España

La sexta ola de coronavirus en España sigue disparada, con récord de 372.000 nuevos casos durante el fin de semana de Año Nuevo | Social

Como la Navidad y el Año Nuevo llegan a su fin, La sexta ola de la pandemia del coronavirus Sigue batiendo récords en España. Tras tres días sin datos oficiales, el Ministerio de Sanidad informó anoche de 372.766 nuevos contagios desde el jueves por el fin de semana y la Nochevieja del viernes, lo que eleva la tasa de incidencia acumulada de los últimos 14 días a 100.000 2.295 vecinos. Ese fue el pico de 520 puntos de la métrica, la mayor ganancia desde que comenzó la pandemia. El aumento de casos esta semana fue mucho más pronunciado que el año pasado, con un aumento de la incidencia de 295 puntos después de Navidad, con 215.000 infecciones detectadas.

hospitalizado también está subiendo. El lunes, 12.339 pacientes de covid-19 ocuparon el 10,1% de las camas, frente a los 9.350 de la semana anterior. Los pacientes de la unidad de cuidados intensivos (UCI) también aumentaron a 1.974 – 21,2% de ocupación. Un total de 168 personas han muerto por Covid-19 del total de muertos, que ahora asciende a 89.573.

Si bien la marea sigue subiendo, los datos se vuelven menos homogéneos y menos comparables.Como el sistema de salud está sobrecargado Oleada de infecciones Se ha solicitado un cambio en el protocolo y ahora no es necesario rastrear los contactos cercanos, ni evaluar esos contactos si son asintomáticos. Combinado con la gran cantidad de ciudadanos que recurren a los kits de antígenos en el hogar en las farmacias, significa que muchas infecciones no están incluidas en las estadísticas oficiales.

De hecho, según Salvador Peiró, epidemiólogo y director de investigación de la Fundación Fisabio de Valencia, los datos de contagios son «inexplicables». Y agregó: «Todo va a ser muy confuso. Necesitamos mirar información de los hospitales, son la única información en la que podemos confiar, pero estos son números con cierto retraso. Para cuando los veas, la situación ya está». de nosotros», explicó.

Artículo Recomendado:  Concierto benéfico para La Palma - Noticias de Tenerife - Web oficial

Los datos de infección en todas partes del país, que están controlando sus restricciones de coronavirus, campañas de vacunación y sistemas de atención médica, se encuentran en niveles sin precedentes. Navarra se sitúa a la cabeza con una incidencia acumulada de más de 5.500 casos por cada 100.000 habitantes. Le siguen País Vasco (4.412) y Aragón (3.440). Sólo Andalucía (1.482) cae por debajo de los 1.500.

Dicho esto, como señala Peiró, las comparaciones entre regiones son menos rigurosas porque cada región reporta casos de manera diferente bajo el nuevo protocolo. Cataluña, por ejemplo, ha comenzado a usar un sistema donde las farmacias pueden informar los resultados positivos detectados a través de kits de prueba en el hogar.

En comparación con otras oleadas, la proporción de hospitalizaciones a infecciones es mucho más lenta.Gran parte de este fenómeno se debe a las altas coberturas vacunales en España y a la posibilidad de variantes omicron altamente contagiosas menos toxico – Sin embargo, no se ha determinado hasta qué punto esto es cierto en la población no vacunada.

Sin embargo, los casos han crecido tan rápido que las tasas de ocupación hospitalaria ya están un 20% por encima de los niveles máximos de la cuarta y quinta oleada. Aparte de unos pocos casos aislados, los dos picos, que fueron muchos menos casos que en la actualidad (tasas de incidencia máximas de 235 y 700, respectivamente), no causaron una interrupción importante en el sistema de salud.

El problema ahora es que esta ola sigue creciendo y nadie sabe cuándo llegará a su punto máximo. Si bien la proporción de infecciones que terminan en las camas de los hospitales puede ser baja, la cantidad de pacientes de la UCI es tan alta que estas salas corren el riesgo de tener problemas. Algunos hospitales ya pospusieron cirugías no urgentes, lo que podría convertirse en un problema común en las próximas semanas.

Artículo Recomendado:  8 motivos para tener un bufete de abogados virtual

La gran mayoría de las decenas de miles de casos registrados esta Navidad son leves.Esta Pocos terminan en el hospital Suponiendo que necesitan esta atención de urgencia, se tarda un promedio de 8 a 10 días en ser hospitalizados después del diagnóstico y de 2 a 3 semanas en llegar a la UCI. Eso significa que es probable que la presión sobre los hospitales continúe aumentando durante la mayor parte de enero.

Es probable que el pico de esta ola se alcance a mediados de enero, según los cálculos de Álex Arenas, catedrático de informática y matemáticas de la Universidad Rovira i Virgili. «La disminución puede ser rápida y el repunte es rápido, pero los hospitales se enfrentan a unas semanas muy difíciles», explicó. La mayoría de los contagios provocados por la variante omicron siguen sin reflejarse en los datos de ocupación hospitalaria, que empezarán a darse esta semana y la próxima. “Vamos a volver a tener mucha presión en los hospitales y muchos trabajadores de la salud se van a enfermar”, explicó. “Con tantas infecciones y menos personal, eso será un problema”.

Salvador Tanche, presidente de la Sociedad Española de Medicina Familiar y Comunitaria (SEMFYC), cree que a corto plazo «los pronósticos son malos». “Se espera un aumento de casos por las comidas y cenas de Navidad y Año Nuevo”, explicó. Actualmente ve cuatro servicios desbordados: atención primaria de salud, rastreador de contactos, urgencias y laboratorios de microbiología.

“Lo que se necesita y ya está ocurriendo es un cambio en la forma de manejar esta ola porque es mucho más leve que otras, pero más contagiosa, inutiliza el rastreo, los estudios de contactos y los diagnósticos. La pandemia debe ser manejada Es como si controláramos la gripe: cuando las personas se vacunan, los síntomas leves son más, así que el autocuidado; los casos moderados deben consultar a un médico de cabecera; para los casos más graves, deben ir al hospital», dijo Tranche.

Omicrón

Uno de los misterios sin resolver es la mortalidad omicron. Con tantas infecciones concentradas en las últimas dos semanas, la enfermedad aún no ha tenido tiempo de desarrollarse y matar a los pacientes más vulnerables. Gracias a los datos de otros países, ya la conocida eficacia vacunal, no cabe duda de que esta nueva variante será menos letal que las cepas anteriores. Pero al igual que ocurre con las hospitalizaciones, un gran número de casos también puede derivar en muchas muertes.

Este punto de datos es el que tiene el mayor retraso, no solo porque es el final del proceso (después de la infección, la hospitalización y la UCI, si esos pasos son necesarios), sino porque el retraso en el informe significa que no está claro exactamente cuántas personas están en un cierto Murió un día hasta semanas después. El Ministerio de Salud reportó la semana pasada 249 muertes por Covid-19, número que sin duda aumentará una vez que se actualicen las cifras.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba