Noticias del Mundo

Pelosi critica al «matón» ruso mientras decenas abandonan la fábrica de Mariupol

Decenas de civiles abandonaron una planta siderúrgica sitiada en la ciudad ucraniana de Mariupol, dijo Rusia el domingo, y la presidenta de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, Nancy Pelosi, prometió apoyo a Ucrania contra los «matones» de Rusia después de una visita a Kiev.

Un total de 46 civiles fueron evacuados el sábado en dos grupos del área alrededor de la planta de Yazostar, la última zona de resistencia para las tropas ucranianas en la ciudad, informó el Ministerio de Defensa ruso.

Naciones Unidas confirmó que la «Operación Paso Seguro» en Azov Starr está en marcha, en coordinación con la Cruz Roja y las fuerzas rusas y ucranianas, pero se negó a dar detalles por motivos de seguridad.

El desarrollo ha generado esperanzas de una evacuación largamente esperada de la fábrica, y los combatientes ucranianos dicen que ellos y cientos de civiles han estado huyendo de los implacables bombardeos rusos.

Su destino ha provocado la condena mundial.

El domingo, el Papa Francisco usó su oración semanal del Ángelus para renovar su llamamiento al corredor humanitario de Mariupol, diciendo que la ciudad había sido «bombardeada y destruida de manera brutal».

La invasión rusa que comenzó el 24 de febrero ha matado a miles y desplazado a millones.

Las potencias occidentales han brindado ayuda militar a Ucrania e impuesto severas sanciones a Rusia.

«No se dejen intimidar por los matones», dijo Pelosi a los periodistas en una conferencia de prensa en Rzeszow, en el sur de Polonia, después de regresar de Ucrania.

«Si te amenazan, no puedes dar marcha atrás. Esa es mi opinión. Estamos aquí para luchar, no puedes ceder ante los matones», dijo.

Pelosi se reunió con el presidente ucraniano Volodymyr Zelensky en Kiev el sábado, convirtiéndose en la estadounidense de mayor rango en visitar desde que comenzó la guerra.

“Te visitamos para agradecerte tu lucha por la libertad… Nuestra promesa es estar a tu lado hasta que termine la lucha”, le dijo.

Pelosi también se comprometió a implementar un paquete de armas y apoyo de $ 33 mil millones (31 mil millones de euros) anunciado la semana pasada por el presidente de los Estados Unidos, Joe Biden.

‘Radio silencio’

El conflicto se centra en el este y el sur de Ucrania, aunque Rusia ha llevado a cabo ataques con misiles en todo el país, principalmente contra infraestructuras y líneas de suministro.

Mariupol es un importante centro estratégico que une el sur y el este de Ucrania controlados por Rusia.

«El 30 de abril, después de la implementación del alto el fuego y la apertura del corredor humanitario, dos grupos de civiles abandonaron el edificio residencial cerca del sitio de la planta siderúrgica Azovstal», dijo el domingo el Ministerio de Defensa ruso en Telegram.

Un grupo de 21 personas fue llevado a Bezimenne, una aldea en el Mar de Azov cerca de Mariupol que está controlada por tropas rusas, dijo el ministerio, sin especificar qué pasó con los demás.

«Todos los civiles recibieron alojamiento, comida y la ayuda médica necesaria», dijo el ministerio.

Un video mostró una fila de automóviles y autobuses circulando en la oscuridad marcados con una «Z», la letra utilizada por las tropas rusas en el conflicto.

El asesor de la alcaldía de Mariupol, Peter Andryushenko, dijo en Telegram que pedía «silencio de radio sobre la evacuación a la espera de información oficial».

El sábado, el ejército ucraniano que custodiaba las ruinas de Azov Starr dijo que 20 civiles, incluidos niños, habían abandonado la zona y expresaron su esperanza de que se les permitiera llegar a la ciudad de Zaporozhye, controlada por Ucrania.

Introducción al rublo ruso

El Ministerio de Defensa ruso también dijo el domingo que usó misiles Onyx de alta precisión para atacar un hangar en un aeródromo militar que contenía armas y municiones de Estados Unidos y países europeos, y destruyó la pista.

Las autoridades ucranianas informaron del ataque el sábado, pero solo dijeron que destruyó la pista.

Cerca de la localidad de Butcha, cerca de Kiev, que se ha convertido en sinónimo de presuntos crímenes de guerra rusos, la policía ucraniana informó el sábado que había encontrado tres cadáveres con las manos atadas a la cabeza baleados.

La víctima fue encontrada en un pozo y «asesinada brutalmente» por soldados rusos, dijo la policía en un comunicado.

«Las manos de las víctimas estaban atadas, sus ojos estaban cubiertos con telas y algunos estaban amordazados. Había signos de tortura en los cuerpos», dijo el comunicado.

Los fiscales ucranianos dicen que han identificado más de 8.000 crímenes de guerra cometidos por las fuerzas de Moscú y están investigando a 10 soldados rusos por presuntas atrocidades en Bukha.

Rusia ha negado cualquier implicación en la muerte de civiles en Bukha.

Mientras tanto, Rusia ha comenzado a reforzar su control sobre las áreas que controla, y desde el domingo introdujo rublos rusos, que inicialmente se utilizarán junto con la hryvnia ucraniana, en la región de Kherson.

«A partir del 1 de mayo, nos mudaremos al distrito del rublo», citó anteriormente Kirill Stremousov, jefe civil y militar de Kherson, a la agencia de noticias estatal rusa RIA Novosti Say.

Dijo que la hryvnia estaría disponible durante cuatro meses, pero luego «cambiaremos completamente a rublos para la liquidación».

‘Mantener la línea’

En el frente oriental, las tropas rusas han estado avanzando lenta pero constantemente en algunas áreas, ayudadas por el uso intensivo de la artillería, pero las fuerzas ucranianas también han recuperado parte del territorio en los últimos días, especialmente alrededor de la ciudad de Kharkiv.

Una de las áreas recuperadas del control ruso es el pueblo de Ruska Lozova, que según los evacuados ha estado ocupado durante dos meses.

«Fueron dos meses de miedo terrible. Nada más, un miedo terrible e implacable», dijo a la AFP Natalia, una evacuada de 28 años de Ruska Lozova, después de llegar a Kharkiv.

Kiev reconoció que las fuerzas rusas habían capturado una serie de aldeas en la región de Donbas y exigieron más armas pesadas a las potencias occidentales para reforzar sus defensas allí.

«Todo el mundo entiende que aquí tenemos que defender el frente», dijo a la AFP el teniente Yevgen Samoylov, de la 81.ª Brigada, mientras sus tropas se retiraban del frente cerca de la localidad de Sviatogilsk.

“No podemos acercar al enemigo, haremos todo lo que esté a nuestro alcance para contenerlo”, dijo.

Artículo Recomendado:  El OIEA dice que perdió contacto con el sistema de datos nucleares de Chernobyl

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba