio también sugiere que podría haber más instancias de agrupaciones que involucren a los dos países en apoyo de un Indo-Pacífico libre y abierto.

El gobierno albanés se apresuró a reafirmar su apoyo al Quad, y el primer ministro visitó Tokio para la cumbre del Quad solo unos días después de las elecciones federales y antes de que finalizara su ministerio. Australia está programada para albergar la próxima Cumbre Quad en 2023, acompañada del surgimiento de una agenda Quad «ambiciosa y diversa» que cuenta con una variedad de iniciativas. Más allá del Quad, podría decirse que Australia seguirá valorando su participación en los diversos grupos trilaterales, como con India y Francia, así como con Japón y EE. UU., en la realización de su orden regional preferido.

Además de su interés en agrupaciones más pequeñas, también se espera que Australia y Corea del Sur recalibren su compromiso con la ASEAN. Inmediatamente después de la Asociación Estratégica Integral ASEAN-Australia establecida en 2021, el Partido Laborista ha anunciado varias iniciativas centradas en el sudeste asiático, que incluyen 470 millones de dólares australianos adicionales en ayuda y asistencia para el desarrollo y el nombramiento de un Enviado Especial de la ASEAN. Mientras tanto, el nuevo gobierno de Corea del Sur ha indicado una posible modificación de la Nueva Política del Sur de su predecesor para incluir «un aspecto de estrategia fortalecida», quizás reforzando su nicho en la cooperación de la industria de defensa con socios seleccionados del sudeste asiático.

Australia y Corea del Sur aún pueden influir en la forma de las agrupaciones minilaterales y multilaterales de la región. Australia se ha esforzado por enfatizar las contribuciones positivas del Quad a los bienes públicos regionales en lugar de ser solo una plataforma para contener a China, y el compromiso de Corea del Sur en iniciativas específicas del Quad reforzará la apertura de la agrupación. La profundización de la cooperación de defensa de Australia y Corea del Sur con el Sudeste Asiático, particularmente en el desarrollo de capacidades, destaca de manera similar el valor importante que las potencias intermedias pueden aportar como socios iguales con el Sudeste Asiático más allá de un binario China-Estados Unidos.

¿Renovación del Activismo Global?

Australia y Corea del Sur también tendrán la oportunidad de renovar su activismo diplomático global a la luz de desafíos como el cambio climático, la recuperación de la pandemia y las tecnologías emergentes. Desde las Naciones Unidas hasta los principales tratados internacionales, el esfuerzo persistente y la creación de coaliciones se han asociado ampliamente con las expectativas de comportamiento de lo que significa ser una potencia intermedia. Las invitaciones para que Australia y Corea del Sur participen en la Cumbre del G-7 de 2021 y la Cumbre de la OTAN de 2022 ciertamente reflejan las expectativas con respecto a las contribuciones de las potencias medias a las agendas globales.

¿Disfrutas de este artículo? Haga clic aquí para suscribirse y obtener acceso completo. Solo $5 al mes.

En este contexto, Yoon ha llamado a Corea del Sur un “Estado fundamental mundial” en una interpretación actualizada del concepto de “Corea global” del ex presidente Lee Myung-bak. Esto sugiere que Corea del Sur participará en un intento concertado de elevar su perfil internacional, lo que también podría implicar la candidatura de Seúl para un asiento no permanente en el Consejo de Seguridad de la ONU para 2024-25, así como la organización de una futura reunión de la Cumbre de Biden para La democracia.

Si bien Australia ha reducido constantemente su visión global y sus ambiciones a su región inmediata, el enfoque del nuevo gobierno en el cambio climático será una oportunidad para renovar un nivel global de compromiso. Después de todo, la actual ministra de Relaciones Exteriores, Penny Wong, y otros participaron activamente en las conversaciones climáticas de Copenhague hace más de una década bajo el gobierno anterior de Kevin Rudd. Además, el enorme potencial de Australia en áreas como el hidrógeno, la energía solar y la eólica puede alinearse con la sólida experiencia de Corea del Sur en energía nuclear para acelerar la transición energética del mundo hacia un futuro sin emisiones.

Mirando hacia el futuro

Australia y Corea del Sur ciertamente comparten muchas similitudes en sus perspectivas y enfoques de política exterior. Sin embargo, sus nuevos gobiernos tendrán que superar varios desafíos en un esfuerzo por restablecer sus ambiciones de poder medio.

La presión china sobre la administración Yoon inevitablemente será una consideración cuidadosa a medida que se enreda gradualmente en iniciativas regionales lideradas por Estados Unidos. Las provocaciones de Pyongyang también pueden desviar la atención de Seúl del Indo-Pacífico más amplio y volver a la península de Corea, mientras que los sentimientos internos en Corea del Sur pueden complicar los esfuerzos del gobierno para reparar los lazos con Japón.

Del mismo modo, los marcos de políticas de Australia y el fuerte bipartidismo que los rodea harán que sea más difícil revertir repentinamente las tendencias existentes. Dado que Quad y AUKUS han absorbido gran parte del limitado ancho de banda de las políticas de Australia, por ejemplo, la promesa laborista de invertir más en el sudeste asiático y el Pacífico Sur requerirá ajustes delicados en un servicio público ya sobrecargado. La diplomacia global ambiciosa sobre el cambio climático también necesitará un compromiso sostenido de alto nivel, pero la última década de disputas políticas internas sobre la política climática no es un buen augurio para el liderazgo australiano en este tema.

Tales brechas entre la ambición y la realidad no serán fáciles de sortear, pero ambas potencias intermedias bajo sus nuevos liderazgos deberían aprovechar de manera efectiva la dinámica geopolítica que cambia rápidamente para hacer una contribución positiva hacia la estabilidad regional y global. Sigue existiendo la necesidad de que las potencias intermedias consideren nuevas ideas políticas y emprendan actividades de promoción concertadas si, en palabras del ex ministro de Relaciones Exteriores de Australia y destacado defensor del concepto de potencia intermedia Gareth Evans, “el mundo que las rodea debe ser más seguro, más cuerdo, más justo y más próspero”.

Artículo Recomendado:  Ocho años después del incidente "709", continúa la persecución a los abogados chinos de derechos humanos

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba