España

Anfi Sales y Anfi Resorts se han declarado en quiebra con 56 millones de euros de deuda que no pueden pagar – Canarias

El juez Alberto López Villarrubia aceptó la solicitud realizada por Isla Marina SL el año pasado. declarar insolventes a las empresas. Los deudores, parte del Grupo Anfi bajo el control del Grupo Santana Cazorla, han sido suspendidos en su poder de administración y enajenación de los activos, lo que significa que ya no son libres para tomar decisiones y ya no pueden disponer de ellos en relación. a estas dos sociedades todos los activos pertenecientes a estas sociedades, competencias asumidas ahora por los administradores: Par Conditio SLP.

Ciudad de Justicia, Las Palmas de Gran Canaria, principales juzgados administrativos de la capital

Durante el proceso, José Manuel Arias, Sergio Roque y Addvante Forense & Concursal SLP elaboraron tres informes sobre la situación financiera y comercial de Anfi Sales y Anfi Resorts. En resumen, el magistrado coincidió con este último en su sentencia, que mostró la falta de liquidez y solvencia dentro de las empresas. También señaló que el Grupo Anfi ya había solicitado financiación adicional del banco en 2019 para refinanciar el contrato de préstamo sindicado firmado en ese momento, lo que provocó una reacción negativa. En resumen, el informe de Addvante Forense & Concursal SLP estima que las deudas pendientes al cierre de 2019 ascendían a 56,6 millones.

En sus informes, los otros expertos, José Manuel Arias y Sergio Roque, se mostraron más positivos sobre las finanzas de la empresa, alegando que eran «ideales» por los activos que tenían, pero reconocieron que inevitablemente necesitarían nuevas líneas de crédito o refinanciamiento de el préstamo sindicado vencido.

En todo caso, el juez concluyó que el informe de Isla Marina -el de Addvante Forense & Concursal SLP- probó la quiebra, es decir, la imposibilidad de cumplir con las obligaciones vencidas y exigibles. Respecto al argumento de que las empresas ya eran propietarias de grandes terrenos identificados en las actuaciones judiciales en curso, el magistrado señaló que ello no da lugar a la prueba de la solvencia de las empresas, ya que la mera cesión de sus bienes materiales demuestra que las deudas no están en los ordinarios El camino se puede resolver. Además, se requiere de facto una liquidación anticipada de activos para permitir el pago.

Artículo Recomendado:  La verdadera cantante de Milli Vanilli muere de Covid a la edad de 66 años

El año pasado, el mismo juzgado declaró la necesaria quiebra de varias otras empresas del Grupo Hermanos Santana Cazorla (HSC) que habían derivado en diversos problemas como impagos, retrasos en la nómina y pérdida de contratos, llevando en algunos casos a cierres o cierres totales de varios. empresas llevaron a cabo proyectos de construcción e infraestructura de alto perfil en la isla. Los desacuerdos entre los accionistas de Hermanos Santana Cazorla agravaron este problema.

La declaración de quiebra de Anfi Sales y Anfi Resorts tiene como objetivo evitar la liquidación de una empresa, luchar por una salida ordenada que tenga en cuenta el pago de los deudores y, en la medida de lo posible, garantice la existencia continuada de una empresa.

Comentario del editor:

¿Qué significa esto para el grupo Anfi?

Para ser honesto, nadie lo sabe todavía. No obstante, Isla Marina SL es una sociedad controlada por el Grupo Lopesan, que también es propietario del otro 50% del Grupo Anfi. A Lopesan le preocupa claramente que Santana Cazorla tenga una «apuesta de oro» que le da la última palabra en muchos de los aspectos más importantes de las operaciones comerciales, financieras y del día a día del grupo que, en cierto modo, están atando las manos de Lopesan en la sala de juntas. los dos accionistas son propietarios 50/50 de la empresa. El hecho de que Isla Marina SL haya comprado gran parte de esta deuda existente parece un buen augurio para Anfi y le da a Lopesan un apalancamiento mucho mayor para proteger su propia inversión de más de 43 millones de euros.

Anfi es un grupo de empresas del que Anfi Sales y Anfi Resorts son solo dos, por lo que entendemos que esto no es de ninguna manera el fin de Anfi, aunque podría dañar partes del negocio y podría significar cambios importantes en la gestión y el negocio. prácticas en relación con la forma en que trabaja el grupo.

Cuando los administradores se muden, será su trabajo pagar la deuda y mantener viva la empresa, y hay muchas formas de lograrlo. De una cosa podemos estar seguros: Lopesan tiene una gran cantidad de activos y su grupo de empresas parece estar en buena forma, por lo que es probable que actúen enérgicamente para mantener el grupo y los diversos complejos en funcionamiento.

¿Esto afectará negativamente a los propietarios de tiempo compartido? No hay forma de decir que todo depende de quién tiene el control al final y qué tan bien pueden estabilizar el funcionamiento del negocio existente.

Un impacto importante en estas empresas será la responsabilidad millonaria a la que se han enfrentado desde que un fallo de la Corte Suprema de 2015 en su contra expuso el lujoso complejo de tiempo compartido a cientos de reclamos dirigidos a contratos que han sido acordados para anular los acuerdos de tiempo compartido fuera de los límites de la ley reguladora. . Dado que hemos informado que ha habido una avalancha prolongada de propietarios de tiempo compartido desafortunados que reclaman su dinero con una tasa de éxito extremadamente alta, la quiebra de estas dos empresas podría afectar a cualquiera de los litigantes que aún no han sido escuchados o que aún no han recibido su indemnización. .

Más sobre eso ya que lo tenemos.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba