Muy Interesante

¿Quién traicionó a Ana Frank? Una nueva investigación podría sorprenderlo.

Una nueva investigación muestra que los nazis podrían haber descubierto a Ana Frank simplemente por accidente.

Facebook/La Casa de Ana Frank/Compuesto ATI

Cuando imaginas la captura de Ana Frank, en ese día de verano de 1944, es probable que visualices una escena similar a la que se ha representado en obras de teatro y películas durante décadas:

Nazis armados inundan la tienda donde ocho judíos desprevenidos se esconden en el ático. Los hombres exigen de inmediato que los empleados de la tienda les muestren las habitaciones de los polizones. Irrumpen por la entrada, ocultos por una estantería pesada, y realizan un rápido arresto.

Cuando te imaginas las miradas en los rostros de esos nazis, probablemente no imagines sorpresa.

Pero, una nueva investigación sugiere que eso es exactamente lo que los captores pueden haber sentido cuando encontraron a los Frank.

El anexo secreto

Casa

Facebook/La Casa de Ana FrankEl anexo secreto.

Durante mucho tiempo se supuso que Ana Frank, la joven cuyo diario ha humanizado el Holocausto durante generaciones, fue traicionada.

Así que la pregunta siempre ha sido, ¿por quién?

Los historiadores han presentado muchos sospechosos: el empleado del almacén, la señora de la limpieza, la esposa de uno de los amigos del patriarca Otto Frank, un vecino curioso.

Ahora, sin embargo, una investigación de la Casa de Ana Frank sugiere una respuesta que no habían considerado antes:

Nadie.

Es posible, afirma el informe de diciembre de 2016, que el descubrimiento por parte del Servicio de Seguridad Alemán de la familia Frank y los otros dos judíos que se escondían con ellos fuera pura coincidencia.

Los autores dan varias razones por las que han llegado a dudar de la idea de que las autoridades hayan sido informadas.

Primero, los oficiales en la escena (solo tres hombres han sido identificados específicamente) normalmente no fueron asignados para capturar judíos. Habría sido más común que su división particular investigara delitos económicos, como el fraude con cupones de racionamiento.

Dado que Anne Frank a veces escribió sobre dos hombres involucrados en la obtención de tarjetas de racionamiento falsas, insinuando que el suministro de alimentos de su familia dependía de su negocio, es posible que ese sea el delito que llevó a las autoridades a investigar el edificio.

Además, era muy raro que los particulares tuvieran teléfono. Esto hace que los historiadores se muestren escépticos de que la información provenga de una llamada telefónica anónima.

Otro hecho que dio que pensar a los investigadores fue que los guardias que hicieron el arresto no parecían preparados para confrontar o transportar a tantos prisioneros. Según los informes, no se molestaron en proteger las entradas del edificio durante la redada, y es posible que un camión lo suficientemente grande para diez prisioneros haya tardado un tiempo en llegar a la escena.

Y aunque uno de los captores afirmó más tarde que sabía cuántas personas se escondían antes de emprender el arresto, se ha descubierto que sus diversos relatos del día se contradicen entre sí.

“Si de hecho estaba tan bien informado”, argumenta el informe, “parece extraño que la redada no estuviera mejor organizada”.

Por qué queremos respuestas

franco rosa

NIGEL TREBLIN/AFP/Getty Images

Otto Frank, el padre de Ana Frank, permaneció convencido hasta el día de su muerte de que su familia había sido traicionada por un individuo.

Puede que el haya tenido razón. La nueva investigación aún sostiene que no se ha descartado definitivamente ninguna teoría, y es posible que nunca sepamos con certeza por qué o cómo se descubrió a la familia Frank.

Pero tal vez la mejor pregunta es: ¿Por qué todavía nos importa?

Han pasado casi 75 años desde que el régimen se llevó a la adorablemente atrevida niña de 15 años que finalmente la mataría.

La historia nos permite contextualizar la historia de Ana Frank con cifras abrumadoras: 40.000 campos de concentración nazis y otros sitios de encarcelamiento que facilitaron la muerte de hasta 6 millones de judíos, 1,1 millones de los cuales eran niños.

Sin embargo, el mundo sigue cautivado por las especulaciones sobre esa familia, esa incursión, ese día de verano; una traición que puede o no haber sido cometida por una persona que, de cualquier manera, ya estaría muerta hace mucho tiempo.

Tal vez sea que, cuando se enfrentan a una violencia y maldad incomprensibles, la gente naturalmente trata de reducir el alcance.

Observamos estadísticas asombrosas sobre los judíos en la década de 1940, o tal vez sobre los sirios en 2016, y en lugar de concentrarnos en las estructuras sociales que nos llevaron allí o los roles que nuestros propios países pueden haber jugado, buscamos desesperadamente a alguien a quien culpar.

Y tal vez entonces tenga sentido.


Para obtener más información sobre Ana Frank, echa un vistazo a algunas de las mejores citas de Ana Frank. O conozca cuándo Estados Unidos se negó a darle asilo a Ana Frank.

Artículo Recomendado:  El nacimiento complicado de la partería

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba