Noticias del Mundo

El nuevo gobierno de Corea del Sur espera revivir a Japón, Corea del Sur y Estados Unidos.

coreano | La seguridad | este de Asia

El nuevo presidente, Yoon Siyeol, ha dejado claras sus intenciones. Poner la retórica en práctica resultará más difícil, pero no imposible.

Una semana antes de la toma de posesión presidencial de Yin el 10 de mayo, su consejo de transición anunció 110 tareas nacionales. Entre ellos, en las tres categorías de relaciones intercoreanas, diplomacia y defensa, hay 18 tareas destinadas específicamente a promover que Corea del Sur se convierta en un «país centro mundial». Las tareas propuestas por la nueva administración son siempre continuas y cambiantes. Al promover el «país central global», el gobierno de Yoon aboga por la normalización de las relaciones Japón-Corea del Sur y la revitalización de la cooperación Japón-Corea del Sur-EE. UU., que es significativamente diferente del gobierno anterior de Moon Jae-in.

El gobierno de Yoon ha hecho gestos positivos para asegurar las relaciones Japón-Corea del Sur, así como las relaciones Japón-Corea del Sur-EE.UU.Park Jin, candidato a Ministro de Relaciones Exteriores Yoon Jung Visité Tokio a fines de abril. Y expresó su apoyo al “Acuerdo de Mujeres de Consuelo” de 2015.Luego, Yin recibió al Ministro de Relaciones Exteriores de Japón, Yoshisei Lin, en la ceremonia de inauguración, ofreciéndole la oportunidad Hayashi y Park se reencuentran En Seúl. Los dos reiteraron su opinión compartida de que «en la situación internacional actual, la cooperación estratégica bilateral y trilateral que involucra a Estados Unidos es más necesaria que nunca».

Yin Zheng enfatizó la reconciliación con Japón, que se espera que tenga un impacto positivo en la cooperación de la alianza del Indo-Pacífico de la administración Biden. La próxima semana, el presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, tiene previsto visitar Corea del Sur y Japón por primera vez desde que asumió el cargo. La primera visita se considera crucial en el contexto global de la rivalidad chino-estadounidense y el conflicto entre Rusia y Estados Unidos. Mientras celebraba reuniones ministeriales bilaterales con Corea del Sur y Japón, respectivamente, la administración Biden también enfatizó la cooperación tripartita desde la perspectiva de la seguridad regional. La Estrategia del Indo-Pacífico de EE. UU. publicada en febrero de 2022 considera la «expansión de la cooperación entre EE. UU., Japón y Corea del Sur» como uno de los contenidos centrales del Plan de Acción del Indo-Pacífico. Por lo tanto, Estados Unidos espera un progreso sustancial en la cooperación trilateral para fortalecer las redes de alianzas en toda la región del Indo-Pacífico.

Artículo Recomendado:  Euro 2020 llega y se pierde: el título de Italia se debate tras el empate con Austria, mientras comienzan los episodios de Gales y Gareth Bale | Noticias de futbol

Sin embargo, romper el punto muerto y restaurar la confianza entre Corea del Sur y Japón podría ser un desafío para el gobierno de Yoon. Los lazos diplomáticos, económicos y de defensa entre Japón y Corea del Sur se han estancado en los últimos años, a pesar del reconocimiento público de la importancia de la relación bilateral en ambos países. Las diferentes interpretaciones de la historia han sido un obstáculo fundamental que ha existido desde la normalización de las relaciones internacionales en 1965. Ha habido numerosos intentos de reconciliación, incluida la declaración de 1998 de una «Nueva Asociación Japón-Corea del Sur para el siglo XXI» y el Acuerdo Comfort Women de 2015. Desafortunadamente, sin embargo, las percepciones de la relación colonizador-colonizado no coinciden. Las élites conservadoras de Japón a menudo no responden, ya que la sociedad civil democrática de Corea del Sur exige cada vez más remedios.

Además, el enfrentamiento histórico entre Japón y Corea del Sur, marcado por el tema de la compensación relacionada con el trabajo forzado en tiempos de guerra, se ha extendido recientemente a cuestiones comerciales (restricciones de exportación de Japón) y cuestiones de defensa (la amenaza de Corea del Sur de eliminar los acuerdos bilaterales de intercambio de información). . En el círculo vicioso de las relaciones bilaterales, las percepciones públicas de ambas partes se han visto gravemente afectadas. Justo después de que el gobierno japonés anunciara restricciones a la exportación, los consumidores de Corea del Sur comenzaron voluntariamente a boicotear los productos japoneses bajo el lema «No vayas a Japón, no compres productos japoneses». Al mismo tiempo, Corea del Sur no es un vecino de confianza a los ojos del público japonés, y el gobierno japonés ha tomado las medidas adecuadas. Según una encuesta conjunta de 2020 realizada por el Instituto de Estudios de Asia Oriental de Corea y Genron NPO de Japón, el 71,6 % de los surcoreanos dijeron que tenían una impresión negativa de Japón, mientras que el 46,3 % de los japoneses dijeron que tenían una mala impresión de Corea del Sur.

Artículo Recomendado:  Informe de pesca de Carp-R-Us del 16 al 21 de julio

¿Te gusta este articulo? Haga clic aquí para suscribirse y obtener acceso completo. Solo $ 5 por mes.

Sobre la base de estos antecedentes, el camino por delante para el gobierno de Yin parece ser difícil. Sin embargo, los nuevos intentos de reactivar la cooperación bilateral y trilateral pueden surgir al menos de tres maneras. En primer lugar, existe la necesidad de un enfoque de abajo hacia arriba para la reconciliación de las dos sociedades. Los problemas persistentes de la historia no pueden resolverse simplemente mediante un enfoque de arriba hacia abajo. Es crucial retomar el espíritu de la NEPAD de 1998 y reiniciar los intercambios para que ambas sociedades puedan reconocerse como socios confiables. Japón y Corea del Sur no pueden permitir que tales intercambios sean barridos por razones políticas internas.

En segundo lugar, es importante encontrar un terreno común en la estrategia diplomática. El gobierno japonés persigue la estrategia regional «Libre y Abierto del Indo-Pacífico» (FOIP). Es importante que la nueva administración de Yoon examine si existen intersecciones entre la estrategia FOIP de Japón y la estrategia de «estado central global» de Yoon para Corea del Sur. Ambas partes deben encontrar una agenda cooperativa que promueva la estabilidad en el Indo-Pacífico.

Tercero, el nuevo gobierno debe idear varias formas de cooperación tripartita. La mejor práctica de cooperación China-Japón-Corea es el Grupo de Supervisión y Coordinación China-Japón-Corea (TCOG) establecido en 1999. Aunque TCOG está menos institucionalizado, es una plataforma estratégica para formar hábitos cooperativos. Sí, la cooperación trilateral debería dar prioridad a abordar las amenazas militares actuales y allanar el camino para la desnuclearización de Corea del Norte. Pero igualmente importante es la formación de una plataforma para la cooperación tripartita que pueda abordar de manera sostenible los problemas emergentes, como las tecnologías emergentes, la resiliencia de la cadena de suministro y la crisis climática. En este sentido, se necesita la visión estratégica del gobierno Yin.

Artículo Recomendado:  Conducir con chanclas o sacar el brazo por la ventanilla del automóvil

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba