Noticias del Mundo

Japón se compromete a apoyar la descarbonización en Asia –

En la Cumbre de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático en Glasgow, Escocia, el primer ministro japonés, Kishida Fumio, anunció $ 10 mil millones adicionales durante cinco años para ayudar a Asia en su conjunto a avanzar hacia cero emisiones.

La 26ª Conferencia de las Partes de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, conocida como COP26, tiene como objetivo llegar a un consenso para poner fin a los proyectos que emiten gases de efecto invernadero y buscar energías limpias.

En una sesión plenaria de la cumbre, Kishida enfatizó la «determinación de Japón de hacer todo lo posible para abordar el desafío humano común del cambio climático». Reafirmó el objetivo de Japón de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero en un 46 por ciento para el año presupuestario 2030 en comparación con los niveles de 2013.

El recién elegido Kishida, que asumió el cargo hace aproximadamente un mes, asistió a la cumbre dos días después de que su gobernante Partido Liberal Democrático ganara las elecciones generales en Japón con una mayoría estable. En junio, el gobierno del entonces primer ministro Suga Yoshihide anunció que proporcionaría 60.000 millones de dólares en ayuda pública y privada durante cinco años; La promesa de Kishida aumentó los compromisos de financiamiento de Japón a $ 70 mil millones.

Con el compromiso, Japón quiere posicionarse como pionero en cambio climático en Asia. Pero a nivel nacional, Japón aún tiene que renunciar a su dependencia del carbón y está en camino de reabrir los reactores nucleares que fueron cerrados después del accidente nuclear de Fukushima en 2011 para cumplir con su compromiso con la neutralidad de carbono para 2050.

¿Te gusta este articulo? Haga clic aquí para suscribirse al acceso completo. Solo $ 5 al mes.

Artículo Recomendado:  Emiratos Árabes Unidos aprueba $ 2 mil millones en fondos para Pakistán con problemas de liquidez

Renunciar al carbón no está directamente en la agenda de la COP26, pero se reconoce como un requisito previo esencial para reducir las emisiones globales. El Reino Unido, que preside la conferencia, destacó que la energía a base de carbón es la fuente de energía más dañina. Gran Bretaña presionó por la eliminación de la energía a carbón para 2030 para los países en desarrollo y 2040 para el resto del mundo. Europa ha subrayado la necesidad de que Asia se deshaga de las centrales eléctricas de carbón y ha propuesto acelerar las nuevas tecnologías para reducir las emisiones.

El jueves, 20 países, incluidos Estados Unidos y Canadá, se comprometieron a poner fin al financiamiento de combustibles fósiles a nivel nacional e internacional para fines del próximo año. Los activistas del cambio climático calificaron el acuerdo como un «avance histórico», pero ningún país asiático como Japón, China o Corea del Sur, que son los mayores partidarios de proyectos de combustibles fósiles en el extranjero, ha respaldado el acuerdo.

En un acuerdo climático separado, 23 países han prometido dejar de construir y otorgar permisos para nuevas centrales eléctricas de carbón. En total, más de 40 países se han comprometido a alejarse de la generación de energía a carbón, pero los productores clave no participaron en el acuerdo, incluidos Estados Unidos, China, India, Canadá y Australia.

Para Japón, la eliminación del carbón no es un tema prioritario en la agenda. Kishida continuó explicando el papel de la energía térmica como fuente de energía estable en Asia junto con la energía solar como la principal fuente de energía renovable. Explicó la intención de Japón de promover la tecnología japonesa en Asia, como la quema de carbón en combinación con amoníaco para reducir las emisiones de dióxido de carbono de las centrales eléctricas de carbón. La mejora de las inversiones en infraestructura en Asia como una forma de adaptación también se destacó en el discurso de Kishida, citando la experiencia japonesa de los desastres naturales como un activo de liderazgo único.

Kishida declaró que Japón abordará la energía limpia con una variedad de tecnologías, incluidas las baterías de próxima generación y el hidrógeno, para reducir las emisiones de los vehículos, y que se unirá a los esfuerzos liderados por Estados Unidos para reducir las emisiones globales de metano.

La próxima década será crucial para limitar el calentamiento global a entre 1,5 y 2 grados centígrados. Según el programa medioambiental de la ONU, el mundo está experimentando actualmente un aumento de temperatura de 2,7 grados centígrados.

En el escenario mundial, Kishida declaró: “Cuando nos enfrentamos al cambio climático, no debemos dejar a una sola persona atrás. Japón hará todo lo posible para contribuir al futuro de la humanidad ”. Pero la renuencia de Japón a abandonar la energía a base de carbón va en contra de las políticas libres de carbón de Gran Bretaña y Europa. Esta brecha cada vez mayor en el progreso del cambio climático está dejando a la tercera economía más grande del mundo detrás de la tendencia global hacia la descarbonización.

La dependencia de Japón de las centrales eléctricas de carbón es cada vez más criticada por grupos ambientalistas internacionales. El discurso de Kishida sobre la promoción de combustibles fósiles dio como resultado que Japón recibiera el segundo lugar en el premio Fossil of the Day de la ONG Carbon Action Network. El primer lugar fue para Noruega, que depende del carbón.

.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba