Noticias del Mundo

Videoperiodista japonés detenido en marcha de protesta en Myanmar

Un videoperiodista japonés fue detenido por las fuerzas de seguridad en Myanmar mientras cubría una protesta contra el gobierno militar en la ciudad más grande del país, dijeron el domingo activistas a favor de la democracia.

Toru Kubota, un documentalista con sede en Tokio, fue arrestado el sábado por policías vestidos de civil después de una protesta repentina en Yangon, según Typ Fone, líder del grupo Yangon Democratic Youth Strike, que organizó la manifestación. Como muchos activistas, utiliza un seudónimo para protegerse de las autoridades militares.
El ejército de Myanmar tomó el poder en febrero del año pasado al derrocar al gobierno electo de Aung San Suu Kyi, y desde entonces ha tomado medidas enérgicas contra la disidencia.

Según un recuento detallado compilado por la Asociación de Asistencia para Presos Políticos de Myanmar, al menos 2.138 civiles han sido asesinados por las fuerzas de seguridad y 14.917 han sido arrestados desde la toma militar.

La semana pasada, el gobierno militar generó fuertes críticas internacionales tras anunciar que había ahorcado a cuatro activistas condenados por terrorismo en juicios secretos.
Typ Fone dijo a The Associated Press que dos manifestantes en la marcha del sábado también fueron arrestados y detenidos en una estación de policía del municipio. Los arrestos también fueron reportados por varios otros grupos antigubernamentales.

Un funcionario de la embajada japonesa dijo a The Associated Press que se informó que un ciudadano japonés fue detenido, pero se negó a revelar detalles. El hombre está detenido para ser interrogado en una estación de policía en Yangon y la embajada está tomando medidas para liberarlo, dijo el funcionario, quien pidió no ser identificado porque no estaba autorizado a compartir información con los medios.

Artículo Recomendado:  Terremoto de magnitud 6,4 sacude California; 71.000 antes de cortes de energía

El gobierno no ha anunciado el arresto de Kubota, y los diarios estatales, que generalmente informan sobre arrestos de manifestantes a favor de la democracia, tampoco lo mencionaron.

Sin embargo, las cuentas a favor de los militares en la aplicación de mensajería Telegram dijeron que los japoneses no fueron arrestados por tomar fotografías sino por participar en la protesta sosteniendo una pancarta. Typ Fone dijo que las fotos de Kubota con la pancarta subidas a los canales de Telegram se tomaron después de que lo arrestaran, lo que indica que se hicieron bajo coacción.

Durante la marcha, alrededor de una docena de manifestantes corearon consignas oponiéndose al golpe militar y, poco después, se dispersaron entre la multitud en las calles aledañas.

“Estaba tomando una foto con su cámara desde una corta distancia de nuestro ataque ayer”, dijo Typ Fone sobre Kubota. “Cuando terminamos la huelga y nos dispersamos, las fuerzas de seguridad lo arrestaron vestido de civil y lo subieron a un automóvil Probox”. El vehículo suele ser utilizado por taxis en Yangon, y Typ Fone dijo que el automóvil en cuestión también tenía las marcas de un taxi.

Según un portafolio del trabajo de Kubota en línea, su enfoque principal se centró en los conflictos étnicos, los inmigrantes y los refugiados, y ha tratado de resaltar las condiciones de las «comunidades marginadas y desfavorecidas».

Dice que ha trabajado con empresas de medios como Yahoo! News Japan, VICE JAPAN y Al Jazeera English.

Prácticamente todo el periodismo independiente en Myanmar se lleva a cabo en la clandestinidad o desde el exilio.

El gobierno militar ha arrestado a unos 140 periodistas, de los cuales unos 55 siguen detenidos en espera de cargos o juicio. Kubota es el quinto periodista extranjero detenido, después de los ciudadanos estadounidenses Nathan Maung y Danny Fenster, que trabajaban para publicaciones locales, y los periodistas independientes Robert Bociaga de Polonia y Yuki Kitazumi de Japón, quienes finalmente fueron expulsados.

La mayoría de los que aún están detenidos están bajo el cargo de causar miedo, difundir noticias falsas o agitar contra un empleado del gobierno. Los cargos conllevan hasta tres años de prisión.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba