España

Hablar inglés sigue siendo una asignatura pendiente para muchos políticos españoles

Alberto Núñez Feijoo, el candidato a primer ministro del conservador Partido Popular (PP), confesó esta semana en vivo por televisión que no habla inglés a unos 50 días de las elecciones anticipadas convocadas por su oponente, Pedro Sánchez.

Hablando en el programa de entrevistas de Ana Rosa, agregó que tenía los mismos problemas de idioma que «la mayoría de los españoles». Sin embargo, habla gallego y castellano, por lo que se autodenomina «bilingüe».

Pero Feijoo también está luchando con los nombres en inglés, no solo con el idioma, y ​​recientemente cambió el nombre de Bruce Springsteen a «Bruce Sprinter».

El primer ministro socialista, Pedro Sánchez, será un hombre difícil de emular cuando se trata del lenguaje de Shakespeare. Sánchez habla bien inglés y durante sus cinco años en el cargo lo ha utilizado con gran eficacia, tanto en entrevistas en vivo en canales de cable estadounidenses como en cumbres internacionales.

Sin embargo, el inglés no es solo un problema de Feijoo. De hecho, Sánchez es el único presidente del Gobierno desde que España volvió a la democracia que habla italiano con fluidez mientras estuvo en el cargo.

En cuanto a otros primeros ministros y políticos, hubo una serie de meteduras de pata que parecían bastante tontas.

El ex presidente del Gobierno del PP, Mariano Rajoy, dijo una frase clásica cuando se sentó con el presidente del Gobierno británico, David Cameron: «Es difícil de hacer…»

El presidente del Gobierno del PP, José María Aznar, hizo todo lo posible por hablar inglés durante su mandato, pero realmente no lo dominó hasta que dejó la política. (Como nota al margen, habló español con acento de Texas cuando estuvo en los EE. UU. en 2003, por razones que nunca quedaron del todo claras).

Artículo Recomendado:  Adolescentes de Oakland asesinados después de una pelea callejera

Pero quizás el incidente más famoso entre el político español y el británico fue cuando la esposa de Aznar y entonces alcaldesa de Madrid, Ana Botella, pronunció su famoso discurso ante el comité olímpico cuando Madrid se presentó como sede.

Su línea: «No hay nada mejor que un relajante café con leche en la Plaza Mayor» se convirtió en un éxito instantáneo y sigue siendo un meme años después.

Para gran parte de la clase política española, y especialmente el Partido Popular, todavía parece que se necesita una investigación seria.

leer más:

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba