Noticias del Mundo

‘Mueren tantos niños’: la sequía en Somalia trae hambruna

Un hombre en un carro tirado por burros salió del polvo con dos niños silenciosos. El cielo estaba nublado. Puede llover. no lo hará Ha pasado mucho tiempo.

Mohamed Ahmed Diriye tiene 60 años y está completando el viaje más arduo de su vida. Partió de una ciudad costera en el extremo norte de Somalia hace dos semanas. La gente se está muriendo. El ganado se está muriendo. Decidió dejar su trabajo como trabajador temporal y huyó al otro lado del país, pasando cadáveres y territorio controlado por extremistas islámicos en el camino.

Después de setecientas millas, estaba exhausto. Se acabó la comida. Llevaba un palo maltratado en una mano y un carro casi vacío en la otra. Sus dos hijos tienen solo 4 y 5 años. Habían tratado de escapar, dijo Diriye. «Pero aquí tenemos la misma sequía».

Más de un millón de somalíes también huyeron y se enteraron.

En Somalia, la tierra de los poetas, la sequía recibe su nombre del dolor que provoca. Prolongada en la década de 1970, Cattle Killer en la de 1980, Igual hace cinco años, por su alcance nacional. Hace diez años hubo una hambruna en la que murieron 250.000 personas.

Los somalíes dicen que la sequía actual es peor que cualquier cosa que puedan recordar. Aún no tiene nombre. Diriye cree que nadie puede sobrevivir a algunos de los lugares a los que viaja, y recomienda uno sin dudarlo: White Bones.

Ganado muerto y los restos de un burro esparcidos en un campamento para personas desplazadas en las afueras de Dolo, Somalia, el miércoles 21 de septiembre de 2022. (Associated Press)

La sequía ha durado cuatro monzones fallidos desde hace dos años, sorprendiendo a los resistentes pastores y agricultores. Una quinta temporada está en marcha y es probable que también fracase, al igual que una sexta temporada a principios del próximo año. Una rara declaración de hambruna podría emitirse tan pronto como este mes, la primera gran hambruna en cualquier parte del mundo desde la hambruna somalí hace una década. Miles han muerto, incluidos casi 900 niños menores de 5 años que están siendo tratados por desnutrición, según las Naciones Unidas. Las Naciones Unidas dicen que medio millón de esos niños corren el riesgo de morir, «un número que es una pesadilla sin resolver que nunca hemos visto en este siglo».

Con la inseguridad alimentaria mundial, Somalia, un país de 15 millones de habitantes, hizo caso omiso de su pasado de estado fallido y podría considerarse la línea de meta. Las orgullosas naciones pastoras que han soportado generaciones de sequía ahora se están recuperando de varias crisis globales simultáneas.

Estos incluyen el cambio climático, y algunos de los peores impactos del calentamiento se sienten en África. La invasión rusa de Ucrania ha cerrado los barcos que transportaban alimentos suficientes para alimentar a cientos de millones de personas. Las donaciones humanitarias caen a medida que el mundo cambia su enfoque hacia la guerra en Ucrania. Uno de los grupos extremistas islámicos más mortíferos del mundo ha restringido la entrega de ayuda.

Artículo Recomendado:  Benalmadena International Academy brinda a los niños la oportunidad de prosperar con un lema escolar que genera confianza en sí mismos

Durante una visita al sur de Somalia a fines de septiembre, Associated Press habló con más de una docena de personas en el campamento para personas desplazadas que se expande rápidamente. Todos dijeron que recibieron poca o ninguna ayuda. Una comida del día puede ser arroz blanco o té negro. Muchos residentes del campamento, en su mayoría mujeres y niños, piden dinero a los vecinos o se acuestan con hambre.

Mujeres somalíes esperan su turno para recolectar agua en un campamento para personas desplazadas en las afueras de Dolo, Somalia, el lunes 19 de septiembre de 2022. (Associated Press)

Las madres caminaron por el suelo desnudo durante días o semanas en busca de ayuda, a veces encontrando a sus hijos marchitos y febriles atados a ellas muertos. «Nos afligiremos, nos detendremos y rezaremos», dijo Adego Abdinur. Los enterraremos a la vera del camino.

Sostiene a su hijo desnudo de 1 año frente a su nuevo hogar, una frágil choza hecha de bolsas de plástico y tela, atada con cuerdas y ramas despojadas. Es uno de los cientos esparcidos por tierra firme. Detrás de la barrera de espinas que separaba su choza de la otra, los niños riéndose tontamente se vertían agua preciosa de jarras de plástico en sus manos, bebiendo y escupiendo con deleite.

Abu Dinur, de 28 años, dejó un hogar mucho mejor: una granja de maíz y decenas de cabezas de ganado en la comunidad donde nació y se crió. La familia es autosuficiente. Entonces el agua se seca y su riqueza de cuatro patas comienza a morir.

«Cuando perdimos nuestra última cabra, nos dimos cuenta de que no había forma de sobrevivir», dijo Abdinur. Ella y sus seis hijos han caminado 300 kilómetros (186 millas) hasta aquí, y hay rumores de ayuda, y miles más están en movimiento.

«Hemos visto a muchos niños morir de hambre», dijo.

En el centro de la crisis, en zonas donde podría declararse la hambruna, se encuentra un grupo extremista islámico vinculado a al-Qaeda. Se estima que 740.000 de las personas más áridas y desesperadas viven en áreas controladas por extremistas de al-Shabaab. Para sobrevivir, deben escapar.

El control de Al-Shabaab de gran parte del sur y centro de Somalia fue la principal causa de muertes por hambruna en 2011. Mucha ayuda no está llegando a sus áreas, y muchas personas hambrientas no están siendo liberadas. El presidente somalí sobrevivió a tres intentos de al-Shabab, al que describió como una «mafia envuelta en el Islam». Pero su gobierno lo ha instado a ser indulgente ahora.

Una choza hecha de ramas de árboles y tela brinda refugio a los somalíes desplazados por la sequía en las afueras de Dolo, Somalia, el lunes 19 de septiembre de 2022. (Associated Press)

En un comentario inesperado sobre la sequía a fines de septiembre, al-Shabaab lo llamó una prueba de Alá «el resultado de nuestro pecado y maldad». El portavoz Ali Mohamud Rage afirma que los extremistas han proporcionado alimentos, agua y atención médica gratuita a más de 47.000 personas afectadas por la sequía desde el año pasado.

Pero en un raro informe de vida en la zona controlada por al-Shabaab, varias personas que huyeron dijeron a The Associated Press que no habían visto tal ayuda. En cambio, los extremistas continuaron gravando las cosechas y el ganado de las familias incluso cuando se marchitaban y morían, dijeron. Pidieron anonimato por temor a represalias.

Una mujer dijo que al-Shabab gravaba hasta el 50 por ciento de la escasa cosecha de su familia: «No les importa si a la gente le queda algo». prohibido salir. Una mujer dijo que a nadie de su comunidad se le permitía salir y que los que recibían ayuda externa eran atacados. Hace unas semanas, al-Shabaab mató a un pariente que logró llevar a sus padres enfermos a la ciudad controlada por el gobierno y luego regresar, dijo.

Aquellos que huyeron de al-Shabaab ahora apenas sobreviven. Con la llegada de la temporada de lluvias, se despiertan en el campamento bajo cielos morados o cielos grises que brindan la más mínima humedad.

Los niños vuelan cometas y los adultos rezan. Humo negro se elevó desde la distancia, y algunos granjeros limpiaron sus tierras por si acaso. Hamdi Youssef, de un año, es otro signo de esperanza en el único centro de la zona vecina que trata a los más gravemente desnutridos.

Se quedó solo con huesos y piel cuando su madre la encontró inconsciente, viviendo de los restos de comida que le proporcionaron sus vecinos dos meses después de su llegada al campamento. «El niño ni siquiera estaba vivo», recuerda Abdikadir Ali Abdi, oficial interino de nutrición del grupo de ayuda Trocaire, que tiene 16 camas y más pacientes de los que puede manejar.

Ahora la niña está despierta, recostada en el brazo de su madre, pero parpadeando. Su dedo pequeño del pie se crispó. Le vendaron la muñeca para evitar que sacara el puerto de la sonda de alimentación.

Abdi dijo que los alimentos terapéuticos listos para comer, que son cruciales para la recuperación de niños como el de ella, podrían agotarse en las próximas semanas. Los trabajadores humanitarios describen tener que tomar recursos limitados de los hambrientos en Somalia para tratar el hambre, lo que complica los esfuerzos para abordar la sequía antes de tiempo.

Los somalíes desplazados se instalan en un campamento en las afueras de Dolo, Somalia, el martes 19 de septiembre de 2022. (Associated Press)

La madre de la niña, Muslim Ibrahim, de 18 años, frota ansiosamente el dedo meñique de su hija. Ella salva a su único hijo, pero la supervivencia requiere el tipo de apoyo que nunca antes había visto.

«Recibimos una distribución de alimentos ayer», dijo Ibrahim. «Es la primera vez que llegamos».

La comida es difícil de encontrar en todas partes. Al mediodía, decenas de niños hambrientos de los campos de refugiados intentaron colarse en una escuela primaria local, donde el Programa Mundial de Alimentos les ofreció a los estudiantes un programa de almuerzo poco común. Casi siempre son rechazados por el personal de la escuela.

Las madres recordaron haber tenido que comer el grano almacenado y vender las pocas cabras que quedaban para pagar el viaje desde su amado hogar y vida. Muchos se van solo ahora.

«Echaba de menos la leche fresca de camella. Nos encantaba», recuerda Nimco Abdi Adan, de 29 años, con una sonrisa. No lo había probado en dos años.

Los residentes fuera del campamento se sienten cada vez más desesperados.

La dueña de la tienda, Khadija Abdi Ibrahim, de 60 años, ahora mantiene con vida a sus cabras, ovejas y vacas comprando valiosos granos, triturándolos y usándolos como alimento. El precio del aceite de cocina y otros artículos se ha duplicado desde el año pasado, lo que dificulta que las personas desplazadas obtengan alimentos a través de cupones emitidos por el PMA, dijo. Cientos de familias continúan emergiendo del horizonte vacío de Somalia sin nada más que dolor.

Se desconoce el verdadero número de muertos, pero dos personas en muchos campamentos para personas desplazadas en la ciudad más afectada del país, Baidoa, dijeron que hubo un aumento en las áreas rurales en los últimos tres meses, según el grupo de ayuda Islamic Relief. Más Murieron más de 300 niños.

Un día, a mediados de septiembre, Fartum Issack, de 29 años, y su marido llegaron al cementerio con un pequeño cuerpo por un camino polvoriento. Su hija de 1 año llegó al campamento muy enferma y hambrienta. La llevaron de urgencia al tratamiento, pero ya era demasiado tarde.

El cementerio abrió en abril, especialmente para los recién desplazados. Ya tiene 13 tumbas, siete de las cuales son tumbas infantiles. Cientos de personas se pueden acomodar fácilmente.

Isaac y su esposo optaron por enterrar a su hija en el claro. «Queríamos reconocerla fácilmente», dijo Isaac. En el campamento esperaban otras ocho hijas hambrientas.

Artículo Recomendado:  Variante de Covid-19: el primer ministro de Omicron, Scott Morrison, dijo "no tan serio"

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba