Noticias del Mundo

¿Por qué Japón se está poniendo duro con Rusia ahora?

Uno de los resultados más notables de la invasión rusa de Ucrania es la dura respuesta de Tokio. El gobierno japonés del primer ministro Kishida Fumio ha impuesto un nivel sin precedentes de sanciones económicas contra Rusia, totalmente alineado con los socios del G7 de Japón, incluida la congelación de los activos del Banco Central de Rusia y sanciones individuales contra el propio presidente Vladimir Putin y sus allegados. Las medidas representan un marcado contraste con la respuesta posterior a la anexión de Crimea en 2014, cuando el gobierno japonés estaba dirigido por el ex primer ministro Abe Shinzo.

Tokio también expulsó a nueve diplomáticos rusos en abril de 2022 en respuesta a las revelaciones sobre asesinatos en masa en Bucha, una ciudad en las afueras de Kyiv. La serie de medidas duras de Tokio ha tomado por sorpresa a muchos estadounidenses y europeos, por no mencionar a los propios japoneses. Rusia tampoco parecía haber previsto esto.

Hay cuatro factores principales que impulsan la sólida respuesta de Kishida. En primer lugar, la magnitud de las acciones de Rusia (la destrucción de las ciudades ucranianas, la gran cantidad de víctimas civiles y la creciente evidencia de crímenes de guerra en todo el país) hace que la inacción sea imposible. La invasión rusa de Ucrania ha sido ampliamente reportada en los medios japoneses, con cobertura televisiva diaria desde que comenzó la agresión. Kishida ha criticado repetidamente la agresión rusa como algo que “perturba los cimientos mismos del orden internacional”. No hay lugar ni siquiera para los simpatizantes rusos habituales para justificar el comportamiento de Moscú esta vez. Los japoneses ordinarios de orientación pacifista se sorprendieron al ver lo que las fuerzas rusas están haciendo en Ucrania, y esto ha provocado el apoyo público a los ucranianos.

Artículo Recomendado:  Equipo indio visitará Kabul por primera vez en región talibán

En segundo lugar, el vínculo entre la situación en Europa y la de Asia oriental está en primer plano en la mente de los responsables políticos de Tokio. Kishida argumenta que debemos evitar que se entregue el “mensaje equivocado” a la comunidad internacional. En su discurso en Guildhall en Londres en mayo de 2022, Kishida argumentó que “La invasión de Ucrania es un desafío que no se limita a Europa, es un asunto de todo el mundo, incluida Asia. Japón trabajará junto con otras naciones y tomará medidas con firme determinación para que no estemos enviando un mensaje equivocado a la comunidad internacional; para que nunca se repita el uso de la fuerza para cambiar unilateralmente el statu quo”. Si bien de no se refirió a China por su nombre, no hay duda de que Kishida tenía en mente a China y una posible contingencia de Taiwán.

De hecho, se ha hablado mucho en Japón de que la guerra de Rusia contra Ucrania impulsaría a China a intentar apoderarse de Taiwán por la fuerza. Los cálculos de Beijing son obviamente más complicados que eso; Xi Jinping debe actuar con extrema cautela este año antes del Congreso del Partido, donde se espera que comience un tercer mandato sin precedentes en el poder. Además, el pésimo desempeño militar de Rusia en Ucrania ha demostrado lo difícil que es llevar a cabo una operación tan importante, mientras que el alto grado de unidad que han mostrado Europa, Estados Unidos y Japón en su respuesta es sin duda motivo de preocupación en Pekín.

¿Disfrutas de este artículo? Haga clic aquí para suscribirse y obtener acceso completo. Solo $5 al mes.

Artículo Recomendado:  Según 'Presupuesto Rozgaar', el gobierno de Delhi tiene como objetivo crear 2 millones de puestos de trabajo más en los próximos 5 años

Cuando se trata del vínculo entre la guerra en Ucrania y Asia, el mensaje de Tokio es claro: a cambio de que Japón se mantenga tan firme con Occidente en esta ocasión, espera que la comunidad internacional, particularmente Europa y Estados Unidos, se mantengan igualmente firmes. junto con Japón en caso de que surja algún conflicto en el este de Asia. En este contexto, Tokio también se ha acercado a otros países de Asia en un intento por conseguir que más países se unan contra Rusia.

En tercer lugar, la respuesta de Kishida también puede verse como una antítesis del enfoque reconciliador de Abe hacia Moscú. Abe evitó en repetidas ocasiones tomar medidas duras en respuesta a la agresión rusa, incluida la anexión de Crimea y la intervención en la región de Donbas en 2014 y 2015, o su uso del agente nervioso apto para armas llamado Novichok para matar a un exespía en el Reino Unido y silenciar a un líder de la oposición en Rusia.

En cambio, Abe priorizó constantemente las relaciones con el presidente ruso Vladimir Putin y trató de no enemistarse con Moscú, con la esperanza de poder avanzar en las negociaciones sobre la disputa territorial sobre los Territorios del Norte y un tratado de paz. En pocas palabras, Abe no quería que su agenda de Rusia se viera interrumpida por lo que Putin estaba haciendo en otras partes del mundo. Como resultado, Tokio impuso solo sanciones nominales contra la anexión de Crimea y no tomó ninguna medida en respuesta a los usos de Novichok.

Abe permanece activo en la política japonesa, y él y sus allegados representan un desafío para la base de poder de Kishida dentro del gobernante Partido Liberal Democrático (PLD). Si bien se cree que el compromiso de Kishida con una acción enérgica contra Rusia es genuino, al menos sin darse cuenta, resultó ser una forma de diferenciarse de Abe y deslegitimar el enfoque de Moscú de su predecesor.

Cuarto, y muy importante, su fuerte apoyo público le permite a Kishida’ tomar una posición difícil. Una encuesta de Kyodo en abril muestra que el 73,7 por ciento de los japoneses apoya sanciones económicas duras contra Rusia, incluso si incurre en un costo económico para Japón. El índice de aprobación general del gobierno también ha aumentado en los últimos meses, una buena noticia en el período previo a las elecciones a la Cámara Alta en julio.

De cara al futuro, hay dos desafíos que podrían dificultar cada vez más que el gobierno de Kishida mantenga su postura firme. Primero, el nivel de interés público y de los medios en la guerra en Ucrania podría disminuir con el tiempo. De hecho, ya están surgiendo signos de una disminución en la atención pública. En segundo lugar, el público sentirá cada vez más el costo económico asociado con las sanciones a Rusia en los próximos meses, sobre todo el aumento de los precios de la energía y la creciente preocupación por el suministro de electricidad durante los calurosos meses de verano. La opinión pública podría cambiar en cualquier momento.

Para garantizar que la posición de Tokio sea sostenible, Kishida deberá redoblar sus esfuerzos en los próximos meses para explicar por qué las sanciones severas no son solo por el bien del pueblo ucraniano, sino también por el propio interés de Japón, incluso si tienen implicaciones para la vida cotidiana de las personas.

TSURUOKA Michito es profesor asociado en la Universidad de Keio, Japón.

Artículo Recomendado:  El dolor de las familias en el hospital se alivia con un nuevo panel informativo

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba