Cultura

Algo para destacar: Tradiciones literarias de Moraira en la Costa del Sol española

CON sus impresionantes vistas de la Costa Blanca para inspirar la imaginación, no es difícil ver por qué Moraira es una gran ciudad literaria.

El escritor norteamericano Chester Bomar Himes murió en Moraira de la enfermedad de Parkinson en 1984 y fue enterrado en el cercano cementerio de Benissa. Fue uno de los célebres autores que llamó hogar a Moraira.

Se sintió atraído por la ciudad después de leer anuncios en el tiempo de domingo de suelo en una urbanización denominada Pla del Mar.

Himes, un afroamericano, se quejó de sufrir discriminación por su color en Moraira. Pero su casa finalmente cobró vida, con el nombre de Villa Griot, donde disfrutaba de paseos hasta la playa pasando por la famosa torre de vigilancia Cap d’Or.

Chester Himes tiene muchos seguidores de culto.
Foto: Wikipedia

Otra gran mente que eligió establecerse en Moraira fue Martha Gellhorn, la novelista estadounidense, escritora de viajes y considerada una de las mejores corresponsales de guerra del siglo XX, una de las pocas escritoras que cubrió la Guerra Civil Española.

Aparte de su propio trabajo, Gellhorn también es famosa por ser la tercera esposa del novelista Ernest Hemingway.

Además de Moraira, el periodista pasó un tiempo viviendo en Cuba, Roma y Gales.

Cordón de Hemingway
Martha Gellhorn con su entonces esposo Ernest Hemingway.
Foto: Cordon Press

Su propiedad en Moraira, situada en el interior de Benissa con cinco dormitorios y cuatro baños, está a la venta por el precio de 650.000 €.

Más recientemente, la escritora y periodista venezolana Karina Sainz Borgo explicó más sobre la atracción de la ciudad para los autores cuando visitó la ciudad en 2020. Dijo: “Moraira es el destino ideal para cualquiera que quiera leer, escribir o simplemente relajarse”.

De hecho, parece manejar los tres a la vez: escribió 50 páginas de su libro El Tercer País en la playa de Ampolla.

“Es una novela que me obligaba a sentarme a trabajar sin que nadie me molestara, sin que nadie me hablara, con largas horas de concentración. Como me gusta el sol, lo que hice fue escribir en la playa y a pesar de tener gente a mi alrededor, no había nada que me molestara. Me sentí muy cómoda”, cuenta a teluadamorairadigital.es.

“Vine a Moraira buscando paz para escribir, buscando mar azul, cielos despejados, tranquilidad y lo conseguí… de hecho, me fijé que, en el espigón, había una pequeña escultura de un escritor y eso me confirmó que Estaba en una ciudad para escritores.

Esa escultura fue un monumento a Himes, quien continúa siendo una inspiración para muchos.

LEER MÁS:

Artículo Recomendado:  La variante de fatiga |

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba