Noticias del Mundo

China y Rusia cooperan en rival de GPS –

El 17 de septiembre, la agencia de noticias estatal más grande de Rusia, TASS, informó que la empresa espacial estatal Roskosmos instalará una estación de vigilancia terrestre por satélite en Shanghai este año. Otros informes alegaron que China establecería estaciones apropiadas en Rusia. Esta sería la primera vez que China o Rusia permiten que otro país instale estaciones de vigilancia en su suelo.

Las estaciones terrestres son el último avance en la profundización de la cooperación espacial entre China y Rusia. Los dos países han estado buscando la integración de sus sistemas de satélites desde 2014 y están trabajando juntos en otros proyectos diseñados para contrarrestar la influencia de Estados Unidos, incluida una base lunar planificada y un sistema de alerta temprana de misiles. Tomados individualmente, ambos países están desarrollando y probando armas contraespaciales que pueden poner en peligro los satélites estadounidenses.

Si bien Estados Unidos sigue siendo el único país que ha enviado humanos más allá de la órbita terrestre baja, los recortes presupuestarios durante la última década han hecho que la NASA dependa de las naves espaciales rusas para el tránsito y que China tome la iniciativa en el desarrollo de sistemas hipersónicos. China y Rusia también tienen los únicos programas espaciales, además de Estados Unidos, que han completado misiones espaciales tripuladas, y Pekín y Moscú podrían beneficiarse de la combinación de los grandes bolsillos de China con los conocimientos tecnológicos de Rusia.

Las colaboraciones espaciales entre los dos países tienen ramificaciones políticas y estratégicas para los Estados Unidos, que a menudo caen en tres direcciones. Primero, están tratando de sacar a otros países de la esfera de influencia de Estados Unidos y avanzar hacia Rusia y China. En segundo lugar, brindan a China y Rusia un mejor acceso a los datos y la información. En tercer lugar, limitan la capacidad de proyección de poder de Estados Unidos, que es fundamental para cumplir los compromisos de la Alianza en todo el mundo.

La integración entre las redes de satélites de China y Rusia cumple las tres casillas (y es mucho más factible que una base lunar). Esto es lo que está sucediendo en la integración y lo que significa para Estados Unidos.

¿Te gusta este articulo? Haga clic aquí para suscribirse al acceso completo. Solo $ 5 al mes.

¿Qué se sabe sobre la integración de satélites entre China y Rusia?

El GLONASS de Rusia y el Beidou de China son sistemas de navegación por satélite globales que se utilizan tanto para fines civiles como militares. Sus principales competidores son el GPS de los Estados Unidos y el Galileo de la Unión Europea, que son ellos mismos razonablemente interoperables.

Artículo Recomendado:  Las historias contradictorias de los medios chinos sobre el golpe de Estado en Myanmar -

En enero de 2014, China y Rusia fundaron la “Comisión China-Rusia sobre cooperación estratégica importante en navegación por satélite”. Según el sitio web oficial de Beidou, la comisión de alto nivel se reunió seis veces entre 2014 y 2019 y estableció grupos de trabajo sobre “Compatibilidad e interoperabilidad, ampliación y construcción de estaciones, seguimiento y evaluación y propuestas conjuntas”.

En 2018, Moscú y Beijing anunciaron que estaba en funcionamiento una plataforma para los servicios de seguimiento y evaluación para Beidou y GLONASS. Al año siguiente, los dos países publicaron un chip de alta frecuencia multifrecuencia desarrollado conjuntamente que se suponía que era compatible con ambas constelaciones.

A nivel mundial, Beidou lidera el número de satélites con 35 en comparación con 31 para GPS y alrededor de dos docenas para GLONASS. En un desafío implícito al GPS, el director general de Roscosmos ha afirmado que “la complementariedad de Beidou y GLONASS es demasiado [the] competidor más grande y fuerte de todos los sistemas de navegación «.

Los anuncios recientes destacan que Rusia está instalando estaciones GLONASS en China y China está instalando estaciones Beidou en Rusia. Según el Subdirector de Cooperación Internacional de Roscosmos, General Sergey Saveliev, se ha iniciado el «trabajo activo» en este proyecto. Si bien los primeros acuerdos sobre la instalación de estaciones de medición GLONASS se alcanzaron en China en 2014, desde entonces Rusia ha intensificado sus esfuerzos para establecer una red mundial de estaciones de medición terrestres.

¿Por qué son importantes las estaciones de monitoreo?

Las estaciones de vigilancia terrestres mejoran la precisión y el rendimiento de los sistemas de satélite y permiten que los satélites determinen la posición geográfica en metros. Las estaciones rastrean y recopilan señales de navegación por satélite y registran las desviaciones entre las posiciones reales y esperadas para permitir las correcciones.

Desde una perspectiva operativa, redes más grandes y más dispersas de estaciones de vigilancia terrestres permitirían que Beidou y GLONASS funcionen de manera más eficaz a escala global. El GPS tiene al menos 16 estaciones de monitoreo en cada continente poblado. China tiene una estación completa en Argentina y acuerdos para construir estaciones terrestres en Irán, Tailandia y varios otros países socios como parte de su Iniciativa Belt and Road. Rusia tiene estaciones terrestres en Brasil y Sudáfrica y planea instalar más en Brasil, Indonesia, India y Angola.

En términos geopolíticos, la voluntad de Beijing y Moscú de permitir estaciones de medición del otro país en su suelo muestra cuánto valoran la cooperación en el espacio. También muestra su confianza mutua, ya que albergar una estación de monitoreo en el extranjero crea vulnerabilidades tanto para el proveedor como para el país anfitrión. Del lado del proveedor, las estaciones terrestres son susceptibles al ciberespionaje, la explotación y los ataques. Por el lado del anfitrión, las estaciones terrestres son una preocupación de contrainteligencia y soberanía, lo que llevó a Estados Unidos a rechazar la solicitud de Rusia de colocar estaciones GLONASS en Estados Unidos en 2013.

¿Te gusta este articulo? Haga clic aquí para suscribirse al acceso completo. Solo $ 5 al mes.

Competir con los Estados Unidos, GLONASS y Beidou, expandiendo su cobertura y precisión, podría socavar la ventaja del GPS en todo el mundo. Si menos países dependieran del GPS, podría costarle a Estados Unidos algo de influencia y prosperidad (los servicios de GPS agregan un estimado de $ 75 mil millones al año a la economía). Beijing y Moscú podrían dar a los países acceso al espacio a cambio de albergar estaciones terrestres, aumentando así su alcance global. Por ejemplo, Rusia instaló estaciones de monitoreo terrestres en Brasil para respaldar los satélites Roskosmos y, a cambio, ofreció a Brasil acceso a las estaciones.

La mayor precisión de las estaciones también es valiosa desde un punto de vista militar.

Cómo los satélites podrían fluir hacia un conflicto militar con Estados Unidos.

Las constelaciones de satélites GLONASS y Beidou se utilizan para la navegación. Similar a la navegación en un automóvil, las señales de satélite guían a los portaaviones, submarinos y otras plataformas de armas. Los satélites también se utilizan para detectar o rastrear activos de otros estados y para apuntar o guiar sistemas no tripulados, que pueden ir desde un dron hasta un misil balístico intercontinental.

En un escenario de mi investigación con el Dr. Daryl Press, que modela un posible conflicto entre China y Estados Unidos en el Pacífico Occidental, los satélites juegan un papel destacado. Los satélites de la constelación de China Beidou están constantemente orbitando la tierra en busca, entre otras cosas, portaaviones estadounidenses. En caso de un conflicto regional, como una invasión china de Taiwán, estas aerolíneas serían una fuente principal para la Fuerza Aérea de los EE. UU. En este escenario, después de que China haya utilizado satélites para localizar a los portaaviones estadounidenses, intentaría golpear a los portaaviones con misiles de marcha o misiles balísticos, los cuales requieren señales de satélite para apuntar.

Los avances en las capacidades de interferencia y suplantación de China y Rusia, prácticas que «ciegan» a los satélites de los adversarios, amenazan la eficacia y seguridad de las fuerzas estadounidenses en todo el mundo al comprometer la integridad de la señal del GPS, lo que interrumpe la navegación militar y afecta la capacidad de localizar y apuntar a los activos de los enemigos.

¿Cuáles son las implicaciones para la estrategia estadounidense?

Si las estaciones de medición proceden según lo planeado, China y Rusia darán una señal de confianza mutua dando prioridad a la interoperabilidad y la cooperación sobre las cuestiones de soberanía. Si bien la asociación entre GLONASS y Beidou se ha centrado hasta ahora en la integración con fines civiles, más satélites y una mayor precisión de las estaciones terrestres también fortalecerían el rendimiento militar de los sistemas.

En respuesta a las crecientes capacidades de China y Rusia, Estados Unidos lanzó recientemente su quinto satélite GPS III, la próxima generación de satélites diseñados para una mayor precisión y resistencia a interferencias y falsificaciones. Según los informes, los satélites son ocho veces más resistentes que sus predecesores, pero los analistas no están de acuerdo sobre si el aumento de la resistencia es suficiente para proteger contra la guerra electrónica, y algunos abogan por una alternativa de GPS. En 2021, las agencias de inteligencia de Estados Unidos evaluaron que «Beijing está trabajando para igualar o superar las capacidades de Estados Unidos en el espacio», pero se ha prestado menos atención a combatir la «diplomacia espacial» de China.

Los planes de China y Rusia para construir estaciones terrestres adicionales en terceros países son tanto un ejemplo de diplomacia espacial como un problema de seguridad para Estados Unidos. Este paso podría hacer que Beidou y GLONASS sean más atractivos para los países anfitriones y crear incentivos para la cooperación con China y Rusia. Por el lado de la seguridad, cualquier tecnología que requiera una señal satelital podría volverse vulnerable a la adquisición de datos de China y Rusia, un tema de especial preocupación con Beidou, que usa una señal bidireccional que también transmite la ubicación del usuario.

La cooperación bilateral China-Rusia continuará, pero es poco probable que resulte en una cooperación fluida y de amplia base. La integración completa de GLONASS y Beidou es poco probable, pero los avances en las estaciones terrestres muestran que vale la pena observar la integración de los satélites chino-rusos.

.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba