Prensa Rosa

¿Qué pasó con el caso de violación que acabó con Gran Hermano España?

Vuelven a los medios las denuncias de violación que provocaron el fracaso del reality español ‘Gran Hermano’.

Se supone que el 8 de febrero es la última fecha en la corte para el caso de cinco años.

La acusación particular, que representa a Carlota Prado, pide siete años de prisión y una indemnización de 200.000 euros (100.000 euros de la cadena Zeppelin TV y 100.000 euros del acusado José María López).

Pero Prado, de 29 años, nunca apareció.

Su abogado explicó al Juzgado de lo Penal de Madrid. El pasado 18, la víctima sufría de “problemas mentales graves” y reveló que recientemente fue diseccionada en diciembre.

“Pensamos que estaba condicionada para testificar ayer, pero su madre nos dijo que no era posible”, dijo Santiago Marín.

El juicio se pospuso indefinidamente, con serias preguntas sin respuesta sobre el papel de los reality shows en la protección de los participantes y problemas de consentimiento preocupantes.

José María y Carlota son pareja en la temporada 19 de la versión en español de Gran Hermano – Gran Hermano. Esta es la última temporada al aire. Fuente: Archivo.

El caso se remonta al 3 de noviembre de 2017, cuando varias cámaras mostraron a José María «dando vueltas» bajo un capó con una Carlota borracha.

Ambos tenían 24 años en ese momento.

Se puede escuchar a Carlotta pidiendo «detente» y «déjame» antes de cerrar los ojos en un estado de inconsciencia.

Los dos concursantes -Carlotta no tenía ni idea de lo que pasaba- hasta que la noche del 4 de noviembre, los productores de Zeppelin (el programa de Telecinco) llevaron a Carlota a la sala de diarios.

Allí, hicieron que Carlotta mirara el video completo de la noche anterior desde múltiples ángulos.

Según los informes, los productores le dijeron a Carlota que guardara silencio sobre el incidente «por su propio bien y el de José María López», antes de despedir a José María, sin revelar nada durante dos años.

Finalmente, Carlotta reveló lo que sucedió en una publicación de Instagram de 2019, diciendo que estaba teniendo «problemas» en su vida.

Las noticias y varios videos del evento circularon ampliamente en los medios internacionales, y 2019 marcó el hermano mayor Correr en España.

Los anunciantes abandonaron rápidamente el programa y desde entonces no se han emitido temporadas.

En su testimonio ante el juez antes de diciembre de 2018, Carlotta dijo que «los productores vieron todo como si estuvieran viendo una película y no hicieron nada».

La productora de esa noche, María Robles, confirmó que una Carlota borracha y un José María sobrio se habían ido de la fiesta.

«Veo que se está gestando una pelea que nos dará buen contenido», dijo Robles al juez de Madrid.

«Carlotta tropezó y parpadeó más lentamente, y noté que José María se veía fresco».

Robles dijo que llamó a Carlotta después de notar que estaba «moviéndose incontrolablemente» en coma, pero Carlotta no respondió.

Cuando el equipo de producción finalmente le mostró a Carlotta el video, le tomaron fotos para ver cómo reaccionaba y luego la separaron en una habitación de hotel para recibir apoyo psicológico.

Al día siguiente del incidente, uno de los productores principales también presentó una denuncia ante la Guardia Civil en Colmenar Viejo, donde se filmó el programa.

Carlotta habló en 2020 de los abusos que había recibido «de toda España» desde que se conocieron los hechos en 2017.

«Gente en el metro, gente en la calle, gente en el autobús, gente que conozco, me han amenazado, la gente me ha dicho que soy una escoria», dice Carlotta de Estepona, Costa del Sol.

«Metieron la carta de mi madre por debajo de la puerta y el trabajo de mi hermana le hizo la vida imposible.

«La historia es que me vendí a Telecinco, que es una mentira total, y le doy mala fama a las mujeres que están pasando por lo mismo».

Otro problema es que el juez que aceptó los cargos actuales de violación dijo que no había «pruebas suficientes» para juzgar a José María por cargos de violación.

Esto se debe a dos problemas: la ley española establece que el abuso sexual no puede ser considerado violación a menos que haya violencia o intimidación;

Por ello, los fiscales del Estado piden una pena más leve de 2 años y 6 meses, con una indemnización de 6.000 euros por parte de José María y 6.000 euros por parte de Zeppelin TV.

La productora de televisión habría ofrecido a Carlotta 25.000 euros y «formación profesional», pero no se sabe en qué condiciones y si se llegó a un acuerdo.

leer más:

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba